¿Saben aquel que diu… yo soy el comandante y yo soy el policía?

by lucyintheclouds

Furia de Titanes. Choque de dioses. Batalla de fantasmas. Conversaciones de besugo.
Llamadle como queráis, pero lo cierto es que cuando se juntan dos personajes que creen tener el poder del mundo en sus manos, las conversaciones que derivan del encuentro son realmente surrealistas.

– Señorita, disculpe, mi equipaje no cabe bajo el asiento.
– No se preocupe, señor. Se lo subo al portaequipajes.
– No, necesito llevarlo conmigo.
– Ah, ¿lleva usted líquidos? Se lo pongo, si quiere en el armario que tenemos a ras de suelo.
– No, es que esto tiene que viajar conmigo.
– ¿No llevará un animal ahí dentro, no, señor?
– No señorita.
– ¿Lleva algo de lo que no se pueda separar?
– Sí, señorita.
– ¿Y qué es?
– Un arma
– ¡¿Una qué?!

– ¡Capi! ¡Capi! ¡Que hay uno ahí que dice que lleva una pistola?
– ¿Qué?
– Que dice que no me da la bolsa porque lleva una pistola
– ¿Pero es polícia?
– Yo que sé. He escuchado arma y he venido a esconderme en cabina avisaros.
– Pregúntale si es un policía y si es así, que te enseñe la placa y que venga. Malditos maderos.

– Oiga, señor, ¿es usted poli?
– Soy inspector del Cuerpo Nacional de Policía, señorita.
– A ver su placa.
– ¿Cómo?
– Que me enseñe la placa, que me dice el capi que me enseñe la placa y que vaya allí a hablar con él.

– Sí, dígame.
– No, dígame usted a mi. Identifíquese. ¿Cómo que lleva un arma a bordo?
– ¿Que me identifique? Perdone, pero ya me he identificado a los responsables del embarque.
– ¿Es usted policía?
– Soy Inspector del Cuerpo Nacional de Policía. Sí, llevo mi arma a bordo, por supuesto.
– Pues yo soy el Comandante de este vuelo. No puede llevar un arma a bordo si no está de servicio, sin avisarme.
– ¿Y eso quién lo dice?
– Lo digo yo que soy el Comandante.
– Perdone, pero el Estado me ha dado este arma y me autoriza a llevarla 24 horas encima.
– A mi eso me da igual. ¿Está usted de servicio o en viaje oficial?
– No, vacacional.
– ¿Por qué no ha facturado usted el arma?
– Porque de mi arma, yo no me separo.
– ¿Tiene usted los resguardos, la documentación?
– Por supuesto.
– ¿Y por qué no la ha facturado? El arma no puede ir con usted en la cabina. Hay que bajarla a bodega.
– Oiga, que soy policía nacional, y usted un conductor de un autobús con alas.
– A mi me da igual lo que sea usted. Por mi como si es el mismísimo Jesucristo. Aquí el comandante del vuelo soy yo y yo decido cómo y de qué manera se vuela en mi avión.
– De ninguna manera. Yo voy a volar en este avión, y lo haré con mi arma.
– Bájese de mi avión.

Y así estuvimos un buen rato, decidiendo quién tenía «da power»…

El caso es que, por si no lo sabéis, el procedimiento que tiene que seguir un policía siempre que no vaya en servicio, para viajar en avión es el siguiente:

El arma siempre viajará en bodega. No está permitido el transporte de armas en cabina de pasajeros en ningún caso.
El arma se factura en un estuche, con la munición por separado. Siempre sé presentará el DNI/pasaporte, la licencia del arma, la guía de pertenencia, el billete de vuelo y la tarjeta europea de armas, en la oficina de Intervención de Armas del aeropuerto.

Además, el portador del arma tendrá que rellenar el impreso 790 y pagar la tasa correspondiente. Se introducirá una copia de la documentación dentro del estuche del arma, y la otra copia se le entrega al portador para que la presente en el mostrador de facturación junto con la autorización. Se mostrará de nuevo el DNI y el billete de avión. Allí se precintará y se facturará en el vuelo correspondiente.
El arma se recoge en destino en la Oficina de Intervención de Armas.

El arma, señores, va en bodega. En cualquier otro caso, si se porta el arma a bordo siempre, siempre, siempre se le comunicará al comandante y será él quien decida si se queda el arma en cockpit, si la puede portar el policía o si se baja a bodega.
Esta vez, sí, el comandante es dios.

Artículos Relacionados

7 comments

Manu julio 14, 2013 - 18:15

¿Y al final qué pasó? ¿El policía se quedó en tierra? ¿Se le obligó a facturarla? ¿Cedió el comandante?

Reply
lucyintheclouds julio 14, 2013 - 18:16

Jjajaja!
Se le obligó a facturarla 🙂

Reply
Sylvia Montenegro julio 14, 2013 - 18:39

Así mismo es!!! El Comadante en su avión es Dios!!! ♥

Reply
Noticias de aviación y turismo julio 17, 2013 - 13:54

Yo me sé, también por trabajar en el gremio, una muy buena. Un municipal que viajando de vacaciones (para qué quiere un arma un municipal fuera de su ciudad y en vacaciones ¿?), como la quiso llevar también de «tapadillo» sin avisar en embarques, ni a bordo, puso su bolsa de mano en el rack…..¡y se la robaron! No veas la cara que se le quedó al pasajero a la llegada. Hoy en día las FFCC de seguridad cumplen el protocolo a rajatabla. Como bien dice Lucy, si van en comisión de servicios traen la documentación de su comandancia o comisaría y si no quieren conflictos suelen avisar en la puerta de embarques para poder informar al comandante y desde la zona de control de seguridad también lo hacen a la compañía aérea correspondiente.

Reply
Carlos Mendiondo agosto 10, 2013 - 12:12

Copiloto comenta en el cockpit en voz alta,,»que Turbulencia Dios MIo «,, y alguien le responde «Dime comandante nomas»..

Reply
José Escoriza septiembre 23, 2013 - 19:38

El Comandante sí que es Dios en su avión. El Poli también se creía que era Dios, pero Dios sólo puede haber uno. ¡Y viva el Control de Seguridad por donde pasó el policía con la pistola! Si, tal como dijo el policía, no estaba de servicio, ¿cómo es que no detectaron el arma en el escáner o en el arco? En este caso, suerte que no era un terrorista. Seguimos siendo un país tercermundista.

Reply
Javier octubre 3, 2013 - 20:18

Así es, para bien o para mal, el comandante es la máxima autoridad en su avión, y responsable de la seguridad del pasaje y tripulación. Por eso lo mínimo que tiene que hacer el agente,es presentarse y comunicar que porta un arma,y de no facturarla se le puede exigir que la deje en el cockpit, aunque no es lo recomendable. En una ocasión se le disparó en tierra, al cogerla el piloto y atravesó el fuselaje sin causar heridos, por suerte.
¿Que como ha pasado éste hombre el control? Pues sencillamente identificándote al personal de seguridad con los papeles y su placa.
Cuando se deportan presos,los suelen acompañar agentes armados y compañías como Air Europa y Swiftair, hacen a veces, vuelos llenos de este tipo de «pasajeros».

Saludos y felices vuelos¡

Reply

Leave a Comment