Home Colaboraciones y contenido patrocinado Hay una carta para ti: sobres que nunca esperas

Hay una carta para ti: sobres que nunca esperas

by Carlos

Los TCP llevamos un ritmo de vida que, a veces, llega un momento que pierdes la noción del tiempo. Ya no recuerdas cuantos días llevas fuera de casa pero cuando llegas y abres el buzón eres consciente de ello.

Facturas, facturas, publicidad e incluso alguna postal de aquel compañero que está volando al otro lado del mundo. A veces llega uno tan cansado que una vez subes todo a casa te cuesta diferenciar que carta lleva una factura, cual unos descuentos de tu supermercado… Al final, todas las cartas son iguales. Un sobre blanco alargado, con tu nombre y el logo de la empresa y a veces incluso ni eso. Menos mal que hay que tantos tipos de sobres como de colores, ¡aún recuerdo todo el tiempo que pasé buscando uno para mi boda!

Aunque hoy en día muchas empresas han dejado de usar tanto papel y procuran que tu mismo te descargues todo a través de sus aplicaciones o web, hay otras que aún siguen enviándote todo por correo postal y apuestan por formatos diferentes para llamar tu atención como los que encontramos en Paisdelossobres.es.

Hace ya un tiempo que no vuelo, pero eso no quiere decir que cuando llega una fecha señalada como es el aniversario de Diarioazafata no reciba una felicitación por parte de algunas de las aerolíneas con las que colaboramos o que me envíen por segunda vez este año una nueva tarjeta con la que acumulo puntos y que ya he vuelto a perder, pero el susto que me llevé el otro día no tiene precio…

A veces, con las prisas, nuestro cartero confunde el buzón de mi vecina con el mío así que nos trae ella misma las cartas que la llegan por equivocación. Como cada vez que nos vemos, ambas nos ponemos la mascarilla y mantenemos la distancia de seguridad. Esta vez vi que me traía un sobre un poco especial, no era el típico de color blanco sino rojo, y es que todos asociamos irremediablemente ese color con algo malo. Una multa, un aviso de la comunidad de vecinos…

La conversación se estaba alargando, o eso me lo parecía a mí, y los nervios por saber de donde procedía la carta y cuál era su contenido me estaba poniendo bastante nerviosa.

“Me voy ya que se me hace tarde, toma esto es para ti que casi se me olvidaba. No se que será con ese color tan llamativo”, me dijo mi vecina.

Por fin cerré la puerta, comprobé que realmente en la carta ponía mi nombre y la abrí.

“Estimada Lucía, nos complace enviarte tu nueva tarjeta…”. Sí, era la tarjeta de puntos que había perdido y nuevamente me volvían a enviar. Nunca había recibido un sobre así de una compañía aérea, tan vistoso y llamativo con los colores corporativos.

Y es que a veces importa mucho más el continente que el contenido y sobres como el que recibí te hacen guardarlo para poder reutilizarlos o volver a recordar aquella época en la que las cartas formaban parte de nuestras vidas.

También te puede gustar

Deja tu comentario