Accidente AF447

by lucyintheclouds

Hace tres años, el 1 de julio de 2009, el avión, un Airbus A330 de la compañía Air France, caía en el Atlántico, a unos 1.300 kilómetros de la ciudad brasileña de Recife, con 216 pasajeros y 12 tripulantes, de los que no sobrevivió ninguno.
Tras 23 meses de exploración, robots submarinos hallaron las cajas negras. Este hallazgo permitió hacer una investigación más profunda de los hecho, cuyos resultados se han hecho públicos esta semana.

Según el Organismo estatal francés (BEA), que se encarga de la seguridad aérea, el accidente se debió a una combinación de errores mecánicos y humanos.
El informe describe unas condiciones de vuelo complicadas. El avión, en plena noche, se adentró en una tormenta y empezó a sufrir fuertes turbulencias. De forma inesperada, el pilóto automático se desconectó después de un fallo en el altímetro y en los sensores de velocidad del aire, que se habían congelado.

Aunque el detonante del accidente fuera técnico, el informe apunta también a una serie de errores humanos en la reacción ante esa situación extrema. El copiloto, de 32 años, que en ese momento estaba al mando de la aeronave decidió inclinar el avión más de 10 grados, frente a los cinco que indica la normativa
Un minuto y medio después, el capitán regresó de su descanso reglamentario pero no retomó el control
Según el informe esto es «un error en sus responsabilidades de mando», además de señalar que el piloto había recibido una formación deficiente.

Air France ha destacado en un comunicado que la tripulación del AF447 estaba adecuadamente entrenada y calificada, a la vez que ha puesto de relieve que los sistemas de la aeronave funcionaban y cumplían con los criterios aplicables. Asimismo, la compañía ha rendido homenaje una vez más a la memoria de los pasajeros y tripulantes que perdieron la vida en el accidente, a la vez que ha expresado su solidaridad con los familiares de los fallecidos.

img: louisvolant

Artículos Relacionados

Leave a Comment