Cuando una azafata de vuelo empieza su andadura profesional, se ve tan motivada e ilusionada que es incapaz de imaginar todas las cosas negativas que tiene esta profesión.
Si lo único que te importa es la experiencia de volar 6 meses o un año por eso de decir que has sido azafata, por ligarte al comandante y por «conocer sitios» entonces tranquila; lo más probable es que no te dé tiempo a ver la parte difícil y seas tú una de las que nos dá la fama de niñas engreídas, superficiales y un poco ligeras.

Si no te interesa nada de lo anterior y simplemente te gusta esta profesión, entonces… hablemos claro. Lo he comentado otras veces en el blog… Para ser TCP tienes que tener una verdadera vocación, porque aunque hay cosas realmente buenas, también existe una parte dura que irás descubriendo a lo largo de los años.

Y cuando digo que tienes que tener vocación me refiero a que tienes que ser consciente de cosas como estas:

* Te has quedado sin Navidades, días festivos, cumpleaños de tus sobrinos, día de la Madre, día del Padre, Reyes, Santa, fines de semana… Puedes pedir tus días libres al mes, pero en fechas señaladas, todos tus compañeros los pedirán también, así que despídete de pasar muchos momentos especiales con la gente que quieres. Aprovecha tus días libres y el privilegio de volar como extra-crew para dar una sorpresa a tu familia o para visitar a tus amigos.

* Te tiene que gustar la gente. Ahora que me he bajado del avión, comento abiertamente los prototipos de pasajeros, las técnicas que tienen para sacarnos de quicio, los momentos malos…Pero mientras estás volando, la seguridad y el pasaje son lo primero. Hacer un vuelo agradable a tus pasajeros, no significa que pases 20 veces por el pasillo vendiéndoles perfumes, coca-colas o cafés.

Se trata de responder con una sonrisa, de ofrecer conversación a los que te la piden, de hacer carantoñas a los bebés que viajan a bordo, de entretener a los niños haciendo un monstruo de pajitas y servilletas, de preguntar uno a uno si hay algo que podamos hacer por ellos para estar más cómodos. Así es como los pasajeros agradecen de palabra, y muchas veces por escrito, el trato de su tripulación.

* Aprende a relativizar y a asumir cambios. Es probable que la mayor parte de los días no llegues a tu casa a la hora que esperabas. Los retrasos afectan a los pasajeros y por supuesto te afectan a tí también. Tendrás que batallar con ellos y después asumir que tus horas de descanso también se reducen. Además hay bajas de compañeras que debes cubrir, hay cambios inesperados en tu programación y quizá esta noche te toque dormir en Toulouse y cancelar aquella cena con tus amigos que tenías pensado celebrar en casa.

* Tienes que ser una persona con carácter y autocontrol. Primero, porque los pasajeros creen que tienen todos los derechos que ellos consideren oportunos, por haber pagado un billete; están realmente equivocados. Segundo, porque hay situaciones que requieren autocontrol, fortaleza psicológica y resolución inmediata, como es el caso de las emergencias. Si eres una persona que se queda bloqueada cuando la sartén de tu cocina se prende fuego, si te pones nervioso cuando ves un accidente en la carretera o si a la mínima que alguien te lleva la contraria tu te rebotas, te cabreas o elevas el tono de voz, te aseguro que ésta no es tu profesión. Ante momentos difíciles, párate a pensar lo que dices antes de hablar. Respira, sé empático, ponte en la situación de los demás e intenta dar una respuesta que no empeore todavía más las cosas. Ante situaciones de emergencia, aplica todos tus conocimientos, mantén la calma y recuerda que los tripulantes técnicos son personas preparadas en las que debes confiar.

Repasa todos los días tu manual de emergencias y si eres sobrecargo no pases nunca por alto un buen briefing a tu tripulación. Así sabrás cómo de preparados están para asumir una evacuación, apagar un fuego, ayudar a uno de los pilotos en caso de indisposición del otro, actuar en una despresurización o tratar con los pasajeros más conflictivos.

* Olvídate de planificar citas médicas, revisiones, trámites administrativos…eso déjalo para los días libres o para tus vacaciones. Los días de trabajo vivirás única y exclusivamente para el avión. Precisamente por lo que te decía antes, es probable que nunca puedas llegar a esa cita programada porque tu horario no se ha cumplido.

* Cuida tu imagen. Al principio todas estamos monísimas con nuestro uniforme. Nos pasamos minutos y minutos delante del espejo para que el moño, la coleta o la trenza estén perfectas. El maquillaje es un ritual, los zapatos brillan, en el abrigo no hay ni una motita de polvo, ni un pelo…¿Y cuando pasan los años? Deberás seguir esforzándote porque así sea. No solo muestras tu imagen, sino que también eres la imagen de tu aerolínea.
Además, la comida del avión no es ninguna maravilla y todos tendemos a picotear constantemente cosas que llevamos a bordo: almendras, anacardos, muffins, sandwiches…y cuando te das cuenta, ya tienes 2 tallas más encima que serán realmente difíciles de perder si ya tienes malos hábitos.

* Sé paciente. Muchas veces a los comandantes se le suben las barritas y las estrellas a la cabeza, y piensan que son dioses a los que debes adorar y complacer. La culpa de esto la tienen, en gran parte, las escuelas y las compañías aéreas, que desde el principio te inculcan obediencia máxima y escrupuloso respeto al comandante. Respeto, que a veces alguno no muestra hacia la tripulación auxiliar. Así que ya sabes, el comandante es el que decide, el que tiene poder en el avión, pero no deja de ser un jefe más como en cualquier trabajo. Es una persona más y merece todo tu respeto igual que tu lo mereces de él.

Si un día quieres sorprender a la tripulación y a los pilotos, haz un café espumoso; seguro que te agradecerán no tener que desayunar ese café horrible de la cafetera del avión. Para sorprenderles, abre 3 capsulitas de leche de las que ofreces a lo pasajeros, ponlas en una vaso de plástico y échale un par de cubitos de hielo. Pon otro vaso encima de éste y envuelve los dos con una servilleta. Ahora, con esa especie de cocktelera que acabas de improvisar, bate la leche hasta que se empiece a formar la crema. El hielo hará que se convierta en espuma y tendrás algo parecido a un capuccino. Acuérdate del hielo; si no se lo pones, por mucho que batas no lo conseguirás.

* Asume los cambios que se producirán en tu cuerpo. Aunque muchas personas no lo saben, los diversos cambios de presión en el mismo día te acabarán pasando factura. De hecho, las varices, la tripa y los tobillos hinchados o los problemas en los oídos son molestias que pueden derivar en enfermedades crónicas y comunes en muchas azafatas.
A veces, entre un día y otro no hay tiempo para deshincharse y la incomodidad de que nos apriete la falda, el dolor de cabeza que se nos levanta, las molestias en la tripa y el dolor de piernas comienzan a ser tu día a día. Nunca jamás vueles con un catarro, ya que la mucosidad alojada en la garganta y en los oídos, harán que el cambio de presión en el descenso del vuelo te provoque unos dolores horribles e incluso te explote el tímpano.Este es el motivo principal por el que los bebés comienzan a llorar todos al mismo tiempo cuando dejamos la altitud de crucero y comenzamos a descender. Muchas veces las mamás no saben qué les ocurre, y si les preguntas si el bebé está constipado seguro que la respuesta será que sí.
Os aseguro que el dolor es insoportable. Si os ocurre a vosotros como tripulantes o como pasajeros, os recomiendo que antes de que los tcp´s aseguren la cabina para el aterrizaje, les pidáis que hagan lo siguiente por vosotros:

Dentro de un par de vasos de plástico (uno dentro del otro) hay que meter unas cuantas servilletas que se empaparán completamente con agua hirviendo de la cafetera o del hervidor. Con el culete de otro vaso de plástico aplastáis las servilletas bien para sacarles todo el agua y os ponéis el vasito en la oreja, de manera que el vapor que emana de las servilletas hirviendo penetre en vuestro oído. Cuanto más caliente lo aguantéis mejor, ya que el vapor hará que se ablande la mucosidad y el oído pueda descomprimir el aire alojado más facilmente.

En las escalas, eleva las piernas sobre los reposabrazos de un asiento y cuando llegues a casa aplica Trombocid y una crema de efecto frío.
Si eres pasajero y haces un vuelo transoceánico, levántate cada 2 horas del asiento, mueve los tobillos y estira las piernas.

Más truquitos y recomendaciones en el próximo fascículo 😉

Dreamstime image by Kakigori

Artículos Relacionados

17 comments

javi de miguel octubre 31, 2011 - 17:01

Me ha parecido super interesante tu blog. Te leo!

Reply
James octubre 31, 2011 - 17:23

Buenísimo!! Me apunto algunos trucos que también nos valen a los pasajeros!

Reply
Cristo Bolaños octubre 31, 2011 - 18:24

Ojalá se prodigaran más estos trucos, y dejáramos atrás los estereotipos, en aras de conocer mejor esta profesión tan sacrificada.
Gracias nuevamente 🙂 espero tus posts como agua de mayo.

Reply
Luis Barreiro octubre 31, 2011 - 19:38

Lucia, ¿podrías explicar un poco más lo de ayudar a un piloto en caso de indisposición del otro? No sabía que os preparasen para esos casos.

Reply
onlyme octubre 31, 2011 - 21:20

Si leo todo esto y cada día me gustaría más ser TCP, ¿es que de verdad es mi vocación?
Gran entradsa

Reply
Noemi octubre 31, 2011 - 22:09

Jaja me encanta el blog 🙂
Una pregunta (igual vale para el siguiente fasciculo) ¿Que podemos tomar para el catarro en caso de tener que coger un avion obligatoriamente? (vamos que tienes que si o si)

Reply
Los consejos de la azafata más polémica de la red | Desde.CO noviembre 1, 2011 - 06:02

[…] » noticia original Esta entrada fue publicada en desde que. Guarda el enlace permanente. ← La (intolerable) respuesta de Marruecos sobre el Sahara Resumen de la acampada de indignados en Sant Paul’s Londres → […]

Reply
Los consejos de la azafata más polémica de la red | Desde.CO noviembre 1, 2011 - 06:03

[…] » noticia original Esta entrada fue publicada en vuelos. Guarda el enlace permanente. ← Otro aeropuerto sin aviones. Ryanair deja durante el invierno el aeropuerto de Reus En España los gorrinos vuelan en business → […]

Reply
Los consejos de la azafata más polémica de la red | Desde.CO noviembre 1, 2011 - 06:04

[…] » noticia original Esta entrada fue publicada en viajes. Guarda el enlace permanente. ← La expansión del universo se puede explicar sin necesidad de la materia oscura Fotos a color de la devastada Varsovia de 1947 → […]

Reply
Sergio noviembre 1, 2011 - 10:33

Gran entrada, me encanta leer tu blog y poder ver todos los secretos y trucos de esta profesión. Sigue así 😀

Reply
LIZ noviembre 1, 2011 - 21:52

Oh! que interesante! Yo quiero ser azafata, o auxiliar …pero aun sigo investigando, soy mexicana y piden 1.60m hasta donde e elido asi que es un pequeño obstaculo… pero seguire luchando por ser alguien como tu …Felicidades por tu blog

Reply
Gaditano Piloto noviembre 2, 2011 - 01:34

Como siempre genial Lucy! muy bueno el truco para el café! jejeje que cobazo a la peña!! jaja

Reply
Lore noviembre 2, 2011 - 17:14

Me encanta tu blog !
Tengo una duda, qué quieres decir con » conocer sitios», q en realidad no da tiempo a visitar? y lo único q conoceis es el aeropuerto y los hoteles?

Reply
Firiel noviembre 3, 2011 - 12:41

Uff lo del catarro lo sufri yo un vuelo Barcelona-Malaga y fue la hora y media las larga de toda mi vida 🙁 Se me taponaron completamente los oidos y me crujian tela, llegue sorda total y al dia siguiente casi seguia igual y cuando fui a mi doctora me dijo que era por el catarro y la presion… anda que si llego a saber lo del truco, pero bueno nunca es tarde asi que muchas gracias!!!

Reply
roberto noviembre 6, 2011 - 01:54

yo tengooooo uno cuando tengasn muchas ojeras o bolsitas debajo de los ojos agarran dos aspirinas (bayer) infantil ( las que son rosaditas y huelen como a fresa) las trituran y las van a echar en un recipiente con con dos dedos de agua helada casi q congelada y con unos algodones redonditos los remojan en el agua con aspirina y se lo colocan sobre las ojeras como lo hacen con los pepinos- cuando el algodon se caliente lo vuelven a remojar en el agua y asi susecivamente hasta que sientan que el agua esta caliente o pasados 10 minutos – hagan eso a diario y siempre mantendran la cara sin ojeras espero les sirvas saludos desde venezuela =)

Reply
María noviembre 9, 2011 - 22:14

Antes de nada felicitarte por tu increíble blog, ahora me gustaría hacerte una pregunta que me parece muy curiosa: ¿dónde estáis las azafatas cuando no andáis por el pasillo del avión?
Muchísimas gracias y espero que sigas compartiendo tus aventuras aeréas.

Reply
Sara febrero 16, 2013 - 02:58

Amo Este trabajo!!! Y Seguiré! para lograrlo 🙂 Una Mujer Completa es una azafata!!! 😉 Exitos a todas las que sigan está carrera!

Reply

Leave a Comment