A bordoBienvenidasEntrevistasLow-cost Airlines

Entrevistamos a Hugo Rusadir, TCP de Ryanair. Sí, sí… ¡de Ryanair!

Pues sí señores. Ha llegado el día. Probablemente, muchos de vosotros pensabais que este momento nunca iba a llegar a Diarioazafata, pero aquí está: la entrevista a un TCP de Ryanair.
Hemos decidido entrevistar a Hugo Rusadir, que lleva un año y medio volando para esta compañía aérea, y que además es fiel seguidor del blog.
Creemos que Hugo os puede aportar muchos detalles sobre el día a día de su trabajo, sobre la low-cost y sobre sus experiencias volando desde Marruecos.

1. Explícanos de primera mano cómo es ser TCP de Ryanair.

Ser Tripulante de Cabina de Pasajeros es un trabajo fascinante pero duro, y en Ryanair no se para. Cumplir con la normativa de seguridad y procedimientos de emergencia en aeronáutica junto con las peculiaridades de la aerolínea, hacen que nuestro trabajo sea muy ajustado en los tiempos, en las reglas , sacrificado y sobre todo, ¡fascinante!. . Es maravilloso volar y conocer cientos de historias cada dia cuando charlamos con los pasajeros, pero mantener el ajustadísimo programa de vuelos de Ryanair con horarios apurados es duro. Cubrimos el trabajo de varios TCP’s en una aerolínea regular y aún asi… ¡seguimos sonriendo!. Hay cosas que no me gustan tanto, como en cualquier trabajo y como cualquier persona… pero por regla general puedo decir que me gusta mi trabajo. Aquí, se trabaja duro. Pero poder ver en un mismo dia un atardecer sobrevolando el desierto rojo de Marrakech en Marruecos y la Torre Eiffel destelleante sobre la noche de París… y dormir en mi propia casa…¡compensa el ritmo trepidante que llevamos!.

 2. Qué se siente al recibir muchas críticas del sector hacía la compañía en la que trabajas.

Como Auxiliares de Vuelo somos la cara de la aerolínea. Somos “la parte visible” que ven los pasajeros y recibimos tanto lo bueno como lo malo. Como la cara visible de la aerolínea que somos los Auxiliares de Vuelo hay veces que es duro escuchar y recibir críticas de pasajeros que sabes que no son ciertas y además, sin fundamento. Muchas veces te tratan con argumentos que nosotros, como profesionales de la aviación, sabemos que no tienen lógica, como que volamos sin combustible suficiente (¿en serio creen que nosotros nos subiríamos a un avión sin combustible?) o que el trato al pasajero es “como ganado”. El caso es que mientras te están insultando porque les has dicho que ese asiento está reservado, o te reprochan el precio del exceso de equipaje que acaban de pagar, o te dicen que es la última vez que vuelan con nosotros porque tenemos “mala fama”, nosotros, como Tripulación, no dejamos de estar pendientes de ellos, de su propia seguridad a bordo, de la seguridad de la aeronave, les atendemos cuando tienen miedo a volar, solventamos sus dudas sobre el viaje, curiosidades de la aviación, cubrimos sus necesidades a bordo incluidos los cuidados médicos a nuestro alcance, informamos de sitios que visitar en el destino y no dejamos de sonreir. En definitiva, no dejamos de trabajar para su propio confort y seguridad. Nuestro trabajo a bordo es bastante desconocido por el público en general. No solo servimos café a 40 mil pies de altura a 800 kilómetros por hora, sino que estamos preparados para atender cualquier emergencia médica, una posible evacuación, un fuego a bordo… Pero eso no se ve. Somos la cara visible pero la mayoría de las veces nada tenemos que ver la tripulación a bordo con problemas que pasan fuera del avión. Nosotros estamos ahí para hacer todo lo que podemos, pero nuestro trabajo se limita a la cabina del avión.

Respecto a compañeros de otras aerolíneas, en general nunca he tenido la sensación de que “nos hagan el vacío” como se dice en la prensa… Todo depende de cada uno en mi opinión. Cuando coincides con otras tripulaciones en los aeropuertos me sale una gran sonrisa y los saludo como compañeros que son y, sinceramente, ¡me quedo mirando lo bien que van siempre! 😉

1395025_598811340181213_2114473361_n

3. Cómo es una jornada normal en Ryanair.

Nosotros no paramos. Eso es algo que se respira en el aire desde que llegas al aeropuerto. Trabajamos cinco dias de turno de mañana, descansamos dos días, trabajamos otros cinco de tarde y descansamos tres. El patrón es siempre el mismo: 5-2/5-3. Lo bueno es que sabemos nuestros días libres durante todo el año, con lo que nos permite planificar nuestro tiempo libre con mucha antelación. Volvemos a nuestra base todos los días, es decir, dormimos en nuestra casa cada noche. No pernoctamos en hoteles de lujo alrededor del mundo, pero por el contrario tenemos la suerte de poder dormir en nuestra casa todas las noches, y creedme, a la larga se agradece mucho, ¡especialmente si tienes familia o hijos! y permite llevar una vida “mas o menos normal” ya que dormir cada noche en tu propia casa después de estar en 3 países distintos en un mismo día… ¡sienta bien!. Un dia de turno de mañana puede empezar a las 05:30 hora local. Te presentas a firmas, haces el “check-in” online en el sistema, te presentas a tu tripulación y hacemos el briefing. Para nosotros lo mas importante es la seguridad a bordo. A parte de organizar el servicio bar según la duración del vuelo, nº de pasajeros, destinos, etc, se discuten temas de Seguridad, Procedimientos de Emergencias y Evacuación y Primeros Auxilios. ¡Es como examinarse todos los días!.

Volamos 4 veces al dia, 5 veces a la semana, con lo que hacemos 20 despegues y 20 aterrizajes a la semana. Paramos 25 minutos en cada aeropuerto de destino. Cuando aterrizamos ya están los pasajeros preparados en la puerta de embarque listos para salir a la pista. Desembarcamos, revisamos el avión por completo por dentro (Security Check). Se recoge la basura (que no os podéis hacer una idea de cómo queda la cabina después del desembarque…) Las maletas durante el desembarque se han sacado del avión y durante el embarque se cargan las siguientes. En cada aeropuerto de vuelven a llenar los tanques de combustible, y empieza el embarque. Acaba el embarque y aseguramos la cabina. Despegamos. ¡Todo en 25 minutos!. Para nosotros el embarque es el momento de mas tensión del dia, ¡y lo repetimos 4 veces cada dia!. A eso súmale que cada miembro de la tripulación es de un país distinto, que a bordo llevamos una media de 5 nacionalidades distintas y que hablamos muchos idiomas a la vez.

4. Explícanos cómo decidiste irte a Marrakech

Cuando me enteré de la noticia de que abrirían 2 bases en Marruecos pensé: “¡¡Ahí tengo que estar yo!!”. Mi base es Frankfurt- Hahn donde tenemos 9 meses de invierno, con lo que pasar una temporada cerca del desierto del Sahara lo hacía aún mas emocionante. La noticia corrío como la pólvora. Tan pronto como pidieron tripulaciones para operar desde allí, mi nombre estaba en la lista de candidatos y tuve la suerte de ser elegido para el traslado. Sin dudarlo me lancé a la aventura y hasta el dia de hoy creo que ha sido la mejor decisión en mi carrera aeronáutica.! Marrakech me cautivó por su color, por su calor, por la mezcla de sus gentes, por lo europea que es sin perder el puro estilo marroquí, por la amabilidad de sus gentes. ¡Marrakech es todo un placer para los sentidos!. Me he sentido muy bien recibido desde el primer dia.

 

tcp ryanair diarioazafata 25. ¿Cómo se vive la aviación en un país como Marruecos?

Esto es complejo… La aviación se rige por Normas Internacionales de Aviación Civil que son las mismas para todo el mundo, si bien es cierto que cada país tiene sus propias restricciones, normativas o peculiaridades. En el caso de Europa, como con el resto de las normas, todos los países tienen prácticamente las mismas restricciones o reglamento, a parte de las Normas Internaciones de Aviación Civil, con lo que prácticamente “no se nota” cuando vuelas de un país a otro. Por ejemplo, al pasar el control de seguridad para los pasajeros, en todos los países de Europa tienen el mismo reglamento de liquidos, prohibición de determinados alimentos, armas, etc. En Marruecos, todo esto es distinto. Es otro mundo. Mi experiencia en los aeropuertos marroquíes ha sido muy variopinta. Me llamó la atención como en determinados sitios cuando pasas por el arco de seguridad y “no pita” es cuando te registran, o cuando no es necesario quitarte el cinturón, los zapatos, la chaqueta, el reloj… No digo que no haya seguridad, que la hay, pero si es cierto que en Europa es mucho mas restrictiva. En Europa todos tenemos el mismo sentido de hacer cola y en Marruecos las colas no se guardan en el mismo orden y sentido que lo hacemos aquí. En los aeropuertos trabajan el doble de personal que en los de Europa por lo que te atienden muy bien y en todas partes. Es cierto que los miembros del Cuerpo de Seguridad como policías y gendarmes “no se andan con tonterías” y el sentimiento de respeto a la Autoridad es una mezcla de miedo y educación. Nosotros estamos acostumbrados a viajar y movernos por Europa como el que cambia de provincia dentro del país… y Marruecos no deja de ser un país independiente que nada tiene que ver con Europa y las colas para sellar el pasaporte y para los visados son enormes y están a la orden del día.

Nosotros como tripulación europea hemos sido tratados de forma exquisita, incluso cuando viajábamos como pasajeros nos han dado todas las facilidades posibles con mucha diferencia respecto a Europa. El trato humano del personal de los aeropuertos t me ha llamado mucho la atención y debo decir que en muchos de los casos ha superado al recibido en Europa. En pocas palabras: ser tripulación europea con base en Marruecos es todo un verdadero placer. Nos han tratado de lujo, siempre.

6. Qué podrias decir de los TCP’s marroquíes, como sienten la aviación.

Es algo que también me ha sorprendido mucho. Cuando eres Auxilar de Vuelo todo te emociona y te llama la atención… En nuestro caso se vive de forma especial porque nuestro trabajo es especial. Si bien para nosotros, como tripulación europea, trabajar en Marruecos con reglas aeroportuarias de otro país en otro continente nos parece algo cuanto menos “curioso”, para la tripulación marroquí trabajar en su país para una aerolínea europea con estándares y reglamentación europea es, cuanto menos, “¡curiosísimo!”. Para nosotros es mas normal trabajar en una aerolínea “dentro de Europa” sea la que sea. Hoy puedes estar volando un Boeing 737-800 de Ryanair y mañana un Airbus 320 de Air France. Es algo que nos permite el ser europeos: “movilidad”. Para los marroquíes no es tan fácil. Ellos necesitan un visado para poder entrar en Europa y para poder trabajar pues el “papeleo” se complica aún mas. Nosotros no nos damos cuenta de cuántas facilidades tenemos y de la suerte que tenemos en Europa de poder instalarnos a vivir en el país que decidamos y de poder viajar sin que nadie nos pida mas que nuestro DNI. Los marroquíes necesitan un visado y en muchas ocasiones es complicada su obtención. Para ellos trabajar en una aerolínea europea sin tener necesidad de visado ni permisos de trabajo y sin perder la residencia en su país y aun mas, ¡durmiendo todos los días en casa!, es algo que llevan con mucho orgullo y se les nota cuando van a trabajar con una gran satisfacción. Ellos vuelan todos los días por Europa conectando los dos continentes. Enseñarles en sus primeros vuelos, acompañarles, resolver sus dudas y volar con ellos en lo profesional ha sido una de mis mejores experiencias. La mezcla de Europa con África. Hablar inglés entre nosotros mientras trabajamos y cuando salimos juntos a disfrutar de la ciudad. Seguir procedimientos de dos formas de entender la aviación. Para mi ser parte de la primera tripulación europea basada en Marruecos es una experiencia global en lo profesional y personal. Para ellos, ser parte de la primera tripulación no europea que opera vuelos en una aerolínea europea es algo que les orgullece. Es una combinación peculiar y exquisita. En lo personal es un placer compartir su cultura, su ciudad, sus tradiciones porque son gente muy amable y calurosa donde Europa a veces debería parar a fijarse y donde he encontrado grandes personas y amistades que conservo con gran valor.

 

«Quiero dar las gracias a Diarioazafata por permitirme abrir esta “ventanita” a mi trabajo y poder contaros qué tal se viven las cosas desde dentro de la “famosa” Ryanair y en especial a Ahmed Yaddassi por venir a hasta Marrakech a entrevistarme a pesar del calor. Ha sido un placer recibirte en mi casa. Y a vosotros espero que os haya picado la curiosidad por descubrir un poco mas sobre Marruecos y ¡espero veros a bordo en alguno de mis vuelos para seguir charlando!. iBienvenidos a bordo! Salam!»

Hugo Rusadir.

 

Si tienes alguna pregunta para Hugo, puedes contactar con el en su mail: hugorusadir@hotmail.com o seguir su perfil de Twitter @HugoRusadir

Share: