A bordoCampus DiarioazafataFormación tcp curso tcpMamá quiero ser azafata

Entrevistamos a Santiago, un TCP de Swiftair destinado en Ghana

Santiago es un TCP que por diferentes motivos se tuvo que trasladar a Madrid hace un tiempo. Entre unas cosas y otras descubrió que lo suyo era volar, así que decidió apuntarse a un centro de formación de TCP. Nada más terminar el curso comenzó a trabajar en Swiftair. Pero no creáis que empezó volando por Europa como la mayoría, no. Él apostó por África, concretamente por Ghana.

Hoy nos cuenta su experiencia en este país africano, volando para la compañía aérea española Swiftair.

-¡Hola Santiago! Antes de comenzar, desde Diario Azafata te agradecemos mucho que nos cuentes tu experiencia.

Muchas gracias a vosotros. Os escribo desde un Boeing 737-800 de la Royal Air Maroc. Para mí es un placer estar este ratito con vosotros.

-Para empezar, queremos conocer un poco más de cómo llegaste a trabajar en este mundo. ¿Por qué decidiste ser TCP? ¿Era algo que perseguías desde pequeño o fue por casualidad?

Pues si te digo la verdad es algo que siempre me gustó, pero realmente me lo planteé en serio al finalizar mis estudios de economía, cuando un buen día ví un anuncio en un periódico y decidí por fin dar el salto a la aviación.

-Tras salir de la academia, ¿te ofrecieron trabajo o fuiste enviando el cv a diferentes compañías?

Nada más terminar el curso, el orientador laboral y yo comenzamos a mover mi curriculum vitae para todas las aerolíneas. Mandé a muchas compañías aéreas y fíjate tu por dónde, la primera aerolínea que me llama, me contrata.

-¿Crees que el curso de tcp te fue útil? ¿Por qué?

Fue bastante útil porque el curso de habilitación de Swiftair parte de la base del curso inicial de TCP. No sólo por esta razón, sino porque además te permite saber qué hacer, por ejemplo, cuando vas de viaje y tienes algún percance. De esta manera ya sabes cómo debes actuar en caso de emergencia.

-Cuéntanos cómo fue la selección y a qué pruebas os sometieron en la convocatoria de Swiftair.

Me llamaron un miércoles y al día siguiente tenía la entrevista. Ese mismo día sabía si me cogían o no. De cualquier manera ellos te llamaban.
La verdad es que sólo ví a dos compañeros y ambos tenían mi edad. 

-¿Cómo fue la prueba de idiomas?

La prueba fue simplemente mantener una conversación en inglés. El entrevistador me comentó que le gustaba mi inglés… y yo quedé muy contento, la verdad.

-¿En qué consistió la entrevista personal?

Me llamaron desde la oficina y me pasaron con dos señores, ambos muy amigables. Empezamos a hablar en castellano, para pasar posteriormente en inglés. En realidad creo que fue una entrevista muy sencilla y que pese a que, como comprenderéis, estaba muy nervioso, en seguida se me pasaron los nervios y me sentí a gusto.

-Nos podemos imaginar como fue el momento en el que te comunicaron que habías sido uno de los seleccionados y que en breves volarías pero…¡mejor cuéntanoslo tú! no todas la reacciones son iguales…

Bufffff, como os podéis imaginar no me lo podía ni creer. Es mi primer aerolínea y en verdad… me pase todo el viernes, pensando en si me llamarían. No hacía más que pensar negativamente ; en que no me cogerían…
Cuando me llamaron estaba en la call y cuando me lo comunicó el jefe de auxiliares no me lo podía creer ¡me puse a saltar de alegría! Iba con mi pareja a ver una iglesia en Madrid y no paré de llorar de alegría. ¡Fue un día genial la verdad!

-¿Actualmente en que aviones vuelas? Y lo más importante, ¿dónde has estado volando en estos últimos meses?

Pues mirad, vuelo el ATR 72 200, 500 y el MD 83. En Ghana trabajábamos para Antrak Air, que es la aerolínea de bandera del país. La verdad es que los vuelos son muy cortos y apenas nos da tiempo a dar el servicio, pero en realidad disfruto mucho volando. Los pasajeros son muy agradables y casi nunca hay problemas en los vuelos.

-¿Cómo ha sido tu experiencia en Ghana? ¿Conocías el país? ¿Te lo esperabas así?

La experiencia ha sido todo una maravilla. He aprendido una profesión, pero no sólo eso, sino que me ha ayudado a crecer como persona. Creo que todo trabajo tiene ese doble beneficio y si aprendes en ambas esferas, creo que es el trabajo de tu vida, el que está hecho para tí.

-¿Cómo fue tu primer día?

Estaba muerto de los nervios, pero mi sobrecargo me tranquilizó y me hizo sentir muy cómodo. Me dijo que le preguntara todas las dudas que tuviera y eso hice. Cada día que vuelo, aprendo más y más… La verdad es que es una gozada aprender haciendo tu trabajo, porque ningún vuelo es igual que el otro.

-¿Cuál es la compañía de tus sueños en la que siempre has querido trabajar?

Pues no sé qué decirte… estoy muy agusto en Swiftair pero hay muchas Emirates, Iberia, Air Europa, Air France, Brittish Airways…

-Desde tu experiencia, ¿Qué cosas ves positivas de ser TCP fuera de tu país? ¿Y negativas?

Ser  TCP es muy positivo ya que te permite jugar con cierta ventaja, ya que el curso de habilitación que te pueden hacer en las compañías es muy similar al inicial y lo malo es que bueno creo que tienes que estudiarlo otra vez.

-Un consejo para aquellos chicos y chicas que están indecisos a la hora de decidir entre una vida monótona o una vida diferente como es la de los TCP…

Si de verdad es lo que queréis os animo enérgicamente a que hagáis el curso. Id mandando curriculums nada más salir de la escuela. Es una vida muy diferente a otra… ya que no sabes dónde vas a pasar la noche o los días siguientes. Yo estoy muy contento y hasta ahora es la mejor decisión que he tomado. ME ENCANTA ser TCP.

-De nuevo te agradecemos el tiempo que nos has dedicado, te deseamos lo mejor. Esperamos que algún día entres en la compañía de tus sueños.

Muchas gracias a vosotros, siempre es un placer compartir con los demás mi experiencia. ¡Un saludo!

Imagen ATR Swiftair:Jorge Guardia

 
[wp_ad_camp_3]

Share: