Hoy me duelen las piernas más de lo normal. #CabinCrewLifestyle

by lucyintheclouds

Seguro que muchas y muchos de vosotros sabéis de lo que hablo. Ese dolor que empieza a mitad de vuelo, esa sensación de que tus piernas, de repente y como arte de magia, pesan el doble; como si te hubieras pasado horas y horas pisando uvas en Las Nubes, nunca mejor dicho. Y te quedas ahí de pie, mirando a la nada y esperando que Keanu Reeves aparezca para llevarte en brazos hasta la furgo. Pero ni tú eres Aitana, ni te has estado echando unas risas en la vendimia, ni el galán de turno te está cortejando.

3787_4

La realidad es que has estado 12 horas montando y desmontando carros, agachándote y haciendo contorsionismo para alcanzar las últimas bandejas de pasta. Te pareces más a Britney Spears en cualquiera de sus malos momentos, y lo más cerca que estás de cruzarte con un apuesto galán es el momento en el que tu comandante te apura para que salgas del avión porque, Oh My God!, él está cansado.

zombie_2

Pero volviendo a lo de las piernas, ¿sabes qué puedes hacer para aliviar el dolor y mejorar la circulación?
Gracias a mis compis de vuelo de los últimos días, he ido recopilando las diferentes maneras que tienen para combatirlo y que el vuelo sea más llevadero:

  1. Thrombocid Forte. Mételo en la nevera y aplícate una capa antes de ponerte el uniforme y después del vuelo.
  2. Aunque no siempre puedas elegir dónde y qué quieres comer, intenta añadir a tu dieta siempre que puedas: espinacas, cítricos, aguacate y apio. Ayudan a reducir la presión arterial y así te evitas tener complicaciones mientras vuelas.
  3. Levanta las piernas siempre que tengas oportunidad. Si vas a descansar en el galley, intenta apoyarlas en un container, en un carro o donde buenamente puedas. Cuando llegues al hotel o a casa, túmbate y coloca almohadas debajo de tus piernas. Al levantarlas, ayudas al retorno de la sangre hacia el corazón y alivias la presión arterial.
  4. Sí, sabemos que cuesta, pero después de los cuatro gritos iniciales, serás capaz de pasarte el chorro de agua fría desde los pies hasta la barriga. Siempre de abajo hacia arriba para ayudar a tu circulación.
  5. ¿Te gusta el chile, la cayena y el ajo? Sin abusar de ellos, puedes ponerle un poquito a tus platos. La cayena es otro alimento que ayuda a reducir la presión arterial.
  6. Si el dolor se vuelve insoportable, algunas compañeras optan por tomarse una aspirina (ojo, que no seas alérgico a ninguno de los productos que estamos mencionando. Actúa con cabeza y conocimiento). La aspirina tiene la capacidad de vasodilatar las arterias y hacer que fluya mejor la sangre.
  7. Si tienes pantalón en tu uniforme, combínalo con tu falda. No uses siempre medias porque al fin y al cabo, aprietan y apelmazan tus piernas. Usa pantalón y calcetín bajo para alivir el dolor, y no te olvides de ponerte los zapatos bajos en el avión.
  8. No cruces las piernas. Cada vez que pones una pierna sobre la otra estás presionando a la que queda abajo y acentúas el dolor, y la presión arterial aumenta.
  9. Evita la comida salada y bebe más de lo que bebes fuera del avión. Eso, si no acumulas líquidos, claro.
  10. Si tienes la oportunidad, date un masaje drenante a la semana. No son caros, se venden en bonos en la mayoría de los casos y mejorarán mucho tu circulación y la retención de líquidos.
  11. Bebe café verde. Es estupendo para combatir la hipertensión arterial y además es antiinflamatorio. Los venden en paquetitos y en botes y puedes llevarlos en tu bolsa de vuelo. Dicen que además tiene propiedades adelgazantes, pero yo ahí no me meto.
  12. Toma infusiones: alcachofa, hammamelis, uña de gato y cola de caballo. Tómatelas juntas o por separado, pero tómatelas.

Y si tienes algún tip más, compártelo con nosotros. Prometemos actualizar el artículo a medida que nos lleguen nuevas ideas.
¡Feliz fin de semanas y buenos vuelos a todos!

 

 

 

Img: Strange Life by lisa cee (Lisa Campeau)

Artículos Relacionados