Qué fue de… El fenómeno Pan Am

by Carlos

Se va acercando el final de esa etapa en tu vida en la que tienes que decidirte entre ser una cosa u otra,  porque no es lo mismo trabajar como profesor o profesora y estar rodeada de unos cuantos monstruitos cada día, que ser TCP y estar rodeada de monstruitos y viajando por todo el mundo con tu uniforme azul y helicóptero que viene a recogerte a casa.

En el blog ya hemos hablando algunas veces de ello. Ser TCP hoy en día no tiene el mismo prestigio que tenía hace unos años. Si preguntásemos a nuestros mayores su opinión sobre las azafatas te dirían: “es un trabajo muy bonito, conoces todo el mundo, te tratan mejor que a los reyes allá donde vayas y además acabarás enamorándote de algún piloto (o azafata)”.
Pero la realidad dista mucho de eso… Hoy solo conocerás aeropuertos, te tratarán igual que a todos y te podrás enamorar incluso del recepcionista del hotel al que tantas y tantas veces has ido.

A todo esto ha contribuido el llamado fenómeno Pan Am del que no queda nada en la aviación pero si en bolsos, restaurantes, series de televisión y todo lo que uno pueda imaginar.

Esta claro que si hablamos de la historia de la aviación comercial uno de los capítulos que deberíamos tratar sería el de cómo la aerolínea más importante y glamorosa del mundo desapareció dejando una estela que hoy en día es interminable…

Su historia…

Pan Am comienza en 1927 cuando se lleva a cabo un transporte de correo entre Key West, en Florida, y La Habana. Este servicio estaba previsto que lo realizara el Fokker F.VII, uno de los trimotores con mayor éxito en los años veinte pero debido a que su llegada se retrasó la aerolínea tuvo que alquilar otro avión para ello.
En octubre del mismo año el ansiado Fokker llegó el primer vuelo regular entre Key West y La Habana.

Poco después y ante los buenos resultados, Pan Am se decidió a comprar aerolíneas que estaban apunto de cesar sus operaciones y hacerse con la mayoría de contratos para el transporte de correo. Todo esto hizo que la compañía creciera como la espuma en Centroamérica y Sudamérica.
6276525054_522ba2711e_b
Hablar de Pan Am es también hablar de sus míticos Clippers. Este fue el nombre que adquirió el Boeing 314 el cual entró en la aerolínea para realizar rutas de largo radio. Confort y lujo eran los principales adjetivos que describían a estos aviones. En ellos no faltaban las camas, un restaurante y baños que ya quisieran muchos aviones tener hoy en día.
Posteriormente este nombre no se asociaría al Boeing 314 sino a todos los aviones de su flota.

Al finalizar la guerra Pan Am empezó a coger todavía más impulso con la llegada aviones mucho más rápidos como el DC-6 o el Lockheed Constellation.
Uno de los símbolos míticos de Pan Am fue su edificio de oficinas, el Pan Am Building  desde el cuál se podía volar en helicóptero hasta el Aeropuerto de John F. Kennedy. Hoy en día, con sus 51 años sigue aún en pie aunque con el nombre de MetLife building donde están las oficinas de esta compañía de seguros.

En 1973 la crisis energética hizo aumentar de forma considerable los costes en sus operaciones. El alto precio que el combustible alcanzó junto con la baja demanda producida por la aparición de otras aerolíneas que realizaban las mismas rutas y el atentado terrorista que sufrió desencadenó que sus beneficios empezaran a bajar. De nada sirvieron los intentos por realizar vuelos domésticos o invertir lo poco que les quedaba en el B747. El 4 de Diciembre de 1991 Pan Am suspendió todas sus operaciones para siempre naciendo así un mito.

Una estela interminable…

La historia de esta aerolínea fue tan importante que la ABC decidió sacarla a volar en su parrilla televisiva. Aunque a España tardó un poco en llegar y cuando lo hizo fue a través de un canal de pago eso no nos quitó la ilusión a aquellos que teníamos ganas de revivir esa época pero, la ilusión nos duró bien poco. A pesar de que la serie estaba cuidada a todo detalle no cuajó entre los espectadores haciendo que solo durase 1 temporada.
Sucumbiras_look_azafata
Hoy, si queremos sentirnos un auténtico pasajero de Pan Am lo tenemos un poco más fácil gracias a “The Pan Am Experience”. Como si el tiempo no hubiera pasado, cada pasajero que forme parte de esta experiencia podrá entrar en uno de sus aviones (de atrezzo) donde tendrá la oportunidad de ver todo tipo de objetos relacionados con la aerolínea. Después de la visita a este particular museo embarcará en el “Clipper Juan T. Trippe” donde las azafatas vestidas con los uniformes originales les recibirán con una copa de champán, tal y como hacían con los pasajeros de primera clase. Tras la demo de seguridad y el “despegue” podrán disfrutar de una cena gourmet en un entorno inolvidable…
Lo que menos os gustará de esta experiencia es su precio, $327.00 más el viaje a Los Ángeles que no está incluido en el precio… Quizás sería una bonita luna de miel para una azafata, ¿no?

Aunque si hay algo que nunca se acabará son los cientos de artículos de merchandising. Bolsos de todos los tamaños y formas, muñecas, trolleys, vajillas completas… Un sin fin de cosas que hacen que Pan Am siga hoy estando muy presente en cualquier parte del mundo.

 

¡Felices vuelos! 😉

Img: Everythingpanam.com , Roger Wollstadt.

Artículos Relacionados