A bordoAnecdotasCosas que pasanEl galley de Nita

El Galley de Nita: «El vuelo en el que dejé de ser tcp para ser una más»

Yo siempre había pensado que sacar un vuelo con menos de…no sé… 10 pasajeros, era una tontería. Que el gasto de combustible no podía ser mayor que lo que supone las indemnizaciones, pero parece que no es así. He sacado vuelos con solo cuatro pasajeros, e incluso con uno solo.
Recuerdo un día en el que llegamos al avión y nos encontramos con un P.I.L (Passenger Information List, o lista de pasajeros) de seis, de los cuales finalmente faltaron dos, así que pensando que iba a ser un día muy, muy tranquilo, nos pusimos a recibir pasaje muy sonrientes.

* Buenos días
* Buenos días para ti también guey! – y pensé,¡Mexicanos!, ¡vaya, al final va a ser divertido, aunque sean las siete de la mañana…!

Despegamos con normalidad. En ocasiones como esta, lo de montar el carro completo para tan pocos pasajeros es una tontería, así que lo que hacemos es preguntar directamente a cada uno de ellos qué es lo que desean tomar.
Así lo hice:

* ¿Tienes tequila?
* ¿Tequila?- miré el reloj, no eran ni las nueve de la mañana- no, lo siento, no tenemos tequila.
* Ay, ¡pinche!, y…¿tienes cerveza?
* Sí, cerveza sí.
* Pues ¡que corra la cerveza!, danos cuatro.
* Aquí tiene, son…
* ¿Así de chiquitas? Ay noo!, entonces danos dos para cada uno y sácate algo para comer pues, olivas, papas, ¿qué tienes? oye, ¿a ti te gusta Luis Miguel?
* ¿Luis Miguel? ¿el cantante? pues, sí, sí, claro, me gusta…
* ¡Claro que sí! ¡Luis Miguel es nuestra estrella!
* Si, si, claro…pero entonces ¿quieren aceit…
* ¿Y Paulina te gusta? la chica dorada…
* ¿Paulina Rubio? sí, sí, también pero…
* Y … ¿escuchaste la ultima canción que sacó? ¡yo te la pongo!

Y en ese momento sacó un ipod, con altavoz y todo. sí, altavoz. Y puso música de todo tipo: Luis Miguel, la chica dorada… ¡hasta Rocio Jurado!. 
Mis compañeras se acercaron, curiosas, divertidas, y empezó la charla: que si yo conozco este sitio de México, pues yo quiero ir a este otro…al final, ¿qué podíamos hacer?, pues nada, nos sentamos con ellos.
Alguna hasta se quitó los tacones. Nos hicimos con unos zumos para la tripulación y aquello parecía más una charla de amigos que un vuelo trabajando.
Aquel día perdimos la pose azafatil, las formas… y hasta la profesionalidad. Charlamos, reímos, lo pasamos genial.. y ¿sabeis qué? aprendimos que, a veces, es genial dejarse llevar.

¡Buenos vuelos a todos!
[wp_ad_camp_3]

img: WOMAN RESTING ON AIRPLANE by Michaeljung

Share: