Aerolíneas A Prueba: “Iberia Express. Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul” (II Parte)

by lucyintheclouds

Generalmente busco hoteles en los que me permitan quedarme más allá de las 12 de la mañana (a cambio de un módico precio) para poder trabajar tranquilamente sin tener que tirarme en un Starbucks durante horas, o en el peor de los casos, en el aeropuerto.

Sin embargo esta vez no fue posible. Salí del hotel a las 12, miré el reloj y me di cuenta de que me quedaban 6 horas por delante hasta la salida de mi vuelo de Iberia Express.
¿Que qué hice? Pues obviamente, acampar en un Starbucks de Fuencarral durante algo más de una hora. Y cuando ya estaba harta de oler muffins de arándanos y sandwiches de pollo, me acordé de que en la T4 de Barajas puedes acceder a la Sala Vip sin necesidad de ser miembro de ningún club, sin tener contratadas dos tarjetas visa oro, tres american express gold y un riñón hipotecado. Llegas, pagas y entras.

Así que allí me pasé el resto de horas, trabajando entre super business men, pinchos de tortilla, aceitunas y cafés. Un lujo, si no fuera porque en la sala vip no tienen WIFI y tienes que conectarte con una especie de cable del demonio, de esos que hacía años que no veía (los creía extinguidos) y que a mi ordenador no le entraba por ningún sitio.

45 minutos antes del embarque me fui a mi puerta para observar a los pasajeros que iban a volar conmigo.
Me sorprendió ver a dos tcp’s de Iberia Express allí sentadas, en medio de los pasajeros. Pensé que serían tcp’s en movimiento – en posicionamiento- pero unos minutos más tarde llegaba otros dos tcps y se reunían con ellos en una esquina de la puerta de embarque. Esa era mi tripulación. Me extrañó porque nunca había visto que una tripu se reuniese en la sala de embarque, cerca de los pasajeros, para hacer el briefing de seguridad, pero supongo que en Iberia Express lo hacen así.

Espero hasta que el último pasajero embarque, para hacerlo yo al final del todo.
Me recibe Amparo, la sobrecargo del vuelo. Sonriente y un poco pizpireta me comenta que en cuanto saquen cinturones, después del despegue, puede ir al galley para hablar con ellos.

Me se sorprende positivamente la claridad con la que Amparo da la bienvenida a bordo y las instrucciones de seguridad a los pasajeros. En castellano suena como aquellas sobrecargos de Iberia de los años 80, tan profesionales y seguras. En inglés la pronunciación y la dicción eran perfectas.
Acostumbrada a escuchar cosas raras en diferentes idiomas -pero sobre todo en inglés – en otras compañías aéreas, tengo claro que en Iberia Express los tcp’s controlan bien el tema.

Durante el embarque no hay problemas de espacios para el equipaje de mano. Nadie va sentado encima de su maleta. No hay malas caras, ni problemas para que toda la familia se sentara junta. Las cosas fluyen con normalidad y rapidez. Asientos asignados, esa es la clave.

La maternidad y las programaciones en Iberia Express

Algo que os preocupa bastante a las chicas que queréis empezar a volar y que tenéis pensado ser mamás (o ya lo sois) es saber si podéis compaginar la maternidad con los vuelos.
Supongo que eso depende de cada compañía aérea, de las programaciones y de la operativa en general.

En mi vuelo no había ninguna madre, pero Mónica me comenta que desde hace un tiempo tiene que ocuparse de su hermana pequeña, así que sabe lo que es compaginar su trabajo con la responsabilidad de cuidar de un niño. Sus programadores lo saben y procuran que sus líneas sean un poco más personalizadas. Tanto Mónica, como Almendra y Amparo coinciden en decirme que el departamento de programación de Iberia Express es magnífico, que si tienes cualquier problema tratan de ayudarte, y que en general y salvo excepciones, las líneas son de mañana o de tarde, así que se puede compaginar todo bastante bien.

De todas formas, os recuerdo que esto es aviación, que las programaciones cambian y que, aunque está genial que tengamos ayuda y que se cumplan nuestros derechos, las madres no tienen que tener privilegios sobre el resto de personas que deciden no serlo. Ojo con esto. No penséis que tenéis el derecho de pedir que todas las noches estéis en casa o que no se os hagan cambios de última en vuestras programaciones.

Simona no estaba en este vuelo, pero es TCP de Iberia Express, y además es madre. Si tenéis alguna duda, ella se ofrece para aclararos lo que necesitéis saber. Nos lo ha comentado a través de Facebook, y si queréis podéis plantear vuestras dudas aquí. Nombradla para que sepa que la pregunta es para ella.

La experiencia previa de los TCPs y la uniformidad en Iberia Express

Mientras estamos hablando, Álvaro me comenta que lleva muy poquito volando. Viene de una escuela de TCPs y es la primera vez que trabaja en una compañía aérea. Está emocionado e ilusionado y dice que el trabajo es tal cual como se lo había imaginado.
Almendra, sin embargo, viene de Vueling y Mónica ha estado volando dos años y medio en Mint.
Amparo es la que más tiempo lleva en esto. Ha sido sobrecargo de vuelo en Air Nostrum durante ocho años, y después ha trabajado en Vueling.
Mientras hablamos, nos damos cuenta de que hemos sido compañeras en Air Nostrum y que probablemente hemos volado juntas desde Valencia, porque coincidimos en fechas. Pero claro, han pasado varios años y aunque a mi me suena su cara y a ella la mía, no somos capaces de recordarnos claramente.
Me doy cuenta de que hay muchos compañeros de Spanair y Air Nostrum, y también de Mint. De nuevo, eso de que solo seleccionan a tcp’s sin experiencia, no es verdad.

Antes de volver a mi sitio, me fijo en que Álvaro lleva la corbata amarilla, igual que el pañuelo de Amparo que es la sobrecargo.
Resulta que aunque parezca un poco contradictorio, el pañuelo de las jefas de cabina es amarillo y el de las tcp’s es rojo.
En el caso de los chicos, los jefes llevan la corbata roja, y los tcp’s amarilla. Curioso ¿no?

¡Este vuelo es cortísimo! Ya han puesto cinturones y yo sigo de pie en el galley mientras los chicos aseguran la cabina.
Aterrizamos en Santiago de Compostela casi 10 minutos antes de la hora programada y antes de bajar del avión, el comandante, que ha salido a despedir también a los pasajeros, me comenta que él también ha estado volando en Air Nostrum.
¡Si es que el cielo es un pañuelo!

Nuestra valoración de Iberia Express

* Puntualidad – Los dos vuelos que he hecho con ellos llegaron a destino 10 minutos antes de la hora programada.
* Tripulación Auxiliar – Muy variada. Todos con buena actitud, disposición y profesionalidad. La percepción es que les gusta su trabajo. De todas las edades, con y sin experiencia previa en otras compañías aéreas.
* Flota– Los dos aviones en los que he volado son muy viejos, con una media de 20 años. Sonido «retro» en los motores, muy fuerte. El interior de los aviones tiene un «lavado de cara» pero si vamos a los baños o a otras partes del avión, se ve «mucho hierro». A finales de año preveen tener 14 Airbus320.
* Sensación de seguridad – Media
* Servicio a bordo – Gratis en primera clase: El tipo de servicio ofrecido depende de la hora. De pago en turista: menos variedad en la carta que en otras compañías aéreas.
* Mantenimiento – Lo realiza Iberia Mantenimiento.

 

Gracias a Isabel, Simona, Sandra, Sheila y Marina, tcp’s del vuelo SCQ-MAD; a Amparo, Álvaro, Almendra y Mónica, tcp’s del vuelo MAD-SCQ. A Robert, Geni, Armando y Nadia.

[wp_ad_camp_3]

[wp_ad_camp_3]

Artículos Relacionados

4 comments

Gladys noviembre 22, 2012 - 13:28

Me encanta la tripulación, es perfecta. Se nota la experiencia, profesionalidad y seriedad en el trabajo. Cualidades que, con el tiempo, todo el mundo irá descubriendo. El post está muy bien, Lucía. Gracias por contarnos los secretillos de la «gran desconocida Iberia express».
Slds

Reply
LucyInTheClouds noviembre 22, 2012 - 13:37

Gracias a ti, Gladys! Saludos

Reply
Cora diciembre 4, 2012 - 15:17

Me encanta esta sección del blog, espero que pronto siga creciendo con múltiples datos sobre el enorme abanico de compañías aéreas que tenemos por escoger. Gracias por el post!

Reply
Andrea septiembre 20, 2014 - 17:29

Hola Lucía, ante todo e de decirte que tienes un blog fantástico y definitivamente me tienes «enganchada» pero no podía dejar pasar la oportunidad de comentar este post.
Aunque soy joven, llevo toda mi vida viajando con Iberia y Air nostrum dos compañías increíbles las cuales nunca me han defraudado y las e considerado de las mejores en el mundo de la aviación, pero hace poco realicé un vuelo Madrid-copenhagen con Iberia Express y definitivamente me defraudó, es una versión distinta de Iberia pero de muy baja calidad a mi parecer, considero que sí tienen que hacer recortes, que no sean de forma tan drástica.
Con respecto a lo leído en tu post llevas toda la razón, en mi caso el avión apenas tenía las luces de cinturones en funcionamiento salvó algunos asientos, la megafonia era apenas apreciable, sólo tenían en funcionamiento el baño posterior( lo cual es una locura la cola inmesa que se formó para tantos pasajeros) y un largo etc.
Pero lo que me impactó fue, sin duda alguna, el espacio entre asientos, ejemplificándolo, en un avión de Iberia normal los asientos de clase turista sería (aproximadamente) los de bussiness class en un vuelo Iberia express es decir cogen aviones de 150 plazas ( si no me equivoco) y los convierten en 175 juntando así los asientos.
Sé qué es la filial » barata » de Iberia , pero demasiada dejadez por su parte. Con el tema de la puntualidad estamos totalmente de acuerdo llegan en la mayoría de los casos con antelación , pero ¿a qué precio? Si el pasajero se encuentra con la in utilización de uno de los baños y prácticamente con un avión en malas condiciones.

Un saludo y sigue como hasta ahora, la verdad es que tu blog es un » aire fresco» para aquellas personas que adoramos los altos vuelos.

Reply

Leave a Comment