Novatadas bromas y diversiones varias

by lucyintheclouds

Solemos hablar de novatadas a los novatos, claro, pero la verdad es que a los «antiguos» también le puede caer alguna bromilla de vez en cuando, normalmente cuando menos se lo espera. Yo misma confieso que he gastado alguna broma a compañeros que ya llevaban años a bordo, por ejemplo untando chocolate dentro de la mascarilla de oxigeno de que se usa en la demostración de seguridad para que la persona que está haciendo la demo se manche la cara o atando la cinta del chaleco salvavidas al cinturón del asiento en el que este se coloca, para que al ir a cogerlo el compañero en cuestión tuviera que pararse a deshacer el nudo… ligeramente consternado. Y como se cree el ladrón que todos son de su condición, adquirí la costumbre de vigilar bien mi material de demo antes de empezar la «performance» para que no me devolvieran la broma. Por cierto, una demo con la azafata haciendo todos los pasos es bastante dificil de ver últimamente, ya que casi todas las compañías se han pasado al «vídeo» ganando así en comodida y, en mi opinión, perdiendo en encanto ¿no os parece?.

El caso es que recuerdo un destacamento de un par de semanas volando desde París en el que el sobrecargo apareció con una hoja de la compañía. Una notificación de nuevo procedimiento de aviación civil ordenaba que, por motivos de higiene, desde ese mismo día era obligatorio que en todas las escalas se cambiaran todos los cabezales del avión. En ese caso, 180 cabezales que había que cambiar por unos nuevos 4 veces al día. Esta labor, decía la carta, recaería sobre el tcp al que le fuera asignada la posición de recibir al pasaje en el pasillo durante el embarque. Es decir, a mi. Así que mientras, entre vuelo y vuelo la tripulación se relajaba un ratito, yo me pasaba las escalas cambiando cabezales. Cuando, en los días libres salíamos a tomar algo, mis compañeros me preguntaban

– Nita, ¿no estás cansada de cambiar cabezales?

– Jo, ni te imaginas, es un auténtico rollo. ¡Mierda de normativa!

Y así pasaron las dos semanas. El último día, después del último vuelo me dijeron

– Nita, tienes que firmas la hoja de que has caído en la broma como una novata

– ¿Broma? ¿Qué broma?

– La de los cabezales Nita, que llevas dos semanas haciendo el tonto.

Creo que nunca había tenido tantas ganas de cometer un asesinato. Sonreí políticamente y le resté importancia a la situación mientras planeaba mi venganza … que no tardó en presentarse en forma de una llamada que hice a aquel sobre cargo un día que estaba de imaginaria a las 5 de la madrugada, haciéndome pasar por crew control, para decirle que saliera corriendo al aeropuerto. Pero no penséis que soy tan mala, volví a llamarle a los 10 minutos para que pudiera volver a la cama. Y vosotros ¿habéis hecho alguna broma o sido víctimas de ellas alguna vez?

Artículos Relacionados