Me está arrugando la americana con su maleta.
… está ocupando mi espacio del portaequipajes.
… huele a sudor.
… no quiero que recline el asiento.

Y así, mil y una acusaciones y cabreos.
Esta mañana, leyendo el nuevo post de Isidoro Merino, «Esas pequeñas cosas que joden en los aviones«, en el blog de «El viajero Astuto», he recordado un montón de situaciones vividas en el avión, en las que los pasajeros han acabado peleándose, y en la mejor de las situaciones, chivándose a la azafata; osea, pasándome el marrón a mí.

Recuerdo, por ejemplo, un día en el que el puesto de nuestro pasajero cabezón de turno, estaba ocupado por un ejecutivo listillo que se había despistado en la sala de embarque y llegaba tarde.
Le esperamos 5 minutos, con el cabreo que conlleva para el resto del pasaje que ya está embarcado.
El cabezón asomó por la puerta del avión como si todavía quedasen varios pasajeros por embarcar:

* Buenas tardes, señor. Llega usted tarde. Si demorase un poco más, nos hubiéramos marchado.
* No ha sido culpa mía. Este aeropuerto es un auténtico caos, porque…
* Da igual. Llega tarde. Pase y siéntese ya.

Cerré la puerta del avión mientras mi compañera preparaba el material para la demo de emergencia. Y cuando ya creía que estaba todo listo para dar la bienvenida a bordo, me encuentro con el cabezón en medio del pasillo, vociferando que su espacio de la maleta estaba ocupado.

* ¿De quién es este maletín? No tengo espacio para poner el mío. Este es mi espacio. Vamos, ¿quién lo ha ocupado?

A lo que un pasajero 2 filas más atrás le respondió:

* Es mío. Yo tampoco tenía espacio para el mío y lo dejé ahí.
* Pues perdona, pero este espacio es mío. Si no te importa, lo sacas.
* Sí me importa. Busque otro hueco.
* Otro hueco no. Éste es mi hueco. Haga el favor.

Y viendo que el otro pasajero no se movía de su asiento, nuestro entrañable cabezón, bajó el maletín y se lo dejó en el suelo.

* ¿Qué hace? ¿Por qué me baja mi maletín?
* Ya le he dicho que este hueco es mío. Si lo entiendes bien y si no, me dá igual.
* ¿Cómo dice? ¡Es usted un maleducado! Hemos tenido que estar esperando por usted por más de 5 minutos y ahora…

Ok, let´s go. Es el momento de intervenir.

* Buenas tardes señores. ¿Qué pasa aquí?
* Pues que este señor ha cogido mi maletín, lo ha bajado al pasillo y ha puesto el suyo.

* ¿Y por qué ha hecho eso, señor?
* Porque este es mi hueco.
* No, verá… el caso es que no hay huecos asignados a cada pasajero. Usted ha llegado tarde y tiene que poner su maleta donde haya espacio. Si me permite, yo le busco otro hueco.
* Por supuesto que no. Éste es mi hueco. Yo he pagado un billete y…
* Ni billete ni nada. Vuelva a subir el maletín del caballero y pongo el suyo, por ejemplo, aquí (1 fila delante del cabezón).
Y siéntese inmediatamente.


Vale. Vamos allá:
«…les guiarán hasta las salidas de emergencia, claramente localizadas con el letrero Exit-Salida. En el bolsillo delantero de sus asientos encontrarán un tarjetón con todas las instrucciones de seguridad. Por favor consúltenos si tienen alguna duda.»

Al segundo de apagar la señal de cinturones. ¡Ding! (os dejo el sonidillo de ambiente, para que os metáis en situación) :

* Si, caballero. ¿Qué desea?
* Quiero subir la americana, pero claro, mi sitio está ocupado.
* Señor, ya le dije antes que no es «su sitio». Mire, aquí, en el lateral del asiento tiene un pequeño colgador para colgarla, si quiere.

No había pasado ni 5 minutos desde que habíamos sacado el carro al pasillo, cuando veo que se empieza a armar otra.

* Señor, ¡Deje de dar golpes en el asiento, por favor!
* Pues échate hacia delante.
* No quiero. Intento dormir y usted no me deja.
* Me molesta el asiento reclinado.
* Perdone, quiero tenerlo así. Haga el favor de no golpearme o se lo diré a la azafata.

Efectivamente. Dicho y hecho:

* ¡Azafata!
* Si, señor. ¿En qué puedo ayudarle?
* El señor de atrás no para de dar golpes a mi asiento. Dígale, por favor, que deje de hacerlo.

La verdad es que la situación no distaba mucho de las prácticas que hice cuando estaba en la Universidad y estudiaba Magisterio.

* A ver…¿puede dejar de golpear el asiento del señor?
* Es que se ha reclinado y me arruga la chaqueta que usted me dijo que colgara en esta percha ridícula.
* Pero señor… el caballero de delante puede reclinarlo si así lo desea.
* ¿Y mi chaqueta qué? Que se arrugue ¿no?
* Señor, su chaqueta me importa menos que la final femenina de petanca de Quintanilla de Pienza, provincia de Burgos, si quiere le busco un espacio en otro rack.
* No, mejor la llevo yo aquí.

Y así, todos los días. Y cuando no lloran por el espacio de la maleta, lloran por el de la chaqueta. Y cuando no, por los niños, y cuando no son los niños, son los pies. Y si todo eso va bien, entonces se chivan a la azafata porque el pasajero de al lado ronca mucho.
Y ahí está siempre, la «Superazafata» con sus «superpoderes» de convicción. O de amenaza.
Que digo yo…¿Cuando vuelan con Racanair, a quién se chivan?

¡Feliz semana y felices vuelos!

Img: IN AIRPLANE by Pressmaster

[wp_ad_camp_3]

Artículos Relacionados

15 comments

Pacointhewaves febrero 15, 2012 - 16:57

Muuuuyyy bueno, Lucy. La verdad es que tener que lidiar con estos marrones ………

Reply
Malva febrero 15, 2012 - 17:45

Hola Lucy, enhorabuena por tu blog… lo descubrí gracias a ForoAviones, y ahora está entre mis favoritos.
Tengo pánico a volar (soy una de las que escucucha «señores pasajeros, vamos a morir» cuando anuncian turbulencias…), pero dentro de poquito montaré por fin en un avión, cosa que no hago desde hace unos seis años… tus post animan mucho, ayudan a ver una realidad que mi miedo irracional no me deja ver… por no hablar de las risas que me paso yo sola leyendo tus textos… Muchisimas gracias por todo ¡¡

Reply
David febrero 15, 2012 - 21:56

Pues cuando vuelan en RYANAIR… digo, RYANAIR, se les quitan las tonterías mayormente. Y si a alguno se le ocurre dar la tourre con alguna perogrullada… no hay mas que hablar y contestar en Ingles. Mano de santo.

En ese momento, para el 90% de los pasajeros españoles TU dejas de existir. Y a partir de ahí, el único contacto que tendrás será el Good-Bye que te soltará a la salida, muestra de su ingles «medio-alto» que todo español tiene en su CV.

También tenía una genial técnica con el glorioso y popular «RASCA Y GANA». Pero esa os cuento en otra ocasión!

See You!

Reply
tito febrero 15, 2012 - 23:32

El que entra al aviòn y se quita los zapatos sabiendo que le huelen los pies!!! Esa gente….

Reply
Carlos Fuentes febrero 15, 2012 - 23:56

Yo tengo sufrido a alguno así al lado.. ¿Y no hay manera de bajarlos del avión si tocan los eggs más de la cuenta? ¿O de entregarlos a la guardia civil en destino?
Sds
Carlitos

Reply
AnaCa febrero 16, 2012 - 03:53

Me encanta como escribes, eso lo primero!!
Y lo segundo decirte que comparto «casi» todo lo que cuentas,y aun mas…..
He volado durante 20 años, la mayoria de los cuales en la desaparecida ( y no tan recordada) Futura.Asi que pasajeros como esos,en todos los idiomas, modelos y tamaños, han pasado unos cuantos….
y compañer@s tcps y pilot@s, y destacamentos, y miles de historias similares a las tuyas.
Sigue así, me encanta leerte y que consigas sacarme siempre una sonrisa o una sonora carcajada!!

Reply
Hugo Sandoval febrero 16, 2012 - 08:46

En Ryanair si que no tienen problemas con las perchas y demás, porque como los asientos no llevan NADA, excepto la bandeja, ni bolsillo inferior siquiera, que tienen que dar las revistas en mano (y luego recogerlas por supuesto)

Es increíble la gente que encima llega tarde, se ponen a exigir, las azafatas deberían tener mano libre para repartir collejas al estilo madre, a ver si así espabilan…

Reply
David febrero 16, 2012 - 11:31

Perchas no, ni revistero.. pero entretener como nadie oye!! jaja..

http://www.youtube.com/watch?v=9KaEnj6vqXw

Reply
siona febrero 16, 2012 - 10:11

20 años como azafata de congresos y ¡me recuerda tanto a las situaciones que he pasado! … y siempre me pregunto lo mismo ¿como se relaciona esta gente en su vida diaria? su casa tiene que ser un poema …
Un saludo,
SIONA

Reply
Pat febrero 16, 2012 - 12:10

Lo de chivarse a la azafata no siempre funciona, yo lo probe una vez porque papi sentado en la fila de delante le puso 101 Dalmatas a todo volumen a su angelito para que se calmase, primero le dije a papi que por favor le pusiese unos cascos a su angelit0 o que bajase el volumen y me mando a tomar viento fresco, se lo comente a la azafata y tres cuartos de lo mismo.
En otra ocasion fue el de atras mio el que se chivo a la azafata de mi, porque el respaldo del asiento que me habia tocado estaba roto y se reclinaba solo (no suelo reclinar el asiento porque normalmente ya me he dormido para cuando dan la sennal de desbrocharse el cinturon y ademas a mi me fastidia que me lo hagan asi que procuro no fastidiar a los demas) y la azafata me hecho la bronca porque cuando fuimos a aterrizar seguia reclinado y yo ‘que esta roto, que no se mantiene vertical’ y ella erre que erre y yo le dije que si no habian comprobado los asientos antes de embarque.

Reply
Dani Jou febrero 16, 2012 - 18:07

Horas muertas del trabajo colgado del wifi de la empresa, que mejor compañia que la de este blog.
Un excelente aporte a la blogosfera.
Fuerzas y sigan aportando, nos hacen felices, nos sacan sonrisas, y aprendemos por sobre todo que es lo que no debemos hacer.
Buenos vuelos. =.)

Reply
Miriam febrero 16, 2012 - 18:58

Jajajajaja es buenísimo! Justo ayer volé con Ryanair, y me quedé alucinada en el aterrizaje, hubo así como un montón de humo (yo ya iba bien agarrada al apoyabrazos, que era la primera vez que volaba con ellos, pero tenía escuchado cada cosa…), y parecía mismo que el piloto dejara caer el avión, y poco después pusieron una música de trompeta, y mis compañeros de celda empezaron a aplaudir. Después de escuchar semejante melodía me quedé en shock jaja, y dije yo: ‘Prefiro ir en carro de bois’ (es gallego)

Reply
David febrero 17, 2012 - 05:55

Flipo! Mi abuela era de Quintanilla de Pienza! ¿Como conoces un pueblo que tendrá 15 habitantes?

Reply
LucyInTheClouds febrero 17, 2012 - 11:05

Jajaja! Una, que tiene que saber un poco de todo!

Reply
trotamundos febrero 26, 2012 - 10:13

Es un tanto increíble para mi. Me educaron en no molestar a los demás. Uno de mis traumas frecuentes es viajas en avión. No ya por lo cómodo, incomodo, esperas, etc.

Lo que sufro es a mis compañeros de viaje.

1.- Si, caballero o señora ese niño llorando intensamente o gritando durante 2 horas molesta, no pongan esa cara de sorprendidos. Ademas el hecho que se vaya a pasear por el avión, sin/con el niño no lo mitiga. Bueno, democratiza la molestia entre la gente. Que no se si lo ven con buenos ojos.

2.- si, si el niño ha hecho sus necesidades, si, huele! Puede ir al aseo y cambiarlo. No esta penado por la leí.

3.- vaya el número de reposa brazos es igual a de asientos pero el señor/a no lo comprende, hay uno sin apoyabrazos en un lado.
Ademas, eso que golpa su codo, son mis costillas!

Para esto conseguí la técnica de la revista. Vertical apoyada en el apoyabrazos y empiezan las miradas molestas pero al menos viajas con las costillas protegidas.

4.- el de los zapatos o que no cabe y pone las piernas donde las tuyas, ah! No hay sitio suficiente en tu asiento, hay que llevar las piernas abiertas por alguna regla de las líneas aéreas?
Ese toca convivirlo en tu rodilla. Justo cuando se duerme un poco, la mueves y te mira mal, respuesta una sonrisa, unas cuanas veces después la suele retirar.

5.- El de atrás que o bien golpea el asiento porque esta el niño en fase, o te pone la mano para rozarte la calva o no sabe como se abre la bandeja, o hinca as rodillas para comprobar la elasticidad.

Normalmente con bajar a tope el asiento se da cuenta.

Hay muchas mas tipologías de viajero molesto. Y poco a poco voy desarrollando técnicas, para los olorosos un poco de colonia en spray y suelen darse cuenta.

Pero lo que no aguanto es el de hablar por teléfono o con el portátil hasta despegar o incluso despegando. Una vez les llame la atención al sobrecargo de Airfrance porque se que uno no se puede fijar en todo pero en un portátil abierto??? O un movil y alguien hablando? Cuanto estaría yo a favor de una multa de 100 euros y que 80 fuesen para el que los descubriese!.

Volar se ha convertido en algo vulgar! ;-P

Reply

Leave a Comment