Entrevistamos a Ana @azul_mistico , ex TCP de Emirates y Youtuber

by Carlos

«Se cómo son estas cosas y estoy segura de que tienes muchísimos e-mails así que intentaré no enrollarme, pero creo que era necesario, después de varios años, tomarme unos minutos para darte las gracias por todo lo que mi vida ha cambiado gracias a Diario Azafata.»

Así empezaba el email que recibimos hace ya 4 años de Ana, una de nuestras seguidoras. Podría parecer un email de los muchos que recibimos cada semana agradeciendo nuestra labor pero en este caso escondía una historia muy diferente…

Entrevistamos a Ana (@azul_mistico), española viviendo en Reino Unido, ex azafata de vuelo y obsesionada con la moda, los viajes y el DIY que cuenta sus aventuras en su canal de Youtube.

– Much@s sueñan con ser TCP sin haber terminado aún sus estudios en el instituto, en tu caso ¿cuándo y porqué comenzó tu interés por esta profesión?

Siempre he sido una amante de los viajes y los idiomas, desde muy pequeña viajaba por Europa en autocaravana con mi familia y soñaba con visitar nuevos lugares, pero la verdad es que nunca se me pasó por la cabeza ser TCP. En mi último año de universidad, una amiga me dijo que me pegaba mucho ser azafata de vuelo, y aunque no estaba muy convencida, me picó la curiosidad y me puse a investigar en internet. Pasé tantas horas leyendo historias en Diario Azafata que me acabó picando el gusanillo y pensé, ¿por qué no intentarlo?

– Tu primera entrevista fue en Granada para Emirates, ¿en qué consistía? ¿cómo recuerdas aquel día?

Me presenté a aquella entrevista por pura casualidad, tenía 21 años (la edad mínima en Emirates) y ninguna experiencia en el mundo de la aviación, y pensé que no tenía ninguna posibilidad pero que sería buena forma de tantear el terreno y prepararme un poco para otras entrevistas más adelante.
Había unas 160 personas en el Open Day. Recuerdo que la mayoría eran mayores que yo y muchos de ellos ya habían trabajado como TCPs, y pensé «¿qué hago yo aquí?». El primer día consistió sólo en ver varios vídeos de presentación y entregar el CV, y para mi sorpresa, me llamaron por la tarde para decirme que podía ir al día siguiente al Assessment Day. Ese día fue mucho más intenso, estábamos todos nerviosos pero nos hicimos muy amigos y nos apoyamos unos a otros a lo largo del día, y eso nos aportó algo de tranquilidad para afrontar las entrevistas.

– Afortunadamente fuiste una de las elegidas para formarte parte de esta compañía aérea, en la que tener un buen nivel de inglés es imprescindible. El tema de idiomas es una de la cosas que más preocupan a nuestros seguidores, ¿cómo llegaste a alcanzar un buen nivel?

Me considero afortunada porque siempre he tenido facilidad para los idiomas, pero aún así creo que es muy importante ser constante y practicar todo lo que podamos. No basta con ir a clases, hay que tomárselo como un reto constante. A mí me ayudó mucho ver películas y series en inglés, leer libros, buscar letras de canciones… exponerse al idioma las 24 horas del día es la mejor forma de aprender. Eso, y no tener vergüenza a la hora de practicarlo.

– En julio de 2014 comenzó tu aventura en Dubái. Durante las primeras semanas realizaste el training en sus impresionantes instalaciones. ¿Qué normas te llamaron más la atención de este training?

El training en Emirates fue bastante duro, sobre todo porque entre las horas de clase, las de estudio, y la emoción de estar en un lugar nuevo con tanta gente, apenas te queda tiempo para descansar. Aún así fueron los dos meses más increíbles de mi vida. Lo que más me sorprendió sin duda fue el entrenamiento médico (GMT). Creo que la gente no se hace una idea de la cantidad de situaciones que pueden darse a bordo de un avión y lo preparada que está la tripulación para todas ellas. Yo no fui consciente hasta ese momento.

– Después pudiste comenzar a conocer un poco más la ciudad, sus costumbres o normas que nada tienen que ver con las de España. ¿Cómo llevaste este cambio y qué fue lo que más te costó?

El tema cultural fue bastante chocante al principio, pero nada tan exagerado como la gente se imagina. Al final te acostumbras a vestir de cierta forma, no besar o abrazar en público, no poder pedir una cerveza con tu cena… hasta tal punto que te acaba pareciendo normal. A lo que no te acostumbras nunca es a las altas temperaturas. La primera vez que aterricé en Dubai en pleno mes de Julio sentía que me ahogaba, aunque después en invierno se agradece poder estar en la playa tomando el sol.

– Fue por aquel entonces cuando comenzó también tu aventura en Youtube con tu canal Azul Místico ¿porqué decidiste abrir tu propio canal?

En esa época fue el «boom» de YouTube, pasaba muchas horas viendo tutoriales, reviews, sketches… yo estudié Bellas Artes y sabía manejar una cámara, así que después de muchos meses dándole vueltas me decidí a abrir un canal. Al principio grababa tutoriales de maquillaje, pero cuando empecé a trabajar para Emirates pensé que sería una forma genial de compartir mis experiencias con mis amigos y mi familia. Nunca pensé que iba a ser algo más que un álbum de recuerdos, ni mucho menos que iba a acabar siendo mi trabajo unos años más tarde.

– Trabajar en una aerolínea como Emirates te aporta muchos beneficios como alojamiento, transporte, viajar a muchos países diferentes… ¿Qué fue lo que más y menos te gusto de tu experiencia?

La mejor parte sin duda fue poder tener la oportunidad de viajar a tantos lugares increíbles. Es algo que te cambia la vida y te hace entenderla de otra forma, y fue el motivo principal por el que decidí ser TCP. Además, en el caso de Emirates, hay gente de tantos países diferentes que sólo hablando con tus compañeros ya aprendes muchísimo.
Lo que menos disfruté fueron los horarios. Normalmente me tocaban sólo vuelos largos, de entre 7 y 16 horas, y los layovers normalmente duraban 24 horas… así que andaba siempre con jet lag y cansancio acumulados.

– 15 meses después decidiste presentar tu dimisión, ¿a qué se debió esta decisión?

Admiro mucho a quienes tienen clara su vocación desde siempre, en mi caso ser TCP no era mi vocación y eso lo supe desde el principio. Cuando acepté ya sabía lo que me esperaba, y que no era lo que quería hacer el resto de mi vida. Me lo tomé como un paso más en mi carrera, una experiencia… y cuando sentí que ya había viajado y había vivido la experiencia que buscaba, decidí seguir con mi vida. Emirates suele ser un lugar de paso para muchas personas, ya que la compañía es dura y la ciudad no es ideal para asentarse. Aún así, es una experiencia que no cambiaría por nada.

– Y después, ¿has vuelto a volar como TCP? ¿Te gustaría volver a esta profesión?

Después de Emirates, estuve un tiempo trabajando en un entorno de oficina. Fue un cambio tan drástico y echaba tanto de menos viajar que decidí presentarme a una entrevista con British Airways. Me aceptaron, pero se complicó tanto el papeleo por haber vivido en Dubai, que pasó un año antes de que me ofreciesen un contrato. Para entonces ya estaba dedicándome 100% a YouTube, viajando a mi ritmo, y las condiciones en BA no eran ideales, así que acabé rechazándolo. Creo que mi momento de ser TCP ya pasó, y aunque recuerdo ese tiempo con mucho cariño y fue una parte muy importante de mi vida, no es algo que vaya a volver a hacer.

– Muchos deciden dejar de volar por diferentes motivos y por supuesto hay vida después de ser TCP, ¿el haber trabajado en esta profesión te puede abrir las puertas en otras?

No me cabe ninguna duda. Creo que la experiencia como TCP puede abrirnos muchas puertas profesionalmente, sobre todo en la industria del turismo. Aunque sin duda, para mí lo más valioso es la experiencia que te aporta a nivel personal. A muchos nos ha descubierto ramas que no conocíamos y nos ayudado a encontrar nuestra verdadera vocación.

– Para terminar, ¿alguna anécdota que quieras contarnos?

Podría contar anécdotas para llenar un libro, pero creo que mi favorita siempre será aquella vez que volé a Angola. Era un vuelo nocturno, pero iba prácticamente vacío y casi todo el mundo estaba despierto, así que a las tantas de la mañana dos chicos decidieron sacar un proyector de bolsillo y montarse un karaoke en medio del avión. Fue un momentazo, ¡y nos reímos muchísimo!

Puedes seguir a Ana en Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y también en su blog.

Artículos Relacionados

Leave a Comment