Azafatas con tiempo libre que se convierten en turistas: «Al sol en las calas de Ibiza»

by lucyintheclouds

Cuando le digo a la gente que uno de mis destinos más repetidos era Ibiza, se les ilumina la cara y pronto sueltan eso de ¡Caray, qué suerte! ¡Ibiza es fiesta, playa y guiris!

Y sí, no les falta razón. La verdad es que al principio Ibiza molaba.
Recuerdo que una de las líneas empezaba en Valencia sobre las 7 de la mañana y acababa en Ibiza sobre las 14 de la tarde.
Un coche precioso nos recogía a la puerta del aeropuerto y nos llevaba al hotel. Al contrario que en otras ciudades en las que pernoctábamos, y en las que nos alojaban en hoteles de categoría Gran Lujo, en Ibiza el hotel era correcto. Más bien modesto, pero bien ubicado. Grande, limpio, con un restaurante estupendo, piscina y cerca del puerto. Pero sin grandes lujos.
Para los que tengáis curiosidad, éste es el hotel.

Después de subir la maleta a nuestras respectivas habitaciones, nos íbamos derechitos al restaurante del hotel. Comíamos tranquilamente, nos echábamos una sistecilla en el piscina y después salíamos a hacer turisteo por la isla.
Las quince primeras veces está bien. Una cervecita en el puerto, un paseo por Dalt Vila, la puesta de sol en San Antonio, unos rayitos de sol en Cala Xacarra, Las Salinas, un poco de fiesta en Pachá, Privilege y similares y un sano desayuno a la mañana siguiente en la piscina. ¿No está mal, verdad?

Lo malo es cuando las pernoctas en Ibiza se empiezan a acumular en la misma semana. En siete noches he llegado a dormir más días en el Hotel Plaza que en mi piso de Manises. Y claro, lo de salir de fiesta 4 noches por semana en el mismo sitio, empieza a ser cansado y agobiante. Los vestidos ibicencos de las tienducas de Dalt Vila ya no te hacen gracia (básicamente porque ya te has comprado todos los modelitos habidos y por haber). La puesta de sol en el Café del Mar siendo bonita, pero todas las tardes es el mismo espectáculo: guiris everywhere con banda sonora chill-out.
Así que a la vigésima vez que te doca dormir en Ibiza, empiezas a planificar un plan alternativo. Te coges un bus, te vas a la calita más alejada y te tuestas al sol hasta que se hace de noche. Y nada más.

Mi historia de hoy comenzó en una de esas escapadas solitarias a una cala ibicenca perdida.
No me acuerdo del mes, pero probablemente fuera Junio o Septiembre. Había turistas, pero todavía se podía disfrutar del sol en las calas sin tener que sufrir a los niños, a los indies que hacían la paradita obligatoria antes de continuar hacia Formentera o a los hippies ochentones que se paseaban sin reparo en taparrabos.
Aquella tarde sólo estaba yo, un par de parejas muy enamoradas y un grupito de chicos y chicas que jugaban con una pelota de fútbol. Todavía no existía el iPhone, así que me conformaba con escuchar música en mi teléfono GSM que por aquel entonces era de ultimísima generación.
Todo fluía bien. Temperatura perfecta, tranquilidad y sol. Perfecto. Perfecto hasta que la pelota cayó encima de mi móvil y casi me aplasta un brazo.

Creo que me molestó más el susto que me llevé que el golpe en sí. Tenía preparada mi retahíla de broncas. Mi mente ya había seleccionado la «bronca tipo 5: pelotazos en la playa y niños incordiando», pero antes de empezar a gritar como una histérica, apareció a mi lado uno de aquellos chicos, que se apresuró a pedirme disculpas en inglés y a preguntarme si estaba bien.
Mi cabreo se esfumó ante la insistencia del chico.
Yo sólo quería que me dejara seguir tomando el solete, pero él hablaba de un «hit you hard» y de un «new mobile phone».
Cuando logré convencerle de que todo estaba bien, él se volvió con sus amigos y yo volví con mi música.

«…Time goes by so slowly for those who wait… No time to hesitate. Those who run…» ¡Puuum! ¡Otro pelotazo!
¡Venga ya! ¿Me están puteando? ¿Es que no hay playa y playa para tirar la dichosa pelotita?
Me levanté con toda la mala baba del mundo, cogí la pelota y empecé a caminar hacia ellos. En mitad del camino, unas de la chicas me atajó disculpándose de nuevo, casi con la misma insistencia que el chico. La diferencia era el idioma. La chica hablaba español y su cara me resultaba conocida. La verdad es que la del chico también.

* ¿Queréis que me mueva? Porque si vais a seguir lanzando la pelotita hacia mi toalla, será mejor que elija la otra punta de la playa.
* No, no. Lo siento. No volverá a ocurrir. Esperame acá un momento, vuelvo ahora.

La chica volvió con una sonrisa y una propuesta para una fiesta que iba a celebrar el fin de semana con sus amigos.
¿El fin de semana? ¿Una fiesta? Ay, darling! Me marcho mañana por la mañana y el fin de semana es el único que tengo libre después de varios meses. Tú céntrate en la pelota y ya lo de la fiesta, si eso lo dejamos para la semana que viene, que seguro que vuelvo por aquí un par de noches más.

Y así, tostada por el sol y rechazando una fiesta, monté en el bus para regresar a mi hotel.
En la cena recuperé a mi compañera, que como sólo había volado 7 veces a Ibiza, todavía tenía que comprar los 8 modelos de vestido blanco ibicenco que le quedaban por adquirir.

* ¿Qué tal te ha ido con tus compras?
* Bueno, regular, al final sólo compré un vestido para mi madre y unas alpargatas para mi sobrina. Yo no pude decidirme por una para mí.
* Claro, es que son todos tan diferentes…
* Bueno ¿y a ti cómo te ha ido en la playa?
* Bien, un grupito de chicos y chicas me estuvo molestando con la pelota, pero me compensaron con una invitación a su fiesta.
* ¿Pero les conocías?
* No.
* ¿Y entonces? ¿Te han invitado así porque sí?
* Sí. La verdad es que es raro. No les conocía, pero me sonaban dos.
* Será que los hemos traído en el avión…
* Sí, será eso.

Y aquí se acaba la historia.
¿Sorprendidos?
Pues así me quedé yo cuando, una semana más tarde y ojeando el Hola que una pasajera había dejado en el avión, supe quién era el chico de la pelotita. ¿O debería decir le garçon avec le ballon?

¡Buen fin de semana! ¡Y ojo con las fiestas que rechazáis, hay mucha realeza suelta (los que no están matando elefantes, claro)!

[wp_ad_camp_3]
Stock Image: SHORELINE OF IBIZA ISLAND by Photogl

Artículos Relacionados

14 comments

virginia mayo 27, 2012 - 11:34

Primero de todo, entiendo que te canse un destino después de ir 4 o 5 veces a la semana jaja debe de ser agotador.

Y respecto a lo de los niños, ¡qué coincidencia!

A ver si escribes más posts de Azafatas con tiempo libre que se convierten en turistas, ¡porque me encanta!

Reply
Maria mayo 27, 2012 - 23:14

ay, pues yo será que soy tonta, pero no consigo descifrar quiénes eran los de la pelotita!

Muy entretenido como siempre, Lucy.

Reply
Isabel P. mayo 27, 2012 - 23:51

Ibiza mola, y mucho. Aunque uno repita veinte veces en el mismo sitio, siempre puede encontrar nuevas cosas que hacer.

Aquí os ofrezco mis nuevos descubrimientos después de 3 años en Menorca, ¡¡¡que no todo son hoteles con cucharachas!!!

http://diariodeunaprofesorainterina.blogspot.com.es/2012/05/interinas-en-menorca-playita.html

Reply
Noemi mayo 28, 2012 - 01:33

No sera el hijo de la Carolina de Monaco con la novia que tuvo que era española???

Reply
LucyInTheClouds mayo 28, 2012 - 14:49

Tuvo una novia española? No lo sabía!

Reply
Noemi mayo 28, 2012 - 19:30

Bueno despues de mirarlo, Tatiana Santo Domingo no es española, es colombiana (o al menos su padre), de ahi que sepa hablar español 🙂 lo que no se es si siguien juntos o no, yo creia que no pero en la wiki pone como si siguieran….

Reply
Cristina mayo 28, 2012 - 14:32

Hola guapa! sigo desde hace mucho mucho tus post, algunos son muy divertidos,otros como el cra cra ese de las cucarachas casi me hace morirme del asco y otros te hacen darte cuenta que no eres el ombligo del mundo cuando coges un avion, esto me ayudara a entender mejor y faciltar el trabajo a las tcp con las que viaje.
mi pregunta es un poco tonta quizas, pero me gustaria saber si me la puedes responder, y me ayudas un poco.
en agosto me voy a tenerife desde madrid y voy a reservar el asiento, no se donde estan las alas y el motor y eso que tanto molestan, elegi la fila 12 y el avion tiene 35, alli me pillan las alas? me recomiendas que lo cambie?
muchas gracias!

Reply
LucyInTheClouds mayo 28, 2012 - 14:48

Hola Cris, muchas gracias! 🙂
No puedo decirte si tus asientos coinciden con los planos porque no sé qué modelo de avión es.
Dime el número de vuelo, la fecha y la aerolínea e intento averiguarlo. Un saludo!

Reply
Cristina mayo 28, 2012 - 17:24

pues es con iberia, 6 de agosto salida 08:45 numero de vuelo 952
muchisimas gracias

Reply
LucyInTheClouds mayo 28, 2012 - 17:34

Cristina, será un A320 casi con toda seguridad. De todas formas te dejo los links del A320 y del A321 (el otro posible en caso de que no sea el A320). Ahí tienes el mapa de asientos.
La sombra azul son las filas de los planos. Las «D» son salidas de emergencia.

Airbus 320 Iberia
Airbus 321 Iberia
Un saludo

Reply
Cristina mayo 29, 2012 - 01:25

lucy muchas gracias, he cambiado a la fila 25 para que no me pillen las alas, muchisimas gracias
un besito

Reply
LucyInTheClouds mayo 29, 2012 - 10:40

De nada, guapa!
Espero que disfrutes del vuelo 🙂

Reply
Nuri mayo 29, 2012 - 18:38

Off topic, acabo de volar con South African Airways FRA-JNB-CPT y estoy encantadísima con el servicio y el personal, súper profesionales, enfocados en la seguridad del vuelo, y la comida muy decente.

Reply
Marta mayo 14, 2014 - 23:43

Hahaha, me ha encantado! Además que soy ibicenca, de padres valencianos pero vivo en Madrid.
Yo si que no tendría tiempo para aburrirme, y mis padres seguro que encantados de que les traiga cosas de Ibiza (pan payés, crostas…) madre mía XD

Reply

Leave a Comment