Vale, todos estamos de acuerdo…Comer en el avión no es precisamente una idea genial. Ni para los pasajeros, ni para la tripulación.
Si eres pasajero, te vamos a clavar 5€ por un minibocadillo de jamón serrano, que poco tiene que ver con lo que estás viendo en la foto del menú. Y ni se te ocurra pedir un plato de pasta. Los macarrones no existen, son los padres.
Si eres parte de la tripulación, lo tienes un poquito más fácil. Da igual si hay carne, pescado o verduras para comer. Ni te molestes en elegir. Todo sabe igual. Todo está impregnado por esa especie de salsa de tomate albondiguera que no te deja apreciar el sabor de lo que realmente estás comiendo.
Por eso nos alimentamos a base de los muffins de chocolate que vendemos al pasaje, de frutos secos, de barritas de chocolate y de algún sandwich de pollo y bacon que robamos del carro.
Que claro, después nos quejamos si pasamos de la talla 3 de uniforme, a la talla 4 y medio…
Cuando el servicio a bordo está incluído dentro del precio del billete, siempre te encuentras a la típica madre que te pide «un zumito de naranja natural para el peque» y «una tortillita francesa para mí». Así que te muerdes la lengua y sonríes, y les explicas amablemente que no tienes lo que te piden…pero en verdad te dan ganas de decirle: «Ah, sí, claro…un momentito que ahora mismo se lo traigo; igual tardo un poquito más de la cuenta, porque tengo que bajar a la bodega, donde llevamos a las gallinas, a ver si ya han puesto los huevos de hoy para su tortillita. Y lo malo es que las naranjas se las voy a tener que exprimir a mano, porque el exprimidor eléctrico lo tenemos estropeado».

Lo peor de las comidas en el avión, es el tema de los menús especiales de los pasajeros en vuelos business. Esos menús que encargan en el momento de hacer la reserva tipo «Kosher Meal» para judíos, «MoMl» para musulanes, «Comida sin sal» «Menú bajo en grasa» y que después nadie reclama. Que te pasas medio día diciéndole a tu compañera: Maripuri, cuidado con la kosher, no se la sirvas a nadie por equivocación que nos lo han subido bajo petición para un solo pasajero. Y resulta que después empiezas a calentar las 49 tarrinitas de solomillo ibérico al horno y a servirlas al pasaje, llegas al último, y ves que te falta una…
Y entonces piensas: Uy, me sobra el cuscús, y me falta un solomillo…mmm, aquí está pasando algo!
  • Oiga señor…sí, usted. El de la casaca blanca y el turbante en la cabeza…usted por casualidad no habrá encargado un menú especial, verdad?
  • Yo no
  • ¿No? ¿seguro?
  • Yo no
  • ¿Sabe usted que lo que está comiendo es cerdo?
  • Yo no
  • Tengo un menú con cuscus. Prefiere que se lo traiga?
  • Yo no. Como esto.
  • Ya, pero esto es cerdo. Tengo un menú especial que usted mismo encargó. ¿Quiere que se lo cambie?
  • Yo no. Como esto que está bueno.
  • Claro, nos ha jodío…
    Un consejo: Si el servicio es de pago, trae dinero suelto…nos encanta ver que tienes un billete de 200€, pero solemos tener estropeada la máquina de cambio que llevamos acoplada al horno. Tampoco nos hace gracia que nos quieras pagar las golosinas de tu niño, que cuestan 1€, con tu tarjeta de crédito visa oro…y no,por muchas veces que lo preguntes, no hay cajeros dentro del avión, así que te agradecemos que traigas unas monedillas sueltas.
    Fotos: Gettyimages

    Artículos Relacionados

    6 comments

    taty agosto 31, 2010 - 22:25

    Hola que tal¡

    Permiteme presentarme soy tania administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme

    Exitos con tu página.

    Un beso

    Reply
    Danvers noviembre 28, 2010 - 11:59

    Esta es buena. Madrid Santiago de Chile, vuelo hasta la bandera y la preferente hasta arriba de upgrades. Carro con el servicio y tú ofreciendo con esa estúpida sonrisa «ave, solomillo o pescado???». Uno de esos upgrades que te pide carne y le pones el solomillo con las verduritas recalentado y reseco, es lo que tiene el horno del A340. A los cinco minutos se acerca al galley: «moza, la carne está muy pasada, me puede hacer uno al punto???????» Sobrecargo a punto de jubilarse, hartita de situaciones surrealistas, de avión, de pilotos y de la humanidad: «hay que pena que ya he fregado la princess y la he guardado, que si no ahora mismo cortaba otra pieza y se la hacía bien rosadita».

    Reply
    Alber marzo 20, 2011 - 20:29

    – ¿Chicken or pasta?
    – Chiquen and guater plis xD

    Reply
    Daniel San julio 16, 2011 - 10:47

    Yo estuve trabajando una temporada en LSG Sky Chefs, que hacia el catering para Air Nostrum, y me acuerdo de las bandejas de Queso Idiazabal, las chapatitas de ibéricos, los solomillitos… incluso de haber celebrado algún fin de año con agua de valencia (zumo de naranja tropicana y champagne)… supongo que todo sabe mejor antes de subirlo al avión 🙂

    Reply
    Vane Cortes septiembre 7, 2014 - 18:14

    hola me llamo vanessa y estoy estudiando para asa me gustaría que me dieras algunos consejos de como conseguir mas rápido empleo

    Reply
    vanessa cortes septiembre 7, 2014 - 20:19

    como te decía quiero saber todo acerca de la profesion asa

    Reply

    Leave a Comment