Dos de nuestros seguidores nos cuentan su experiencia en su entrevista para Binter.

Requisitos mínimos para Binter*

-Estudios: Bachillerato o similar.
-Estar en posesión de Certificado de Tripulante de Cabina de Pasajeros.
-Se valorará experiencia en vuelo en flota reactor.
-Idiomas: imprescindible nivel alto de inglés, se valorará conocimientos de portugués y francés.
-Conocimientos básicos de informática a nivel de usuario.
*Estos requisitos pueden variar, te recomendamos consultar nuestra sección de convocatorias y entrevistas donde encontrarás los requisitos actualizados.

La experiencia de uno de nuestros seguidores en la entrevista de Binter

El pasado mes de marzo decidí aplicar a la compañía Binter tras haberme informado sobre el proceso de selección y los requisitos que pedían, puesto que soy de Canarias y me interesaba bastante la oferta, además de por otros motivos.

Apliqué y tardaron un tiempo en llamar, pero cuando lo hicieron, me citaron para que hiciera la entrevista de tres días de duración en sus oficinas de la isla de Gran Canaria.

El primer día me citaron a las 10:30, dimos nuestros nombres y nos sentamos en una sala en la que ya había chicas de un grupo anterior al nuestro. En total seríamos alrededor de 40 personas. Cuando el primer grupo finalizó, empezaron a llamarnos a nosotras en el orden que nos había asignado la compañía.

Entramos una a una en una sala, nos pidieron la documentación y un tribunal comenzó a hacernos preguntas personales pero en un ambiente distendido, quizá para intentar calmar nuestros nervios. En concreto a mi me preguntaron qué idiomas hablaba, qué estudios tenía y hablamos sobre ello, pero fue bastante corto, cinco minutos quizá. Una vez salí de ahí, entré en otra sala para esperar mi turno para entrar a la entrevista en inglés.

Esa segunda prueba era con un profesor nativo bastante simpático que me preguntó sobre qué base prefería, por qué había estudiado inglés y portugués, por qué había estudiado diferentes formaciones que tengo y preguntas bastante simples en las que me permitía desenvolverme y desarrollar la idea. Una vez acabamos, esperamos por las listas en las que salían solo los que estaban seleccionados. Fui de las últimas por entrar a la entrevista en inglés, así que no tardaron demasiado en darnos la noticia. De veinte, entramos doce. A seis para esa misma tarde, dos horas después, puesto que ya era la una de la tarde aproximadamente, y a las otras seis nos citaron para el día siguiente.

Las horas pasaban como si el reloj no corriese y los nervios, lejos de disminuir, aumentaban. Al día siguiente fue mi prueba grupal. Entramos en la misma sala donde nos habían recogido la documentación y nos sentamos cuatro de un lado y dos del otro, enfrentadas y el tribunal en el centro observándonos.

La primera prueba consistía en ponernos por parejas aleatorias y conocernos durante cinco minutos, apuntar sobre la otra persona y seguidamente presentarla al resto del grupo y al tribunal. Ahí se decía su nombre, edad, procedencia, estudios, puntos fuertes y débiles, hobbies y alguna experiencia más. Cuando la otra candidata me expuso a mi, me preguntaron por algo en concreto sobre mis estudios y experiencia profesional, pero dejaron continuar la dinámica.

La segunda prueba trataba de una dinámica de grupo en la que nos daban una lista de objetos que nos harían falta si en una expedición a la luna, tuviésemos que comunicarnos con el planeta Tierra. Debíamos poner en una columna por orden de importancia, lo que considerábamos crucial y después debíamos ponernos de acuerdo para llevar todas el mismo orden.

En la tercera prueba nos asignaban un rol a cada uno y nos decían que estábamos en un globo aerostático cuando había un cataclismo en el planeta y solo sobreviviríamos nosotros, pero el globo estaba bajando y para tener más tiempo de llegar a la isla que avistábamos, debíamos tirar a uno del globo, por lo que deberíamos ponernos de acuerdo en decidir quién sería. He de decir que me tocó el sacerdote y conseguí no ser yo quien cayera al vacío.

La última prueba finalmente consistía en ponernos por parejas (diferentes a las de la primera prueba) y defender una situación en el avión: manchar de café una chaqueta de una señora, resolver una situación de miedo a volar y un pasajero no quería apagar ni poner en modo avión su teléfono móvil. A mi me asignaron sobrecargo y todo salió bien.

Después de acabar las pruebas, salimos a sentarnos en la sala y en menos de diez minutos nos dijeron que nos habían seleccionado. Volveríamos en una hora para hacer el test psicotécnico. Quizá esa fue la prueba más complicada porque, al menos yo, no sabía lo que me esperaba. Hicieron unas preguntas para valorar el nivel psicológico en el que había que enumerar de más importante a menos importante un par de cuestiones y después habían bastantes preguntas matemáticas con un tiempo estipulado. Una vez terminamos, nos dijeron que volviéramos al día siguiente para la entrevista personal, que ya nos llamarían con la hora asignada.

Esa misma tarde nos llamaron para decirnos la hora y ya al día siguiente era el último día, menos nervios al fin.

No me lo creía pero había pasado por todas las pruebas y seguía teniendo más nervios que los días anteriores. Pasó la noche y al día siguiente en la entrevista personal no estuve mucho tiempo. Quizá fueron solo cinco minutos en una sala con solo dos personas que habían estado ya en el tribunal, tenían delante mi CV y me hicieron solo unas preguntas sobre mi, me preguntaron qué base quería y me informaron sobre las condiciones laborales. Que ya me avisarían sobre si me cogían o no, por correo electrónico.

Una semana más tarde aproximadamente me mandaron un correo en el que me decían que había sido seleccionada, que ya me avisarían sobre cuándo haría el curso.

En menos de una semana me avisaron sobre cuándo realizaba el curso y ahora estoy haciendo las maletas para ir a hacer el curso. ¡Estoy super contenta!

Muchas gracias a Diarioazafata por ayudarnos a cumplir nuestros sueños de volar.

La experiencia de uno de nuestros seguidores en la entrevista de Binter

Fueron 3 días de selección en Gran Canaria en el nuevo edificio Binter, todas las pruebas eran eliminatorias.

El primer día teníamos que entregar la documentación al tribunal y te hacían unas preguntas sencillas y breves, luego pasabas a la prueba oral de inglés (individual).

Publicaban en un tablón en la sala de espera quienes habían pasado y quienes no.

Al día siguiente en pequeños grupos realizamos varias dinámicas de grupo. La primera consistía en ponernos en pareja y hacer una pequeña presentación de la otra persona (te permitían mirar los apuntes que habías hecho). Después había que debatir que materiales nos llevaríamos y en que orden en una evacuación en la luna Y la típica dinámica del globo aerostático.

Finalmente por parejas siendo uno el sobrecargo y el otro el Tcp, un miembro del tribunal actuaba de pasajero con distintos problemas y había que intentar resolverlos.

Ese mismo día por la tarde tuvimos unos test psicotécnicos y de lógica y matemáticas, sin duda para mi la parte más difícil del proceso después de la dinámica de role play ya que habían unas 45 preguntas (algunas de cálculo) a resolver en 30 minutos.

Los que pasamos la grupal y los test fuimos convocados para el siguiente día el cual fue una entrevista personal. Primero exponían personalmente las condiciones del puesto de trabajo, nos dieron los resultados de la prueba de inglés, que nivel teníamos en speaking y luego comenzaban con las preguntas.

Es mi primera entrevista así que no puedo compararla con otras o definir la dificultad, pero una chica que estaba esperando conmigo me comentó que había realizado varías entrevistas incluyendo la de Emirates y que sin duda la de Binter le había parecido la más difícil hasta ahora.

No creo que fuera especialmente difícil, si vas bien preparado y sin nervios todo se puede conseguir.

Diarioazafata no se hace responsable de las opiniones y experiencias de sus seguidores en las entrevistas ni garantiza la exactitud, exhaustividad o veracidad de éstas.

Share: