Aeropuerto Seymour de Baltra | Islas Galápagos: Un hurra por el primer aeropuerto ecológico del mundo

by lucyintheclouds

¿Qué se os pasa por la cabeza si escucháis «Aeropuerto de Castellón«? ¿Mejor si hablamos del Aeropuerto de Ciudad Real?

El despilfarro, la mala gestión y las pésimas decisiones que se han tomado en este país con respecto a la creación de nuevos aeropuertos o a la innecesaria y ridícula ampliación de otros, como el de Lavacolla en Santiago de Compostela, hacen que todos nosotros nos planteemos que la estupidez humana y los intereses de unos pocos pasan muy por encima de la lógica, de la optimización, y lamentablemente también de la sostenibilidad.

Para compensar un poco tanto cabreo y tanta desigualdad, hoy os traemos una buena noticia: Ecuador ha inaugurado el primer aeropuerto ecológico del mundo, que funciona solo con energías renovables.
El Aeropuerto Seymour de Baltra está ubicado en las Islas Galápago (Archipiélago de Colón) y acaba de recibir el Leed Gold, que es la certificación más alta para reconocer construcciones sustentables. Este aeropuerto se convierte así en el primero del mundo en conseguir esta certificación por su estructura completa, no sólo de forma parcial.

las Islas Galápagos son un ecosistema declarado como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 1978 y se han tenido en cuenta muchos puntos a la hora de poner en marcha este ecológico aeropuerto:

  • El aeropuerto funciona al 100% con energía solar y energía eólica. Cuenta con diferentes paneles solares que proporcionan energía fotovoltaica.

  • Se han reciclado gran parte de los materiales del antiguo aeropuerto. Además, se ha construido con tuberías de acero recuperadas de los campos petroleros de la Amazonía Ecuatoriana. La terminal está construida con un ángulo definido de manera que cumple con todos los estándares de seguridad pero evita que los gases de los aviones entren en el edificio. La piedra volcánica de la isla recubre algunos muros y lo mimetiza con el entorno. Además, se han reutilizado y reciclado maderas y otras estructuras metálicas de la antigua terminal.
  • Recuperación de áreas afectadas y reforestación.
  • Iluminación y ventilación completamente natural. Sus paredes son claras y posee claraboyas que permiten el paso de la luz natural. Además, las rejillas de ventilación funcionan de forma automática cuando la temperatura asciende dentro de la terminal.
  • Reducción del consumo de agua. El aeropuerto, además, posee su propia planta desalinizadora: toma agua del mar y la trata para usarla en el edificio principal. El agua no es potable, no es apta para consumo humano, pero sí para inodoros y lavamanos.

Ojalá muchos otros aeropuertos tomen nota de esta iniciativa. Nos alegramos de que poco a poco nos vayamos concienciando de la importancia y la imperativa necesidad de cuidar nuestro planeta.

Aquí os dejamos el video del aeropuerto:

Info e imagen: web del aeropuerto ECOGAL

Artículos Relacionados