Quiero ser tripulante de cabina y llevo tiempo intentándolo, pero ¿por qué no consigo volar?

by lucyintheclouds

«Si ahora tenemos más compañías aéreas, más rutas y más pasajeros que se mueven de un lugar a otro del mundo… ¿por qué cada vez hay más gente que no encuentra trabajo como TCP?»

Muchos de vosotros nos comentáis que lleváis bastante tiempo acudiendo a entrevistas de TCPs, y otros que ni siquiera os llaman para una convocatoria. El hecho de tener seguidores en todo el mundo, nos hace ver mejor las diferencias entre el trabajo de TCP en Europa y América ¿Qué es lo que está pasando en el ámbito laboral de la aviación? ¿Por qué no consigues volar? Te damos algunas claves para que entiendas mejor esta situación:

El concepto de Tripulante de Cabina.

Con el paso de los años, el trabajo como Tripulante de Cabina de Pasajeros ha ido cambiando de manera radical. Mientras que en los años 60-70 y 80 -cuando la aviación estaba en sus años dorados- sólo se reclutaban a auxiliares de vuelo con unas características físicas, actitudes y aptitudes muy marcadas, actualmente esos valores se han ido perdiendo y hemos pasado de necesitar una formación específica, a unos requisitos mínimos. El concepto de Tripulante de Cabina ya no se asocia a un mundo de glamour, hoteles caros y trato exquisito al pasajero. Hoy en día, cualquier persona que hable inglés, no tenga tatuajes/piercings visibles, esté dispuesta a ganar 1200€/$1600 y pase una entrevista grupal y personal, puede ser TCP. Para ti, que llevas años queriendo dedicarte a la aviación, que has pagado un curso de 3500€ en una academia que te ha asegurado que puedes volar, y que además, has estudiado otros 2 idiomas a mayores, es una faena. Pero la realidad es que hay miles de personas igual de formadas que tú, o incluso menos, que pueden hacer este trabajo. Tienes que competir con ellos y ofrecer a tus entrevistadores algo diferente. Tu título de TCP ya no vale para nada, ya que tendrás que volver a pasar por la formación con la aerolínea. Que tengas medidas de modelo tampoco vale, ya que el físico ya no es el requisito principal. Potencia otros aspectos positivos de tu personalidad y no reflejes una imagen/concepto de TCP que ya está obsoleto.

  • No seas una diva como la de la foto de arriba. Un TCP ya no está en el avión por su imagen, está para dar un servicio: seguridad y confort. Pese a que tienes que tener una imagen acorde a los valores de la compañía aérea, no des la impresión de estar más preocupada por tu pelo que por la resolución de un problema o emergencia. Deja atrás esa imagen de azafata retro-glamourosa. Buscan una persona dinámica y resolutiva, no una barbie de la Pan-Am.
  • Que hayas hecho 2 cursos de francés y 4 años de inglés en la Escuela de Idiomas, no te da puntos extra. Sí te los da el hecho de que hayas vivido en otro país, que te hayas relacionado con gente de otras culturas y razas. Eso es la riqueza. Con esa gente te encontrarás cada día en el avión.

diarioazafata stewardess

La contratación

Cuando la demanda es mayor que la oferta, los empresarios juegan sus cartas para sacar beneficio. No es que sean malas personas, es que las empresas, empresas son. A veces nos olvidamos de la cantidad de empleados que tienen, de que la crisis no sólo te afecta a ti, si no también a ellos… y que tienen que tener beneficios para continuar su actividad año tras año.
Si hacer un contrato fijo a un trabajador me sale más caro que tener a dos trabajadores temporales, ¿he de perder dinero y dar trabajo a uno solo? ¿o me beneficio de la demanda y doy trabajo temporal a dos?
Nos quejamos de los contratos temporales, de que no tenemos estabilidad, pero gracias a ellos tú puedes optar a un puesto de TCP. Si todos los trabajadores de las compañías aéreas estuvieran fijos, la rotación sería menor y cabe la posibilidad de que nunca te necesitaran.
Si bien el tema de la contratación da una oportunidad a los TCPs, la exigencia para contratarlos también es menor. Míralo así: si eres empresario y quieres hacer un contrato fijo, cuidas la selección de tu trabajador. Si vas a tenerlo por 6 meses (en el mejor de los casos) quizá te da igual si habla 2 idiomas o si habla 3. Volvemos al punto anterior: ante la demanda, ofrece algo diferente a los demás.

Las expectativas.

Tenemos una imagen distorsionada de esta profesión. Para mi, desde luego, es el trabajo perfecto; pero no puedo pensar que quiero ser tripulante por lo bonito y elegante que es el uniforme. Ni porque voy a conocer muchas ciudades (o mejor dicho aeropuertos) o, como he leído en algún mail, «para casarme con un piloto». Señoras y señores, esto no es una serie de televisión de los años 70. Es la vida real.
No sé cómo funciona este tema en Latinoamérica (y os agradezco que nos lo contéis), pero en España, las escuelas de TCP han creado falsas expectativas a sus alumnos. Yo misma he sido testigo de cómo le vendían un curso de tripulante a una chica de 1.59, con 29 años, que no habla inglés, con un tatuaje en la mano y rastas en el pelo. Se lo vendían diciéndole: «tranquila, durante el curso te vamos a dar clases de inglés, el tattoo te lo tapas con maquillaje y la edad… bueno la edad no es un problema. La estatura la peuds salvar si te vas a una compañía aérea extranjera». ¿Perdona? Si un gran porcentaje de los españoles llevamos estudiando inglés desde que tenemos 6 años y todavía no somos capaces de tener una conversación con un nativo… ¿me dices que en 9 meses vas a enseñar a estar chica a desenvolverse en una compañía extranjera?. No, no es verdad que todos sus alumnos vuelan al acabar el curso.

Las falsas expectativas que nos hemos creado nosotros mismos y que nos han creado otros, hace que nos desesperemos si pasan meses y no nos llaman a una entrevista; o si llevamos tiempo recorriendo convocatorias y siempre deciden prescindir de nosotros.
No desesperes. Deja el ansia de volar, de meterte en un uniforme. Cuanto más te obsesiones, menos posibilidades tienes.
No envíes currículum a diestro y siniestro. Elige tu compañía, infórmate sobre ella… ofrece algo diferente a los demás.
Estoy segura de que muy pronto nos cruzaremos en algún aeropuerto.

¡Mucha suerte a los que estáis pendientes de entrevista, y buenos vuelos a los que ya voláis!

Artículos Relacionados