Recuerdo aquello vuelos interminables desde el Sur de Tenerife hasta Estocolmo o Kuopio. Horas y horas de vuelo en los que nos daba tiempo a atender a los pasajeros, a poner de vuelta y media a más de la mitad de compañeros, a descansar, a aburrirnos y a ver cosas tan asquerosas que hubiésemos querido borrar de nuestra memoria.

Antes de continuar con el post, les diré, queridos lectores, que un avión no se limpia a fondo todos los días. Bueno, que yo sepa no se limpia a fondo nunca. Digamos que hay cosas que están un poco más limpias que otras, y la moqueta del pasillo no es precisamente una de ellas.

A mi se me revolvía el estómago cada vez que veía a aquellos pequeños nórdicos corretear descalzos por el pasillo y reptar por debajo de los asientos.
Es más, alguna vez no pude resistirme y se lo dije a sus padres. Pero oiga, como quien habla con una pared. Se hacían los suecos, básicamente porque lo eran.

* Excuse me ma’am. The aisle is very dirty today and your baby is crawling on the floor.
* Oh, thanks. He’s just playing, don’t worry.

No, si yo no me preocuparía tampoco si no supiera que dos vuelos antes, un pasajero indispuesto vomitó en el mismo lugar en el que el pequeño Lars está ahora apoyando sus nórdicas manitas.
Y además, he derramado medio brick de zumo de melocotón mezclado con café en las últimas turbulencias de hace 3 horas. Y el néctar del melocotón ha hecho la función de imán, para atraer toda la mierda de los zapatos de los 60 pasajeros que se han levantado al baño y que ha pisado por encima.

Antes de comenzar este vuelo, los operarios de limpieza vinieron a hacer su trabajo. Y su trabajo significa pasar la aspiradora por la moqueta del avión e intentar limpiar algunas manchas, recoger la porquería de las butacas y los bolsillos, despegar los chicles de los ceniceros, pasarle un pañito con limpiador a las superficies del galley, hacer una limpieza de los w.c. y cambiar los cabezales más arrugados de los asientos.
Es decir, no desinfectan los baños. No lavan la moqueta en seco (ni en mojado) en cada escala. No levantan los asientos para quitar las almendras, anacardos o papeles de caramelo que se cuelan por las rendijas.
Y sí. Este panorama es el de un avión que tiene contratado un servicio de limpieza que sube en cada escala y que se pasa unos 10-15 minutos adecentando la cabina. Imagínense ustedes cómo debe estar ese avión de Ryanair en el que la «limpieza» la hacen los propios tripulantes.

Pero mientras el pequeño Lars Erik pasa su camión de bomberos por encima de esa mancha con un borde amarillento, la pequeña Ingrid Anke camina descalza de la mano de su también descalza madre, mientras esperan para entrar en el baño.
Descalzas en un toilet de medio metro por metro y medio, por el que ya han pasado la mitad de los pasajeros.
Que estoy segura de que a estas alturas, el racasán tiene lo mismo de azul que la sangre de Belén Estaban.

Y es que ya no sólo se trata del suelo, sino de muchas otras superficies. Los aviones se limpian, vamos, que tampoco se trata de que ahora voléis muertos de asco y recubiertos de film transparente, pero yo os recomiendo que no restreguéis vuestro cuerpo por todas partes. Ni la cabeza por la ventanilla, ni la boca en el cabezal (la telita que está en el apoyacabezas. No no se cambia en todos los vuelos, y menos en clase turista). Y no caminéis descalzos por el pasillo…por el amor de dios, que a parte de porquería, puede haber restos de cristales. Y nunca, nunca, nunca jamás entréis al baño sin estar calzados.

Para que cotilleéis, en la foto de arriba os dejo un par de partes de limpieza en escala de un avión. Son dos partes diferentes de cuando yo volaba. Al finalizar el servicio de limpieza, se entregan a la sobrecargo para que evalúe el servicio y lo firme como «apto» para el vuelo.
Ya veis que por aquel entonces, era igual de peleona que ahora…

[wp_ad_camp_1]

Artículos Relacionados

13 comments

virginia marzo 12, 2012 - 19:52

Jajajaja bien hecho haciendo saber en el parte lo que estaba mal… Si ya dices que se limpia poco, no me imagino como estaría para poner mal. Muy buen post:)

Saludos 🙂

Reply
David marzo 12, 2012 - 20:23

Una sonrisa al acabar el día. Menos mal que Lucy tenía post hoy 😉 mañana, en ave… Jeje

Reply
SpooK marzo 12, 2012 - 23:01

Me he imaginado lo mismo, solo que en vez de un avión en un tren, exactamente igual. Pasadita rápida de aspiradora, unos meneos a los asientos con la toalla de microfibra para quitarle los restos de patatas, migas, etcétera, sustitución de los cabezales mas mal tratados y poquito, muy poquito más. Al final te das cuenta de que andas rodeado de «guarreria», aunque al final se convierte en algo más del viaje en lo que apenas prestas atención, salvo en casos de la gente que comentas, los peques tirados por el suelo jugando, la gente que anda descalzos… ay pobres! si ellos supieran!!!

Gran post Lucy, me ha gustado mucho!!!

Reply
karlosss marzo 12, 2012 - 23:12

Recuerdo en un vuelo a Punta Cana como una chica joven andaba por toda la T-1 totalmente descalza con su amiga y para colmo venia conmigo en el avion. La avisaron de que la moqueta se limpiaba pero no tanto como para que andara descalza en el avion y ella ni caso acabo con los pies negros no, lo siguiente.
En los aviones de AirNostrum la limpieza brilla un poco por su ausencia porque siempre siempre la zona que hay entre la ventanilla y el asiento parece ser q nunca ha llegado la aspiradora y siempre esta llena de porqueria! Saludos! 😉

Reply
Anahy marzo 13, 2012 - 03:48

Qué buen post, súper útil para una que es madre, y para cualquiera creo. Una no se imagina lo descuidada de la higiene ni en avión, bus o tren….

Reply
Alejandro marzo 13, 2012 - 13:31

Tengo entendido que la única vez que se limpia completamente un avión es durante «La Gran Parada». Según este artículo http://www.revistaiberica.com/De_interes/aviones.htm
ocurre cada setenta meses en un jumbo 747. O sea, que una familia normal que viaja 4 veces al año tiene una oportunidad cada veinte años de volar en un avión limpio

Reply
Alejandro marzo 13, 2012 - 13:40

Perdón, sesenta, error de tipeo

Reply
Alejandro marzo 13, 2012 - 13:51

Y son 450 años para conseguir un avion limpio

Reply
Josito marzo 13, 2012 - 15:47

¿Y la limpiadora se llamaba Arwen?

Interesante …

Reply
Alberto marzo 13, 2012 - 22:25

hola acabo de econtrar tu blog y me parece genial, porque estas describiendo tus propias experiencias como azafata y no tiene desperdicio me he reido un rato,

thanks

Reply
Pasajero Dormilon marzo 15, 2012 - 01:40

Pero descalzos-descalzos o con calcetines?…

Los suecos en sus casas acostumbran a ir descalzos (palabra!) o con unos calcetines normales o de esos con «gomitas» en la planta (para agarrarse al suelo y no patinar miserablemente), asi que no me extraña nada lo que dices.

Es tema de que alla en las casas, el suelo es de madera (parquet, para entendernos) o de moqueta. El suelo de terrazo para ellos es una cosa extraña, solo tienen terrado en la entrada al piso (leas recibidor) donde se sacan los zapatos y o se quedan en calcetines o se ponen zapatillas para estar por casa, pero los zapatos no pasan mas alla de la entrada.

Mas que nada es por no «arrastrar» la porqueria de la calle (aunque se limpian las suelas en el felpudo cosa mala, si quieres reconocer un escandinavo «al vuelo», fijate cuanto rato esta frotando las suelas en el felpudo, de 4 a 5 veces por pie) dentro de la casa.

Los crios en los colegios hacen lo mismo, se sacan los zapatos y corren descalzos por las clases, o en algunos casos, con unas zapatillas de «estar por casa» como mucho.

Tambien es normal ver a la gente en los trabajos (en las tiendas cara al publico es muy facil de darse cuenta) currando en zapatillas, no como aqui que vamos con el calzado de calle todo el dia.

Lo de la «higiene avionil»…. uecs!… se me han revuelto un poco los cacahuetes.

Un saludo desde el asiento 12 C

Reply
Jose marzo 15, 2012 - 11:48

No es oro todo lo que reluce ……

Un teclado de ordenador, tiene unas 33.000 bacterias por centímetro cuadrado …. una taza de WC medianamente limpia solo 130 bacterias por centímetro cuadrado.

Y lo mismo con los teclados del cajero, los telefonos de la oficina ….

Nos da reparo sentarnos en la taza de un WC público (lo forramos con papel) y luego tocamos objetos mas sucios sin problemas.

Saludos

Reply
Raúl noviembre 13, 2013 - 14:00

Yo en cualquier viaje de mas de dos horas y en cualquier medio, siempre voy descalzo.

Reply

Leave a Comment