¿Has pasado por algún proceso de selección de TCPs pensando que cumples exactamente con los requisitos de habilidades y experiencia que requieren para ese puesto de trabajo, pero al final no te han seleccionado? ¿Qué ha podido ir mal?

Los factores de personalidad son unas variables muy determinantes que los entrevistadores tienen en cuenta. Tener una determinada personalidad o carácter no es bueno o malo en sí, simplemente se ajusta o no se ajusta al perfil que la empresa está buscando. Las compañías aéreas, a la hora de seleccionar tripulantes buscan un perfil colaborativo, que favorezca el trabajo en equipo; una personalidad orientada al grupo, emocionalmente estable y resolutiva suele ser el perfil buscado, nuestra tarea debe ser orientar nuestras capacidades y potencial para hacerlas encajar en ese perfil.

El éxito en un proceso de selección no depende solo del contenido de nuestro currículum vitae (próximamente os indicaremos cómo preparar un currículum de manera eficaz), sino también de nuestro comportamiento y actitud durante el proceso de selección.
El trabajo en equipo es esencial en la aviación comercial. ¿Podríais dar un servicio correcto sin la colaboración del resto de la tripulación?, simplemente imaginad que intentáis empujar un carro de catering y vuestro compañero decide no quitarle el freno, probablemente acabéis derramando bebidas calientes sobre los pasajeros… y nadie quiere que eso suceda. Es por esto, que mantener un buen ambiente de trabajo, alejando la conflictividad, que hace bajar el rendimiento del grupo. Es importante recordar que un equipo ineficiente en una situación de emergencia, puede resultar en consecuencias muy graves.

Las ineficiencias del trabajo en equipo comienzan por los pequeños pecados que a veces nos cuesta tanto evitar. Cotilleos, intrigas, falta de proactividad, llevarnos conflictos personales al trabajo, alimentar tensiones personales y otros comportamientos nos hacen malgastar energías y concentración, que dedicamos a sobrevivir en ese mal ambiente en que tenemos que desempeñar nuestra profesión.

diarioazafata-coach-tcp-azafata-vuelo-entrevista-tips

Si me preocupo porque mis compañeros de tripulación susurran a mis espaldas, me miran raro o se sientan a desayunar en una mesa distinta a la mía, ¿voy a sentir que me apoyan cuando un pasajero se ponga cabezota? ¿Confiaré en ellos al hacer los chequeos? Probablemente, no.

En cambio, si somos capaces de crear y hacer crear un ambiente de compañerismo, donde cada uno tiene claras sus funciones y está dispuesto a apoyar a sus compañeros, dejando fuera del avión los conflictos internos y centrándonos en el trabajo bien hecho nos sentiremos apoyados y tendremos esa sensación de no tener que decir nada. Muchos de nosotros hemos tenido un compañero con el que solo con mirarnos sabíamos que había que hacer para sacar adelante una situación complicada.

Es por esto que los factores de personalidad son tan importantes en los procesos de selección de tripulaciones. El estudio de los factores humanos en aviación es una tendencia relativamente reciente, pero de gran importancia y por eso, antes de afrontar un proceso de selección, debemos conocer nuestra propia personalidad y cómo esta se relaciona con el entorno más cercano.

Es difícil evaluar de manera objetiva tu propia personalidad. Una excelente fuente de información sobre nosotros mismos son las personas más cercanas, como nuestra familia, pareja o amigos.
Puedes consultar con ellos, como si fuera un cuestionario, sobre tus puntos fuertes y débiles. En la mayoría de los casos te sorprenderá como te ven otros y la toma de conciencia sobre ti mismo te enriquecerá y te ayudará a identificar los aspectos que tienes que reforzar o mejorar.

De esa manera, cuando en una entrevista de trabajo, el entrevistador te pregunte cuáles son tus puntos fuertes, tendrás una lista preparada basada en observaciones reales, lo cual dará más credibilidad y solidez a tu respuesta. Por otro lado, si conocemos nuestros puntos débiles, podremos trabajar con ellos y convertir esas debilidades en oportunidades para mejorar.

¿Y qué puedo hacer para que me evalúen mis amigos, familia o pareja? Una manera sencilla, discreta y confidencial es preparar una lista con 10 factores de personalidad que pueden ser útiles en el trabajo como tripulante de cabina.

1. Optimismo

2. Compañerismo

3. Proactividad

4. Alegría

5. Saber escuchar

6. Puntualidad

7. Atenta/o

8. Equilibrio emocional

9. Amabilidad

10. Tolerancia al estrés

Con las valoraciones (de 1a 5, siendo 1 la más baja y 5 la más alta), podremos ser más conscientes de cómo nos ven los demás en esos factores determinantes, y así identificaremos en qué aspectos debemos mejorar y en cuáles somos unas estrellas y podremos lucirnos en
la entrevista, así que hay que tomárselas como un halago o una crítica constructiva, se trata simplemente de averiguar cómo nos ven los que nos rodean.

Este es solo el primer paso en la preparación del proceso de selección, con un poco de dedicación, esfuerzo y vuestras capacidades potenciadoras vais a alcanzar el éxito.

img: Pan Am by Cheelah

Share: