El galley de Nita: Desnudos on board

by lucyintheclouds

¿Os podeís imaginar la ilusión que nos hace a los tcp’s la primera vez que nos dan el uniforme de la compañía?
No siempre son bonitos o cómodos, pero la emoción de probárselo por primera vez es algo estupendo. Te visualizas en el avión haciendo la «demo» o ayudando a un pasajero, te ves como esas chicas a las que admiras y sientes que formas parte de un equipo. Es genial, dan ganas de saltar… y digo de saltar porque si supieras lo que se te viene encima echarías a correr.

Lo que nadie te cuenta es lo que cuesta planchar la dichosa camisa o la de veces que te verás poniendo la calefaccion en Agosto para que el pantalón se termine de secar YA; y lo que tampoco te imaginas cuando recoges por primera vez tu uniforme es que debido a la presurización y despresurización de la cabina (y de tu «body») trescientas veces al día, pues al final te hinchas cual globo…
Y mira que el personal del departamento de uniformidad te lo advierte ¿eh? Te dicen: fulanita, escoge una talla más grande de la que usas habitualmente. Pero tú piensas «bah, no será para tanto» y tampoco quieres ir con algo que a primera vista te queda grande, así que te vas, tan contenta, y después de unos cuantos saltos ocurre…
Yo he visto compañeras que han ganado 2 tallas ¡2! o que se tienen que aflojar 3 agujeros del cinturon ¡3! o que parece que van a tener trillizos.
Lo que nunca había visto fue lo que le pasó un día a un compañero, una calurosa madrugada de verano, en la que llegamos a Tenerife cuando estaba amaneciendo. Hacía tanto calor que decidimos abrir todas las puertas del avión y quedarnos dentro mientras tomábamos algo (la zona comercial del aeropuerto aún estaba cerrada).

Así que mientras charlábamos, nuestro compañero, un brasileño gigante y encantador, fue al carro bar a por algo fresquito para todos, y cuándo se agachó… ¡se le rajó toda la parte de atrás del pantalón! Todo. Vamos que se quedó «con el culo al aire».
El pobre volvió colorado como un tomate a pedirnos ayuda.

Vereis, las compañías te obligan a llevar ciertas cosas en la maleta aparte de la licencia, pasaporte etc…
Nosotros debíamos llevar también un costurero que todas le ofrecimos enseguida, sonriendo indulgentes, pero claro, que lleves un costurero no significa que sepas coser, ni arreglar un pantalón hecho trizas. Aún así decidimos intentarlo, y el compañero se quitó el pantalón y se puso la sobrefalda, que es la prenda que usamos para dar el servicio y que, aunque es larga, se abre a los lados.
Os lo prometo, verle salir del cuarto de baño, con los calcetines por la rodilla y tratando de cerrarse la sobrefalda desesperdada e inutilmente fue de lo más cómico que he visto nunca, (¿sabeis ese rumor de que los Brasileños llevan tanga? bien, pues es cierto)
Recuerdo que nos pusimos a tratar de arreglarle el pantalón y el pobre ya no sabía si quedarse sentado o de pie por que de cualquier forma enseñaba más de lo que él deseaba.
Y entonces las oímos. Eran unas risas por el PA (la «megafonía» del avión)
Antes os he dicho que hacía calor y que abrimos todas las puertas del avión. Que fue lo que hicieron también los compis de Iberia de nuestra derecha y los de Air Europa de nuestra izquierda. Y al ver a un tripulante en calcetines y sobrefalda, no dudaron en coger sus megáfonos y preguntarnos entre risas si ese era nuestro nuevo uniforme.
Yo creo que el pobre Brasileño aún está colorado. Finalmente pudimos arreglar el desastre y seguir el día con normalidad…
y con muchas bromas sobre «tangas».

Artículos Relacionados

12 comments

castizo mayo 23, 2012 - 07:10

ja ja, es una gran historia.

Reply
Nita mayo 23, 2012 - 11:29

Gracias Castizo! 😉

Reply
Carmen mayo 23, 2012 - 13:50

¡Pobre hombre! El mal rato que debió pasar…

Reply
Arantxa mayo 23, 2012 - 14:59

Lo que os debisteis de reír, y el pobre con la sobrefalda y vosotras de costureras. Si es que en está vida hay que saber hacer de casi todo. jeje

Reply
Sourcerer mayo 23, 2012 - 20:20

Lo mismo me paso a mi instalando un ordenador en la terminal de Tenerife sur. Tuve que pedirle a las compañeras del quiosco de alquiler de coches que dejaran unos imperdibles para poder tomar el avión de vuelta (pero yo no soy brasileño, sino más bien redondo)

Reply
David mayo 23, 2012 - 21:07

Jajaj… bueno, si llevaba tanga el brasileiro, una alegría pa la vista que os llevasteis! Ni tal mal!

Nita,fuieste tcp de Clickair?

Reply
Nita mayo 24, 2012 - 16:46

Hola David!
si, trabaje para clickair, y aunque la historia del brasileño fue en otra compañia, tambien guardo fantásticos recuerdos de click… un saludo!

Reply
Noemi mayo 23, 2012 - 23:28

Jajajaja que bueno, el pobre pasaria un mal rato, pero vosotras os alegrariais la vista y os lo pasasteis de miedo 😛
P.D: por si acaso la proxima vez que vaya en avion ponerme algo holgadito… xD

Reply
Nita mayo 24, 2012 - 16:48

Hola Noemi!
pues si, es importante recordar ponerse algo cómodo para vestir, holgado y ligero…no solo por el riesgo de que se te rompa la ropa, si no también por comodidad!
un saludo!

Reply
Cami mayo 25, 2012 - 07:40

jajaj muy divertido!, me quede con una duda.. les dan solo un uniforme y «que se arreglen» o les dan mas para que puedan ir lavandolos y cuidandolos?

Reply
Nita mayo 26, 2012 - 17:03

Hola Cami!!
pues veras, depende de la copañia pero normalmente te dan 2 prendas de abajo (una falda y un pantalón)una americana, dos sobrefaldas y 3 camisas, una maleta y bolso… y lo reponen una vez al año, y si, es responsabilidad de cada tripulante mantenerlo en perfectas condiciones, limpio, planchado…¡y entero!
un saludo

Reply
ABEL mayo 26, 2012 - 01:32

jajaa, vaya tela el pobre que verguenza dios mio..buen post Nita.
Ah oye, en que compañia trabajas actualmente?

Reply

Leave a Comment