A bordoEmirates por Carmen LópezEn portada

Carmen López, ex-recruiter de Emirates: Tatuajes, ¿mentir o decir la verdad?

Carmen ha sido recruiter para Emirates y ha vivido en los Emiratos Árabes Unidos durante 8 años.
A través de cuatro artículos que prepara en exclusiva para Diarioazafata os contará su experiencia y os dará todos los consejos necesarios para que vuestro paso por los procesos de selección y entrenamiento en la compañía aérea Emirates sean lo más satisfactorios posible.

Tatuajes, ¿mentir o decir la verdad?

Desgraciadamente la moda de los tatuajes no es compatible con la aviación, y tener un tatuaje que se vea con el uniforme, podría ser un impedimento para que cumplas tu sueño de ser tripulante de cabina de pasajeros… 

Cuando llevas el uniforme de una aerolínea, piensa que no representas tus puntos de vista personales o el sentido de la moda, sino que representas los valores y creencias fundamentales de la aerolínea para la que trabajas. Imagina este ejemplo: estás sirviendo a un pasajero y tienes un tatuaje en tu mano con el que el pasajero no está de acuerdo por cualquier razón. Puede ser que la imagen del tatuaje sea ofensiva para algunas personas, especialmente teniendo en cuenta las diversas culturas a las que la tripulación de cabina está expuesta en su vida cotidiana. El pasajero en cuestión verá el tatuaje cada vez que le sirvas y podría molestarle hasta el punto, de poder hacer suposiciones sobre ti y sobre la compañía aérea provocando incluso, que ese pasajero decida cambiar de aerolínea en su propio viaje… 

El principal problema no es tener o no tener tatuajes o piercings, el problema viene cuando éstos se encuentran en áreas visibles o transparentan con el uniforme. En este caso, los chicos tienen más suerte que las chicas, puesto las áreas visibles son muchas menos que en el caso de las chicas. 

Áreas visibles de los chicos: cuello, manos y muñecas. ¡Ojo! Que, aunque tengas un tatuaje en toda la espalda o en el brazo, no tiene que transparentar con la camisa. Lo que hacen muchos tripulantes es trabajar siempre con una camiseta interior dentro del uniforme, para que éste no transparente.

Áreas visibles de las chicas: cuello, y brazos a partir de los hombros hasta las muñecas, piernas a partir de medio muslo para abajo, tobillos y pies. Básicamente, todas las áreas donde llevamos un tatuaje, vaya.

Pero entonces… ¿debemos declarar los tatuajes? ¿Los visibles, o todos? Desde el punto de vista de los recruiters, debéis declarar los tatuajes siempre. Ya sean visibles o no visibles. Si tenéis dudas, siempre podéis preguntar a los recruiters. Recuerdo casos que aun siendo no visibles en uniforme y pudiendo demostrar que no transparentan con la camisa (se piden varias fotos con camisa interior y camisa blanca), los candidatos han sido seleccionados. Pero lo que los recruiters no toleramos es a los candidatos mentirosos, y ya sabéis el dicho de ‘se pilla antes a un mentiroso que a un cojo’…

Si tienes tatuajes visibles, tienes dos opciones: o declararlos sabiendo que te van a descartar en esa misma fase u ocultarlos con maquillaje. En mi opinión, quizás en ese proceso de selección en concreto no habrás sido seleccionado/a, pero si tu motivación en entrar en una compañía aérea es mayor a la de tu tatuaje, deberías considerar quitártelo con láser en un futuro próximo. Pero también es cierto que, quitándote el tatuaje, tampoco te va a garantizar entrar en la aerolínea cuando vuelvas a presentarte.

Con respecto al tema del maquillaje, creo que depende básicamente del tamaño del tatuaje y la suerte de cada uno. Recuerdo una conocida mía, que no declaró un tatuaje y en el proceso de selección no se lo vieron puesto que logró ocultarlo muy bien. La chica fue a Dubái y empezó el training, pero durante el día de la prueba de uniforme (lo llamamos Grooming Day), una trainer se dio cuenta de su tatuaje en el tobillo, (se habría corrido el maquillaje o quizás no se lo hubiera tapado a consciencia), e inmediatamente fue expulsada de la compañía y enviada en avión de vuelta ‘a su casita’ y con la correspondiente multa pues si finalizas voluntariamente o te echan antes de tu primer año, en Emirates debes asumir tu parte proporcional del coste asociado a alojamiento, vuelos y training…. A cabo de un tiempo, mi colega decidió quitarse el tatuaje con láser y volver a presentarse a un proceso de selección (esta vez en Qatar Airways), de la que también resulto seleccionada pues estaba determinada a alcanzar su sueño de trabajar como tripulante de cabina en una compañía aérea. Así que creo que cada uno debería valorar su situación y decidir que cree que es lo mejor para ellos mismos.  

«Vida después de Dubai» es el libro de Carmen López cuya lectura recomendamos desde Diarioazafata.
Si quieres conseguirlo, puedes comprarlo en Amazon a través de este link:
VIDA DESPUÉS DE DUBÁI y seguir a su autora @Elecarmenwrites en Instagram.


Share: