“Señoras y señores pasajeros les habla la azafata, lamentamos las molestias que les hayan causado los movimientos del avión. Ello ha sido debido a las bolsas de aire, pero no existe motivo de alarma. Esperamos que disfruten del resto de su viaje… Por cierto, ¿hay alguien entre ustedes que sepa pilotar un avión?”

¿Recuerdas esa escena de la película “Aterriza como puedas”?

Un mareo, una indisposición… Cualquier miembro de la tripulación puede perder sus facultades para mantener la seguridad del vuelo o sus funciones, quedando así incapacitado. Entonces, ¿qué ocurre si el comandante queda incapacitado?

En este caso, el copiloto será el que ocupe su puesto. Además, si hubiera un tercer piloto en cockpit, viajando como pasajero o como extra, se le pedirá que ocupe el puesto del copiloto. Si a bordo viaja un comandante de la misma flota y compañía, será éste el que asuma las funciones del incapacitado pero, ¿qué ocurre si el comandante y el copiloto quedan incapacitados y no hay más pilotos a bordo?

Los Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCP) realizan una formación inicial y anual en la que son instruidos para ayudar a los pilotos a aterrizar en caso de emergencia.

El procedimiento que se sigue durante la incapacitación de un piloto, y que ya explicó Lucía en uno de sus post, es el siguiente:

– El Jefe de Cabina, sobrecargo, será avisado por cockpit. Mientras se busca un piloto a bordo o un TCP que ocupe el puesto del piloto, se “bloquean” los brazos del incapacitado con su arnés, se asegura y se retira el asiento lo máximo posible de los mandos del avión.

– Si hay que sacar al piloto, lo haremos de la forma más discreta posible. Para ello, cerramos las cortinas del galley delantero y si algún pasajero desea utilizar el baño, lo redirigiremos a otro wc que esté situado en otra parte del avión.
Mientras tanto, retiraremos todos los distintivos del uniforme del piloto incapacitado (galones, placas, gorras, etc…) para evitar que cunda el pánico entre los pasajeros.

– Si uno de los TCPs ocupa el puesto del piloto, será el sobrecargo el que decida siempre qué TCP será. Además, reunirá al resto de tripulantes de cabina para reasignar puestos y cubrir todas las salidas de emergencia. Si una de esas salidas se quedase sin cubrir, se instruirá a un pasajero ABP (Able-Bodied Passenger) asignándole la salida que requiera menos responsabilidad operacional.

¿Es posible que un TCP logre aterrizar un avión?

En los últimos 10 años se han dado dos casos en los que ha sido necesaria la ayuda de un Tripulante de Cabina de Pasajeros para poder aterrizar.
El primero de ellos fue en el año 2008, cuando un copiloto de Air Canada sufrió un ataque de nervios durante el vuelo entre Toronto y Londres. Afortunadamente, entre la tripulación se encontraba una auxiliar de vuelo que tenía la licencia de piloto comercial (CPL o Commercial Pilot License) y que pudo asumir las funciones del copiloto incapacitado. Dos años después, una azafata de American Airlines, que también contaba con la licencia de piloto comercial, ocupó el puesto del copiloto después de que éste quedará incapacitado debido a una indisposición.

En estos dos casos, las dos TCPs contaban con la licencia de piloto comercial pero, ¿podrían haber hecho lo mismo en caso de no contar con esta licencia? Aeroflot puso a prueba a sus tripulaciones para conocer la respuesta.

A bordo de un simulador del A320, avión con mayor presencia en la flota de la compañía aérea rusa, esta azafata de la compañía se puso a los mandos del avión. ¿Consiguió aterrizar? ¡Mira el video!

Felices vuelos 🙂

Share: