A bordoSupervivencia

Dos inventos, una esperanza: Sobrevivir

Hace unas semanas tratamos el tema de los paracaídas en los aviones comerciales… En el post, dimos varias razones por las que es imposible su utilización pero, aun así, dejamos una puerta abierta para su uso en otro tipo de aviones en los que no viajamos normalmente.

Hoy, muchos pilotos ya pueden decir eso de: “gracias a este invento puedo contarlo”.
Si hablamos de inventos nos pueden venir a la cabeza algunos nombres: Thomas Alva Edison, Alexander Fleming, los Hermanos Lumière… Pero, si te digo Anastase Dragomir o Boris Popov la cosa cambia.
Seguramente estos dos nombres no los hayas oído en la vida, ellos son los inventores de los asientos eyectables y los paracaídas balísticos con los que muchos pilotos han podido salvarse de un fatal desenlace.

Os contamos cómo funcionan…

 

Asientos eyectables

 


Después de leer el post puede que pensarais en los aviones militares… Pues bien, éstos cuentan con asientos eyectables en los que encontramos un paracaídas.
ejection seat diarioazafata
Antes de que se inventaran estos asientos a mediados del siglo XX los pilotos debían desabrocharse los cinturones y desde el ala del avión saltar en paracaídas. Esto era bastante peligroso y, a medida que avanzaba la aviación con aviones mucho más rápidos, aumentaba el riesgo de morir en el intento por salvar sus vidas.

La mayoría de los asientos funcionan de la misma manera… El piloto debe tirar de una palanca que se sitúa detrás de su cabeza o entre sus piernas y, ésta activa unas cargas explosivas o un motor cohete que hace que el asiento sea expulsado fuera de la aeronave alejándose del fuselaje.
Cuando termina la combustión del motor cohete se produce la salida del paracaídas de estabilización que se encargará de estabilizar el asiento. Una vez que el asiento está estabilizado un paracaídas se despliega y el asiento se separa del piloto. A partir de este momento se activa la baliza de emergencia y el piloto ya puede descender con seguridad pudiendo así evitar la muerte.
Aunque los pilotos se entrenan usando el dispositivo 9E6, que es algo así como una catapulta en la que se simula una eyección, hay algunas variables como la meteorología o el terreno que pueden dificultar su supervivencia. Para ello, se ayudan de un kit de supervivencia que va incorporado en el asiento y que cuenta con alimentos, un cuchillo, una radio e incluso una pequeña balsa.

Alrededor de un 90% de los pilotos que usan el asiento eyectable sobreviven. A pesar de estas estadísticas, muchos de ellos pueden sufrir lesiones en los ojos, articulaciones o en la columna vertebral ya sea en el momento en el que la persona es eyectada o el paracaídas se despliega.

 

Paracaídas balístico

 


Encontramos otros sistemas en los que se utilizada un paracaídas, en este caso hablamos del paracaídas balístico. Éste fue desarrollado por dos empresas, la primera BRS Aerospace en 1980 y la segunda Galaxy GRS en 1984.

En este caso, el piloto es el encargado de activar el paracaídas balístico gracias a un cohete que funciona con combustible sólido. A partir de este momento éste sale de su contenedor y se extiende de forma rápida gracias a las corrientes de aire. En un par de segundos está completamente desplegado haciendo que, incluso activándolo a 100 pies de altura, pueda ser útil.

El sistema se utiliza en casos como parada de motor o falta de combustible y todo ello sin importar el terreno por el que volemos ya que la aeronave se estabilizara haciendo que sea un tranquilo aterrizaje o amerizaje.

Ultraligeros, aviones no tripulados o aviones deportivos ya se han beneficiado de este invento que ha salvado y salvará muchas vidas.

Uno de los últimos casos conocidos ha sido el ocurrido el pasado 26 de Enero al norte de Maui (Hawai).
El avión, un Cirrus SR-22, se queda sin combustible. Aunque en un principio parece que se va a producir un fatal desenlace, el piloto activa el sistema y el paracaídas se despliega. En un primer momento cae en picado pero después el avión se estabiliza consiguiendo así un perfecto amerizaje en el que el piloto sale ileso e infla una lancha neumática. Finalmente fue rescatado gracias al apoyo de un crucero y la Guardia Costera de Estados Unidos.

Ya no hay duda, ¡cada vez es más seguro volar!

Img: Paracaídas balístico facilitada por Gabriel Luque, asiento eyección Carlos Menendez San Juan

Share: