Estoy enganchada a esta serie. Me recuerda mucho a la compañía en la que empecé a volar y eso hace que todavía viva más intensamente cada capítulo. Uniformes azul azafata con corte años 60, solo tcp´s chicas, glamour (ese que a día de hoy es inexistente) y auténtica clase business. Eso sí, he de decir que la serie y mi aerolínea se parecían cuando yo volaba; a día de hoy, las diferencias son también abismales.

Lo confieso. Mi preferida es Maggie. Sé que era obvio para vosotros, pero es que no quedaba otra.
He vivido rodeada de muchas Laura Cameron (monas y un poco fanfarronas) y de muchas Colette (enamoradizas y correctas). Pero muy a mi pesar, nunca me he rodeado de azafatas tipo Kate (agentes espía de la CIA).
Me hubiese gustado, la verdad…hubiese cambiado un par de tontas Laura por una Kate. Pero debe ser que lo de ser azafata de vuelo y espía de la CIA no es algo demasiado habitual ni compaginable.

Y analizando la serie, hay más cosas que no son demasiado habituales en el mundo de los tcps como:

* Los pasajeros no se suelen alojar en los mismos hoteles que las azafatas. En la serie, una vez llegan al hotel, las chicas se reecuentran en varias ocasiones con sus pasajeros. ¿No habrá hoteles en Londres o París para que todos coincidan en el mismo?
En la vida real, despides al pasajero en la escalera del avión y si te he visto no me acuerdo.

* Aspirantes a cazacomandantes, tengo una noticia para ustedes: los comandantes de la vida real se parecen más a Pepe Sancho que a Dean Lowrey. Hay excepciones, pero no es lo normal. Repito, no es lo normal.
* Llegar a Roma y tener 24 horas completas para ir de compras, tomar capuccinos, salir de rumba y conocer a un italiano, tampoco es lo normal. Lo normal es llegar a Roma y tener 12 horas justas para cenar, dormir y volver a estar de nuevo subida al avión.
* Sí, puede que en los años 60, Pan Am diera la vuelta al mundo en una sola línea. Pero no, lo habitual no es estar un día en París, al día siguiente en Yakarta, al siguiente en Río de Janeiro, y al siguiente en Monte Carlo. A veces toca Murcia, al día siguiente Badajoz, después Valladolid y por último, La Rioja. Sitios muy bellos, todos ellos…pero claro, nada que ver.
* Eso de ir las cuatro azafatas al mismo paso, con el brazo derecho ligeramente levantado y la cabeza erguida, tampoco es lo habitual. Lo normal es que después de 10 horas en el avión, te bajes con los pelos como si acabaras de salir de un ring, con la espalda doblada como el pozi (que en paz descanse) y tirando de la maleta más lentamente que el movimiento de Epi y Blas (para los lectores del otro lado del charco «Beto y Enrique«, «Bert and Ernie«) en una cama de velcro.

Pero la serie está entretenida. Tanto si sois tcp´s como si os gusta indagar en la vida de las azafatas, Pan Am es vuestra serie.
Aquí tenéis un link a los capítulos: Pan Am
¡Buenos vuelos a todos!

img 1 Pan Am; img 2 By bogers
[wp_ad_camp_3]

Artículos Relacionados