El galley de Nita: niños, esas dulces criaturas

by lucyintheclouds

Antes de nada quiero aclarar que a mi los niños me encantan. De cualquier edad. Me parecen divertidos, tiernos y además nos enseñan muchas cosas… y casi siempre son un fiel reflejo de sus papás. Si ellos son maleducados, sus retoños no serán mucho mejores.

En esta época del año es cuando más trato tenemos con los peques, con los que a mi personalmente me ha pasado casi de todo… He coincidido con niños absolutamente encantadores, educados tranquilos, sonrientes, que dan las gracias por todo, no molestan y además te regalan un dibujo y un besito al salir. Por desgracia son la minoría. La mayoría de ellos son ruidosos, hiperactivos y desobedientes, están excitados por la novedad de volar y no paran de tocarlo todo, meterse por todas partes y pedir lo inimaginable. También están los papás que pasan de ellos y que no les dicen ni «mu» aunque les vean quemar el avión.

* Perdone señora, el niño se tiene que poner el cinturón.
* ¡Uf! Ya lo he intentado pero es que no quiere.
* Ah, vaya… pero es que no le estoy preguntando si quiere o no, le estoy diciendo que su niño,  igual que los otros 178 pasajeros del avion, se tiene que poner el cinturón de seguridad pues va a tener que ponérselo igual – todo esto mientras el «angelito» saltaba en el asiento
* Es que se va a poner a llorar.
* Ya, y si se cae o se da un golpe durante el aterrizaje también va a llorar. Mire, es mi responsabilidad velar por la seguridad de los pasajeros, incluido su hijo, que no puede aterrizar sin el cinturón de seguridad, así que por favor, póngaselo aunque sea a la fuerza.- Volvi a los 2 minutos y ella aun estaba tratando de convencer al pequeño.

* Venga Pablito, porfa, hazlo por mami. Ponte el cinturón y te prometo que cuando lleguemos a casa comemos una hamburguesa gigante, ¿Vale?
* ¡No, no quiero el cinturón!
* Anda pablito, sé un niño bueno. ¿Quieres un videojuego? Mami te lo compra, pero ponte el cinturón, cariño.
* No- reía Pablito saltando en su asientito.

Finalmente conseguí que Pablito se sentara y se pusiera el cinturón, aunque el concierto de lloros y gritos duró hasta el desembarque.

Los UM. Esos fantásticos «mini pasajeros»

Están también los UM (uncompained menors). Niños que viajan solos, con una bolsita colgada al cuello en la que esta toda la información (nombre y edad del menor, origen destino, DNI de la persona que lo recoge, teléfonos de contacto, alergias y cualquier dato reseñable como si sufre de asma…)
En una de las compañías para las que volé había un UM habitual que se llamaba Juanma y volaba los fines de semana de Sevilla a Barcelona, ciudades en las que vivían sus papás. El niño estaba tan harto de volar que se las sabía todas:

* Señorita, ¿Y a mi por que me da un caramelo? Yo quiero cacahuetes como todo el mundo, ¿Se ha pensado que yo soy un niño?- Nos conocía a todas…

* ¿Otra vez tú? ¡Pues estás más gorda que el otro día!

* Quilla, dile al comandante que ya falta poco y que se ha olvidao de sacar lo flaps, a ver si no se va a acordar y nos la damos…-  Y a veces a Juanma daban ganas de matarlo.

* Y tú ¿Por qué no llevas anillo? ¿No te has casado todavía? A ver si se te va a pasar el arroz y te vas a quedar soltera para toda la vida…

Cada vez que nos programaban un Sevilla en viernes o domingo sabíamos que veríamos a Juanma. Pero un día dejó de venir…
¡Juanma, si estas ahí, te mandamos un saludo y unos cacahuetes!

Hay niños que viajan solos, otros que viajan acompañados por sus padres y los que viajan acompañados por la nanny, como un grupo de seis hermanos ¡6! Todos vestidos exactamente igual y a juego también con sus papis, sentados 4 filas más alante e ignorando por completo a sus retoños. Aunque para ser sincera, éstos iban tan ensimismados en sus libros que era como si no estuvieran; de pronto me los encontré haciendo cola en el galley:

* Hola chicos ¿Qué hacéis aqui?- automáticamente pensé que eran mudos, porque se limitaron a mirarse unos a otros sin contestar. Finalmente el mayor se armo de valor.
* Estamos esperando
* Esperando ¿A qué?
* A que nuestra nanny nos lave las manos- en ese momento salió la nanny del cuarto de baño, secando las manos de una de las niñas, e hizo pasar al siguiente… Cuando les di la comida apenas la miraron y con unos exquisitos modales rechazaron todo lo que se les ofreció. Aquellos niños no parecían niños y la verdad…daban un poco de repelús.

En resúmen, que los peques son monísimos y nos dan mil anécdotas para contar. Pero quisiera, desde aqui, hacer un llamamiento a los papás que nos traen niños al avión: los niños deben jugar, saltar y correr. Tienen que hacerlo porque son niños. Que lo hagan… en el parque. En los sitios públicos, aviones, aeropuertos, restaurantes… pueden hacerlo pero de otra manera; tienen que saber comportarse y eso es algo que se enseña desde pequeños. Si dejáis que vuestros hijos dejen su asiento sucio, lleno de papeles (nunca entenderé como pueden convertir una sola servilleta en kilos y kilos de «confeti»), restos de comida etc, lo mismo harán en casa y seguirán haciéndolo cuándo sean mayores.

¡Felices vuelos y feliz fin de semana a todos!


[wp_ad_camp_3]

Img HomeFeatured imagen by IMLS DCC and post image by Yogendra174

Artículos Relacionados

11 comments

Alejandro agosto 11, 2012 - 10:07

Nita, yo he sufrido algún UM sentado a mi lado todo el santo viaje, y me he arrepentido de que las ventanas no se pudieran abrir.

Reply
Nita agosto 11, 2012 - 21:07

Hola Alejandro!
yo me he lamentado de lo mismo con mas de un adulto…a todos nos pasa
gracias y un saludo!

Reply
Miriam agosto 11, 2012 - 14:52

Excelente, Nita!
Me sigue encantando como escribes, sobretodo la historia de Juanma!!
Te mando un saludo desde Suíza:)

Reply
Nita agosto 11, 2012 - 21:08

Hola Miriam, muchísimas gracias por tus comemtarios, me encanta que sigas el blog, disftuta del fresquito suizo
un saludo!

Reply
Carmen agosto 12, 2012 - 18:57

Me ha enccantado la historia de Juanma… Puñetero niño jajajajaja. Anda que no son listos ni ná los nenes, más de lo que nos podemos imaginar. Tengo hermanitos pequeños y a veces tienen cada salida que se queda una alucinada.

Reply
maria agosto 13, 2012 - 13:50

comparto contigo en que es cierto que hay niños para todo pero no es cierto que los niños sean fiel reflejo de sus padres en todos los casos ¿por qué?

porque me pasa con mi hijo,nosotros somos tranquilos (demasiado),educados ( de los que empalagan:gracias por todo,por favor,buenos días….)y sin embargo mi hijo,que aún estoy pensando qué genes le tocarían, es revoltoso,inquieto,buscando siempre el peligro,no hay manera de que diga por favor o buenos días o adios al irse…y no,no le damos todo lo que quiere y decimos no y corregimos conductas más veces de las que os podais imaginar.
así que la personalidad de cada uno es la que es por mucho que los padres nos empeñemos en guiarlos por un camino determinado…o algún día recogeré los frutos de lo que he sembrado y mi hijo será educado y respetuoso y se sabrá comportar.

por cierto…la seguridad es lo primero,para eso no hay discusión.

Reply
Nita agosto 24, 2012 - 19:04

Hola María, creo que tu lo has dicho «la seguridad es lo primero, para eso no hay discusión», es normal que haya niños mas o menos revoltos o traviesos, pero si para ti, eso no tiene discusión, no dejarás que tu hijo decida si quiere o no ponerse el cinturón de seguridad, y menos aun a base de sobornarle con comida basura y videojuegos, evidentemente cada uno desarrolla su propia personalidad, pero en mi opinión la educación que hayamos recibido dice mucho de nosotros.
Muchas gracias, y un saludo!

Reply
maria agosto 26, 2012 - 18:36

tienes toda la razón.es igual que los padres que dejan que sus hijos vayan en el coche sin estar sentados en la silla de seguridad correspondiente y con el cinturón abrochado.

saludos.

Reply
Jordi septiembre 1, 2012 - 14:37

EHHHH!!!! En los restautantes no!!!!
Que los que queremos disfrutar de un buen restaurante estamos más que hartos de los niños chillones y maleducados de los demás! Por eso no tengo hijos. Por cierto, me encanta tu blog.
saludos

Reply
socsomiadora septiembre 15, 2012 - 21:30

«-Es que se va a poner a llorar.
-Ya, y si se cae o se da un golpe durante el aterrizaje también va a llorar» Chapeau la contestación, Nita.
Pues sí, hay que enseñarles educación, pero mucha gente tiene hijos porque sí y después se despreocupan.
Supongo que esos que regalan dibujos y sonrisas a partes iguales compensan todo lo demás.
Un saludo

Reply
mike septiembre 18, 2012 - 18:54

Esto es España. Y como se te ocurra decirle algo a un niño en un restaurante, despues tienes que matar al padre, que es el que acto seguido intentara avalanzarse sobre ti por decirle al niño que se vaya a darle patadas a su señora madre.
Despues viene la denuncia por parte del padre, porque lejos de poder contigo, se va con lo que habria que haberle dado al niño en su momento.

Reply

Leave a Comment