El galley de Nita: Así no. Pasajeros con las manos demasiado largas.

by lucyintheclouds

Como todos sabéis, los tripulantes de cabina estamos en el avión «para todo»: desde velar por la seguridad de la aeronave y sus ocupantes hasta servir café, pasando por ayudar a técnicos y pasajeros, responder ante eventualidades etc… pero para lo que no estamos es para que niñatos y listillos con la mano larga, den rienda suelta a sus frustraciones sexuales.

Siento decepcionar a los que no supierais esto, a los que penséis que porque habéis pagado un billete tenéis derecho a lo que sea, a los que os parezca muy divertido, pero eso no tiene justificación, ni si quiera cuando vais varios «amigotes» en vuelo a Ibiza para asistir a la apertura de Pachá.

Recuerdo que cuando hice el curso de habilitación en mi primera compañía surgió la pregunta de qué hacer en caso de verte en la situación de que un pasajero te meta mano, y yo (inocente) pensé que esas cosas no pasaban, que un avión no es un bareto, que a bordo hay cierto nivel de respeto y educación… pero estaba equivocada.

Apenas llevaba unos días volando cuando empecé a ver ciertas cosas, desde miradas, codazos de amigotes y comentarios «por lo bajini» con risitas cómplices… comportamientos típicos de niños de 12 años en adultos de 25, pero en general cosas fáciles de ignorar. Incómodas, sí, pero fáciles de ignorar.

Poco tiempo después me enfrente al primer «listillo» más atrevido que los demás, que se ríe más alto, grita más y dice mayores chorradas. Iba caminando por el pasillo cuando me pellizcaron el trasero. Me quedé paralizada. Eso te pasa en la calle y sabes perfectamente cómo reaccionar, pero aquí no podía simplemente girarme y decirle cuatro cosas. Pensé en ignorarle, pero me di cuenta de con eso sólo le estaría dando alas para envalentonarse todavía más, y entonces se me ocurrió que lo que tenía que hacer era avergonzarle ante sus amigotes:

-Perdone señor – dije muy seria y en voz alta y clara- ¿Quería usted algo?-
-Jajaja no, no. Jajaja, no quiero nada.
-Ah, es que como me ha tocado usted el trasero he pensado que a lo mejor necesitaba algo. – ahí ya dejo de reírse, y varias personas se giraron para mirarle; desde un papá con su niña en brazos hasta una señora mayor que murmuró algo así como «qué sinvergüenzas»
-No, no, perdona, no quiero nada.
-De todas formas si necesita algo, este botón azul sirve para llamarnos. No es necesario que nos toque ¿entendido? o tendré que avisar al comandante.
-Vale vale, perdona, no volverá a pasar. -ahí ya estaba muy serio y rojo como un tomate. Evidentemente se portaron bien el resto del viaje y no hubo más incidentes con ese grupo en particular.

Días después llegaron a bordo dos chicos muy jóvenes con evidentes ganas de juerga. No paraban de reír y de darse codazos. En general no molestaban a nadie. Era uno de los últimos vuelos de la noche y el avión iba casi vacio, como mucho debíamos de llevar unos quince pasajeros.

Aún estábamos en finger cuando empecé a hacer la demo de seguridad, ellos no paraban de reírse pero preferí ignorarlos, hasta que uno gritó bien alto:

-¡Enseñanos las tetas! – me giré y le hice un gesto a la compañera que estaba leyendo la voz de seguridad para que se detuviera, me dirigí a la parte delantera del avión y conté lo que había pasado, el comandante decidió bajar a los dos graciosos del avión que, aúnque al principio no molestaban mucho y se reían, al final bajaron del avión entre gritos e insultos, esposados y pateando. Estoy casi segura de que la próxima vez que vuelen no se les ocurrirá repetir la hazaña.

Me he decidido a escribir este post para explicaros que cuando decimos que «lidiar» con los pasajeros no es fácil, es porque a veces nos vemos en situciones realmente incómodas y desagradables: un dandy de la periferia, un cabezón, o un UM son cosas curiosas; a veces incluso divertidas. En otras ocasiones tienes a bordo a señores como Don Manuel que recompensan a los cabezones…y a veces te encuentras con cosas como estas.
Todo tiene su parte buena y mala y ésta es una de las peores partes de trabajar cara al público.
Os he contado dos anécdotas pero por desgracia hay muchas más… así qué por favor, si voláis y estáis de vacaciones con los amigos, relajaos y pasádlo bien, pero hacedlo sin perder nunca el respecto a las personas que están trabajando. Parece algo evidente pero por lo visto no lo es para todo el mundo.

[wp_ad_camp_3]

Artículos Relacionados

9 comments

Yennifer enero 16, 2013 - 05:16

Amo leer tus post, lo juro, los leo una y otra vez. A pesar de los pros y los contras cada día estoy más segura que ser tpc es lo que quiero 🙂
éxitos y no pares de deleitarnos con tus anécdotas.

Reply
Judit enero 16, 2013 - 11:03

Muy bien hecho en ambos casos!

A veces una tiene que poner el punto sobre las íes aunque cueste, y como dices hay muchos impertinentes que suben al avión con ganas de guerra.

Por suerte, a veces les sale el tiro por la culata.

Muy buen artículo, me encanta vuestro blog. Un saludo y seguid así!

Reply
Deiby Aguirre enero 16, 2013 - 11:32

A los chicos TCP no nos pasa muy amenudo no? Digo para ir preparando la moral contra las señoras pulpo.

Reply
Miriam enero 16, 2013 - 19:53

Jajaa espero que no, pero por si acaso tu vete con la moral preparada y las broncas bien ensayadas:)

Reply
Deiby Aguirre enero 17, 2013 - 00:00

jajajajaja, si lo piensas bien tiene que ser un puntazo la situación. Pero bueno supongo que cuando estás tan estresado trabajando y pensando en todo lo que tienes que hacer lo que menos quieres es que te pellizquen una nalga. En fin, el mundo del TCPísmo.

Reply
ELENE enero 21, 2013 - 20:45

Y NO SE PUEDE COGER A ESOS INDESEABLES Y TIRAR A ESOS CHULOS DE MIERDA POR LA PUERTA DE EMERGENICA???. DESGRACIADOS, SE SDEBERIA AVISAR A LA GUARDIA CIVIL CUANDO PASAN ESTOS CASOS.

Reply
Macah abril 1, 2013 - 06:28

Muy interesante y útil!

Y cómo se hubiera resuelto si el avión ya hubiese despegado? ya que no detendrían el avión para dejar a un par de individuos barados..

Reply
Arturo abril 9, 2013 - 16:02

vaya nita… no creo q os pagen bastantye como para aguantar ciertas cosas…no? no se…, yo creo q le habria partido la cara, lo q ni entiendo es por que ningun pasajero te echo una mano…

Reply
Malen septiembre 17, 2013 - 22:22

Nita, volé más de doce años y estas situaciones se me dieron mucho. Lo más lamentable era que por lo general los comandantes no te defendían, siempre pensaban en el pasajero en lugar de darnos el lugar de respeto que nos merecíamos. Estas es una de las razones que me cansaron de volar. Felicito a ese comandante y ojalá todos te apoyaran como él lo hizo. Eso también ayuda a la buena convivencia y respeto entre compañeros y evitar cada vez más el power distance. Debo reconocer que me generó mucho rencor hacia la mayoría de los pilotos. Aunque por supuesto no se debe generalizar. Saludos.

Reply

Leave a Comment