Todo eran risas hasta que llegó la maquinita de la venta a bordo

by lucyintheclouds

Selección de quesos, chapatas de jamón ibérico y lomo, canapés, brownies de chocolate y doughnuts, y hasta bandejas completas de comida caliente. Gratis. Para los pasajeros.

Sé que las nuevas generaciones, esas que habéis crecido sin asiento asignado en el avión, desmarcando las casillas de «quiero un seguro de viaje, un plus para mis skis y que me busques un coche de alquiler», muriéndoos de calor en pleno verano por llevar puestos 4 jerseys y 2 abrigos porque no os caben en la estúpida maleta de mano, y pagando 3€ por un café en un vaso de cartón, no vais a creerme, pero hubo una época en la que la comida era gratis. En la que no se vendían calendarios con TCPs en bikini. En la que podías llevar tu maleta de mano, un bolso y el abrigo. Sí, todo al mismo tiempo.
En la que comprobaban tu billete en la puerta de embarque de Madrid, para que no acabaras en Tenerife. Tenías almohada y manta. Y prensa. Sí, era una época en la que volar era un placer.

Recuerdo los vuelos internacionales. Una copa de cava para todo el pasaje después del despegue. Toallitas y frutos secos mientras se preparaba la comida caliente: «¿carne o pescado, señor? ¿Tarta de queso o fruta? ¿le puedo recomendar un vino tinto?».

Todo el pasaje estaba satisfecho y los de catering siempre subían un par de bandejas de más, así que las tcp’s podíamos darnos el banquete en el galley mientras los pasajeros leían el periódico.
Una fiesta, vamos: brownies al horno para nosotras, cerveza y whisky a gogó para los pasajeros.

– ¿Puede darme otro vino, señorita?

– Por supuesto, caballero. Le dejo una bolsita de nueces de Macadamia y otra de almendras Marconas.

– Gracias, señorita.

– De nada, caballero.

– Capi, quieres otra Coca-Cola

– Sí, please. ¿me traes algo de comer?

– ¿Quieres una chapata de jamón?

– Sí, y una de lomo.

– ¡Marchando!

– ¿Puedes añadir un par de botellas de agua de más a la reposición catering? Así nos las llevamos al hotel.

– ¡Claro! Ya he pedido cuatro. Así tenemos una para cada uno.

Y así. Un no parar…

Pero un día cambié de compañía aérea y los carros estaban como… ¡precintados!. Todo contado, todo tasado y no estaba bien visto que te comieras un muffin de chocolate sin el consentimiento previo de la sobrecargo. Que sí, que bueno… que si era sólo uno, pues vale, te lo comías y tal… pero nada de pedir botellas de agua extra o malgastar las toallitas.

Las cuentas de la venta a bordo se hacían en plan «a lo aproximado», tirando por lo alto. Que sabíamos que si el vuelo era de españoles teníamos que tener buen cálculo mental y cobrarles bien, que los españoles somos muy así, muy de contar. Pero si el vuelo era de nórdicos que ya iban tajados a la mitad del vuelo, pues les cobrabas a ojo. Como dejándote guiar por el promedio de cervezas de otros nórdicos. Eso compensaba todas las veces que cobrábamos de menos, que haberlas habíalas.

– 15€, Sir

– ¿15€?

– Yes, 15€

– Ok… 15€

Y todos contentos. Que a ver, que no estoy diciendo yo que les cobráramos siempre mal, no, no digo eso. Digo que a veces, pues les cobrabas casi, casi bien y ya si eso después hacías cuentas. Unas comisiones que nos levantábamos de la leche. Que estábamos todos deseando hacer los Escandi para hacer cuentas con los amigos nórdicos.

Pero ¡ay amigo! un buen día llegó la maquinita de contar. Un híbrido demoníaco entre calculadora científica y blackberry rudimentaria que no te dejaba cobrar ni un céntimo de más, ni un céntimo de menos. Te devolvía un ticket de compra, y así el cliente tenía la fiel certeza de que no le estabamos tangando pasta cobrando demasiado por error, pero los quebraderos de cabeza que nos daba la maquinita eran finos filipinos:

– Mariloli, no puedo seleccionar las Pringles en la maquinita

– ¿Otra vez se ha vuelto a estropear? Pues selecciona algo del mismo precio y ya está

– ¿Seguro?

– Sí, ¿qué vamos a hacer? ¿regalarle las patatillas al pasajero? no podemos… ¿dejar de vender? no podemos.

– Vale, selecciono los palitos de queso, que cuestan lo mismo.

– Aquí tiene señor pasajero, su ticket de 2.50€

– Pero yo no he pedido palitos de queso, he pedido Pringles y aquí pone palitos de queso

– Oh, lo siento señor, pero la maquinita no me deja seleccionar Pringles y he tenido que seleccionar lo de los quesos.

– Pero si tengo que reclamar algo, esto no es real. Quiero el ticket de las Pringles.

– (5 segundos mirándole fijamente con cara de pez. Sonriente, pero cara de pez) ¿Me lo dice en serio?

– Sí, claro.

– No puedo darle un ticket que ponga Pringles porque no me deja seleccionar el item «patatas»

– Entonces no las quiero

– Pero señor, si las desea, no hay problema. El ticket pondrá cheese snacks pero serán sus patatas.

– No, así no las quiero.

– Ok, ¿quiere los palitos de queso en su lugar?

– No, gracias.

– Señor, en teoría no puedo darle las patatas porque no me cuadrará después la cantidad de productos vendidos con el importe. Pero como no es culpa suya, esta vez le regalo las patatas.

– Gracias. ¿podría darme los palitos de queso también?

Are you fucking kidding me? Pero… ¿no me dijo usted que no quer…?

– He cambiado de opinión. Quiero los palitos

– Ok. Son 2.50€

– Sácame el ticket

– Ya lo tiene de antes.

– No, ese es el de las patatas

– ¿El de las patatas que le acabo de regalar?

– En mi empresa no saben que me lo acaba de regalar y yo tengo que pasar los tickets de gastos. Más tickets, más gasto, más dinero para mi.

– Devuélvame las patatas. Aquí tiene sus palitos de queso y su ticket.

Lo siguiente que vi fue al pasajero metiéndose 10 patatas en la boca mientras me miraba desafiante y me decía algo así como «antes no había que pagar nada. Ladrones»
En ese momento me di cuenta de dos cosas: de que la gente es ñorder y de que la venta a bordo iba a hacer estragos entre los pasajeros. Comenzaba una batalla campal pasajero vs. tcp, que finalizaba el día en el que algún iluminado decidió poner el combustible justo en sus aviones. Enfadarse por pagar unas Pringles ya era cosa de nenas…

[wp_ad_camp_3]

Artículos Relacionados

20 comments

Reena febrero 6, 2013 - 11:24

Lo siento pero discrepo. Yo he volado con British a USA y Australia y con Singapore Airlines a Singapur y volar sigue siendo un placer, especialmente con la ultima.

Le teneis una mania a las low cost que no lo entiendo. Si pagas lo que pagas por un vuelo no pidas la luna. Si yo pago 1500 euros por un BCN-Singapur-BCN entonces pide la luna.

Reply
LucyInTheClouds febrero 6, 2013 - 11:54

Hola Reena. Gracias por tu comentario. Creo que has entendido mal el artículo, ya que hablamos de la venta a bordo, no de las low cost. Es una pena que no te hayas enterado.
Tampoco le tengo manía a las low cost. Yo vuelo con ellas sin problema. Con todas excepto con Racanair.
La luna no se pide en ninguno de los dos casos. Ni con 60€ ni con 1500€. Eso deberías tenerlo claro. ¡Saludos!

Reply
Irenita558 febrero 6, 2013 - 12:52

A ver que la gente veo que no se entera! A mí me ha encantado el post Lucía me sentí identificada jaja, cuando la máquina «chifla» y no te deja seleccionar lo que quieres y tienes que poner algo del mismo importe para acabar tocando el inventario… total que al final las cuentas nunca sale bien jaja

De todas maneras la gente es la leche, yo una vez rompí una botella de vino a un pasajero en OPO ( la botella estaba arriba en una mochila para empezar… y al bajarla se rompió… ) así que invité al pasajero a algo del carro, eso sí, pretendía pedirme lo más caro…en fin…

Un besote buen post!

Reply
LucyInTheClouds febrero 6, 2013 - 15:41

Gracias Irene! Ay esos OPO! Qué recuerdos! 😛

Reply
pepe febrero 6, 2013 - 13:32

Bonito comentario.lastima que toda esa gente que siempre a viajado con rayaner y otras compañías del mismo estilo. no saben lo Bien que se viajaba antes .Buena comida ,Bebías lo que querías ,fumabas, dormías y siempre con una sonrisa cómplice de las Azafatas.Pero ahora por lo visto les gusta viajar como ganado o casi. Yo pagare mas pero seguiré viajando con las compañías de toda la vida A pesar de la dichosa maquinita un cordial saludo. A todo el personal aéreo y a todos los viajeros que todavía no a perdido el buen gusto para viajar

Reply
CristinaFdez febrero 6, 2013 - 14:21

Pero vamos a ver…. Quien ha dicho algo en contra de las Low Cost? Yo he trabajado en las mismas compañías que Lucía y, lo siento mucho si te ofendo Reena porque no es mi intención,estoy totalmente de acuerdo con ella. No se pueden comparar los vuelos en los que te trataban como un señor y los vuelos en los que te peleas para sentarte lo más cerca de la salida deemergencia pensando «Por favor que lleven combustible para el aeropuerto alternativo….».
Yo tengo experiencia como pasajera en racanair y os la voy a contar brevemente: alrededor del año 2006/07 tuve que hacer una entrevista de trabajo en Londres, me avisaron con 2 días de antelación así que, como en todas las compañías los precios estaban por las nubes,reservé un vuelo de ida y vuelta con racanair. 70€ creo recordar. No tuve ningún problemacon el equipaje, he de decir…. Al entrar en el avión me identifiqué al sobrecargo cómo TCP (cosa que hacemos a menudo por si hay algún problema en el vuelo, que sepan que pueden contar con nosotros) que me miró con cara de: «Bien por ti, ¿y a mí qué me cuentas?», así que nada, me senté en mi cutreasiento con mi libro y a los 20 minutos empezó a caerme un líquido en el hombro… Sabía perfectamente que era del aire acondicionado pero era amarillo y pegajoso así que avisé a un TCP y, qué hizo? Poner una servilleta pegada a la zona del rack por la que salía e irse. Claramente, en menos de cinco minutos la servilleta se empapó y volvió a chorrear. Me pasé el vuelo poniendo kleenex pero la incomodidad no era mi preocupación, si no la seguridad…. Quizá Lucía pueda explicar qué es lo que pasa por dentro de los racks…. Sí, sí, entre donde poneis los bolsos y por donde sale el aire…
El vuelo remató con un aterrizaje después de una caída en picado y con varios pasajeros con esguince cervical. Ni que decir tiene que volví a BCN, que no a Reus con Iberia, pagando 450€ por el vuelo, y qué quieres que te diga? Pagué muchísimo más pero pude pagar por mí café y tomármelo tranquilamente sin líquido cayendo sobre mí.
¿En contra de las Low Cost? No, en contra de poner en peligro mi vida con racanair!

Siento haberme extendido tanto Lucía, pero este tema me toca la fibra…. Un gran post! Qué tiempos aquellos en los que los pasajeros eran clientes y no un simple número de asiento! Ahora ya ni eso…..

Un beso y felicidades!

Reply
LucyInTheClouds febrero 6, 2013 - 15:45

¡Cris! Gran comentario 🙂
¡Muchísimas gracias! Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. ¡Un biquiño!

Reply
Lulú enero 29, 2014 - 11:39

Racanair? Es una aerolínea nueva?. Quizás es una copia de Ryanair. Yo no estoy ni en contra ni a favor, pero después de esta compañía hay un antes y un despues en el mundo de la aviacion. Por fin se abrió un camino para todo el mundo, todos tenemos derecho a viajar en avión y no sólo aquellos que económicamente se lo pueden permitir. Si te referías a esa mima compañía con ese apodo….como llamas entonces a todas aquellas que cobran por un Alicante – Sevilla 300 euros?..j

Reply
Lulú enero 29, 2014 - 11:48

Esto parece una campaña contra FR. Jajajajajaja….. Sois súper graciosos. Lo que se demuestra es que esta compañía es lo peor del mundo y todo lo que sucede lo cuentan en TVE exagerando al máximo lo sucedido. Es una pena que en los tiempos que corren este país intente sacar a flote el producto nacional sabiendo que ellos también erran.

Reply
Alberto diciembre 2, 2015 - 10:29

Ese líquido del que hablas se llama agua, solo ocurre a veces en la primera fila y es del aire acondicionado. Tranquila que el avión no explota y no ocurre siempre, si lo pides te cambian de sitio y si no tenéis mania a ciertas low cost dejad de faltar el respeto y al menos si las nombrais hacerlo por su nombre.

Reply
Alberto diciembre 2, 2015 - 10:37

Por cierto cuando se habla de seguridad para aquellos que no lo saben la media de edad de los aviones de Ryanair es de 3 años….. Yo he volado en las clásicas compañías en aviones de 20 años. Y el trabajo de seguridad lo hacen los trabajadores, no las compañías, así q no se cuestione el trabajo de las azafatas de vuelo comandantes e ingenieros.

Reply
mari angeles febrero 6, 2013 - 23:50

Aquí lo que pasa es que queremos tarifas de Ryanair con servicio de Lufthansa.

Reply
LucyInTheClouds febrero 7, 2013 - 12:37

No te creas mari angeles. ¿Eso es lo que quieres tú? 😉

Reply
July febrero 8, 2013 - 01:41

No sabes lo que disfruto leyendo tus historias. Reconozco que llevo los aviones y aeropuertos en la sangre…jajaja desgraciadamente amo volar y mi economia no me permite pagarme un buen billete con mi num. De seat…por lo que rayanair es una de mis opciones…Pero creeme,que no hay como esas conpanias en las que aun llendo en turista,te daban toallitas para asearte y te ofrecian pasta y snacks que quisieras! Eso sin contar que con Lan Chile,nos regalaban colores y juguetitos a los ninos jaja(no os asusteis que ya tengo 21!jajaja)
un besazo y no perdamos la esperanza de que algun dia las aerolineas sean testigo de que ese : Have a pleasant flight s haga realidad…

Reply
Alejandra febrero 8, 2013 - 04:50

Eso es lo que he escuchado que sucede con muchos vuelos internos de España. Yo recientemente he tenido la oportunidad de disfrutar volar «como antes» pero fue en un vuelo internacional de bussiness de Iberia que por supuesto no pague sino que lo recibí en compensación porque mi vuelo original de clase turista se cancelo. Ahí si que me ofrecieron todas las bebidas alcohólicas existentes, salmon, 3 variedades de plato, helado, toallitas calientes, neceser con cremas, dentifrico y todo lo que le sigue. La vuelta fue en turista, y si bien no tuve que comprar nada a bordo, las comidas estaban incluidas, puedo decir que, aparte de la obviedad de que el servicio es muchísimo mas inferior que en bussiness, es mucho mas inferior de lo que era la clase turista de otras epocas, solo lo justo y necesario, nada de andar ofreciendo segunda vuelta, ni bandejas de bebidas y sandwiches libre por la noche entre otros detalles. Hablo de Iberia en particular porque con otras companias europeas he volado hace 6 años atrás y el servicio aun era aceptable, desconozco como sera ahora. Supongo que hay que entender que se paso de la época de vacas gordas a las flacas y habrá que ajustarse a la consecuencias. Tampoco soy contraria a las low-cost, defiendo la postura de que volar no sea un lujo de pocos cuando en verdad mucha gente lo necesita, y si para ello es necesario amortizar gastos reduciendo los servicios a bordo, quitando confort, poniendo limites al equipaje, bienvenido sea. No se puede pretender todo, si tenes hambre y no queres comprar a bordo, llevate tu comida y si te aburris llevate un libro. Eso no es realmente el problema, ahora cuando hablamos de escatimar en seguridad en vuelo ya estamos tratando asuntos de dignidad humana, porque así pagues 20, 300, 1000, 2000 por tu asiento, tienes el derecho a que el personal de la aerolínea vele por tu seguridad y se cumplan las normas de aviación correspondientes. Puede ser muy practico y accesible volar en low-cost, y como todo en el mercado cada cual pagara el precio de su pasaje acorde al servicio que quiera recibir, pero esto precio tiene que ser proporcional al valor de tu vida como veo que así pasa.

Reply
Sofia febrero 15, 2013 - 01:34

Alejandra, el mejor comentario sin duda!

Actualmente estoy realizando el curso de TCP y esta cuestión se planteó en el aula… la seguridad en vuelo debe ser un factor INDEPENDIENTE. Y, lamentablemente, la atención comercial dependerá del billete pagado.

Un saludo a todos desde Argentina!

Reply
Gonzalo febrero 20, 2013 - 11:57

Hola,

¿Esta parte que cito del post quiere decir que cobrabais de más a los pasajeros nórdicos y os quedabáis la pasta a modo de propina?

«Y todos contentos. Que a ver, que no estoy diciendo yo que les cobráramos siempre mal, no, no digo eso. Digo que a veces, pues les cobrabas casi, casi bien y ya si eso después hacías cuentas. Unas comisiones que nos levantábamos de la leche. Que estábamos todos deseando hacer los Escandi para hacer cuentas con los amigos nórdicos.»

Quitando minucias deontológicas no deja de tener gracia.

Un saludo

G

Reply
Alberto julio 29, 2013 - 16:25

Pobres «amigos nórdicos.» Resulta que las azafatas érais unas pequeñas Bárcenas del carrito de las chucherías y ellos no lo sabían…

Reply
Andres febrero 19, 2014 - 16:52

Totalmente de acuerdo con este gran post, yo soy un usuario frecuente de la ruta Madrid – Niza que desgraciadamente (por el precio) solo la opera Air Nostrum. Hace 5 años daba gusto volar con ellos era un servicio de primera incluso en turista ofreciendote desayunar a primera hora de la mañana y un refresco ya a partir de las 12 pero desde hace 2 años pese a los 230Euros del billete ya no incluyen ese pequeño detalle y por si fuera poco desde septiembre facturar la maleta conlleva un suplemento. Aun recuerdo los vuelos que hice en mi infancia que hasta en el trayecto Madrid – Tenerife te ofrecían la comida. Sin duda desde la aparición de Racanair (FR) la aviación a ido perdiendo muchísima calidad

Reply
Becky agosto 28, 2014 - 12:06

jajajaja… estoy siguiendo un curso que se llama Ctsa y bueno.. nos capacitan para tener más facilidad a la hora de ingresar a una aerolinea como tcp y he estado exando un ojo a algunas notas por un trabajo que tengo que hacer en grupo y nuestro tema es la vida de un tcp q realmente mucha gente desconoce y tiene muchos conceptos equivocados.. la verdad aun no estoy en el mundo de la aviación pero me encantaría estarlo! conozco a una tcp en Madrid que me dijo un día q si verdaderamente me gustaba adelante pero que es algo que hay que amarlo.. para llevarlo mejor.. ya q tiene pros y contras como todo.. pero bueno que os felicito me ha encantado esta página puedo decir que me he enamorado de la página! muchas gracias a los que hacéis parte de ella porque realmente ayuda y mucho! mil gracias :*

Reply

Leave a Comment