Entrevistas (Primera Parte). Mi primera entrevista fue sin querer…

by lucyintheclouds

¿Que mejor forma de inaugurar esta serie sobre entrevistas que contaros como fue mi primera entrevista?

 

Terminé el curso de TCP en Mayo y aún no había cumplido los 19, estaba absolutamente segura de que en unos días estaría volando hacia Nueva York para pasar allí 4 o 5 días. En la escuela me habían dicho que yo era una «joyita» para las compañías aéreas, que a ninguna le importaría que no tuviera experiencia o que llegara al 1,65 justita, que seguro que las aerolíneas se «pelearían» por contratarme y que en cuanto acabara el curso y empezara a volar «en menos de un mes» recalcaban, habría recuperado la inversión hecha en el curso. Y yo me lo había creído todo, cada palabra. Lo que hace no estar bien informado… en fin, que acabé el curso y un par de meses después, desanimada por no estar ya en Nueva York, me fuí a Barcelona a visitar a una amiga que estaba volando para una compañía con uniformes azul turquesa. Levaba un par de días en la ciudad condal cuándo una mañana, hablando sobre aviación, mi amiga me explicaba las normas de uniformidad de su compañía

– Tienes que hacerte una coleta así- me enseñaba – con todo el pelo retirado de la cara-

-A ver, hazme la coleta esa «de volar»- le pedí yo, y así pasamos la mañana, repasando normas de uniformidad y yo muriéndome de envidia por no poder ir a volar cada día como ella.

– Tengo que pasar por la oficina a dejar una cosa, acompáñame y luego iremos a comer ¿quieres?

-Claro

Y allá que nos fuimos, peinadas y maquilladas como si fuéramos a ir a volar. Al llegar a la oficina ella se perdió por los pasillos dejándome en la recepción. Estaba sentada mirando el menú del avión de esa compañía y escandalizándome por el precio del capuccino cuándo salió una chica y le preguntó a la recepcionista

– No hay nadie más para las entrevistas ¿no?-

No sé lo que me pasó, pero actué sin pensar y levanté la mano

-Yo

– ¿Tú? ¿cómo te llamas?

-Nita

-Pues… a ver… no te veo en la lista Nita- Dijo consultando sus papeles

– No sé… a mi me dijeron que estuviera hoy aquí y… aquí estoy. No se por que no estaré en la lista

-¿Quién te llamó?

-No sé cómo se llamaba… una chica…

-Se les habrá pasado poner tu nombre,no importa, pasa al despacho.

No me dio tiempo ni a ponerme nerviosa, simplemente pasé y me senté, aunque al darme cuenta de que no me habían invitado a sentarme me levanté de golpe

-¡Uy! perdón…

– No no, no pasa nada, siéntate Nita por favor. Como no estas en la lista no tengo tu curriculum a mano, así que cuéntamelo por favor

– Pues… no hay mucho que contar, terminé el curso de TCP hace un par de meses, hablo Inglés y un poco de Alemán…

– Nita ¿que te parece si me explicas en Inglés, dónde aprendiste Alemán?

– Claro, digo of course, osea vale i  mean… im sorry! es que estoy un poco nerviosa…

– No te preocupes Nita, es normal, ¡respira mujer!- Me sonrió y la verdad es que era tán simpática que me traqnuilicé. En unos minutos que a mi me pareciéron siglos salí de mi primera entrevista de aviación encantada de la vida. Sabía que no me íban a coger, pero había vivido la experiencia y tenía ganas de hacer otra entrevista en seguida, a ser posible, ¡una para la que me hubieran convocado!.

 

-¿Dónde estabas? Me preguntó mi amiga a la que encontré en la puerta

-Haciendo una entrevista- Le explique lo sucedido y no paró de llamarme loca en todo el día. Volví a casa y, para mi sorpresa, un par de días después me sonó el teléfono

 

-Nita, no encontramos tu curriculum ¿nos lo puedes volver a enviar por favor? Apunta la dirección

 

Esa misma tarde me llamaron de nuevo ¡Había sido seleccionada! Pasé un año estupendo en aquella compañía que, a pesar de no tener experiencia (y de haberme colado en la entrevista, aunque de eso nunca se enteraron) me dio mi primera oportunidad, dónde aprendí un montón de cosas y viví miles de experiencias que recuerdo con mucho cariño.

 

 

Imagen:  laszlo-photo

Artículos Relacionados