– ¿Y yo para qué quiero un chaleco salvavidas debajo del asiento? Ya sé nadar. Sería mejor que en los aviones pusieran paracaídas.

Bueno, me parece un razonamiento aceptable. No todo el mundo tiene que por qué saber que cuando te caes en medio del océano, no van a venir a buscarte dentro de esos 10 minutillos que tú puedes nadar sin cansarte. Ni tampoco, que es probable que te dés un pequeño golpe en la evacuación y que en el mejor de los casos pierdas el conocimiento. Ni que la temperatura del Mediterráneo no es la habitual en el Pacífico. Tampoco tienen que suponer que el mar esté ligeramente «picado» o que haya olas de más de 10 metros.

Así que yo creo que el chaleco, a parte de para que los nietos de Maruca, Pitita, Cuca y Nati (que a su vez, son hijos de Cova, Alejo, Gala, Lourdes y Mateo) estén monísimos en su velero, sirve también para que flotes en caso de amerizaje.

El tema del paracaídas es un poco más complejo, pero para los que tenéis la duda, voy a tratar de explicarlo de manera fácil.
De todas formas, recordad que soy una «simple camarera del aire», así que puedo estar equivocada. (Oh! ingenieros del mundo, acudid a mí para ilustrarme!)

Como resumen a todo el ladrillazo que os voy a contar, comentaros que llevar un paracaídas en el avión sólo serviría para una cosa: para que no hubiese supervivientes…Partiendo de esa base, detallo:

Los aviones comerciales vuelan aproximadamente a una altitud entre 33 y 40 mil pies, que son entre 10 y 12 mil metros (para Canis y Chonis, entre 10 y 12 kilómetros o «como del polígono a la zona pija, mentiendes?).
A esa altura a penas hay oxígeno en la atmósfera, así que si abriésemos la puerta del avión, en unos segundos dejaríamos de respirar. Es por eso por lo que las cabinas están presurizadas. En caso de una despresurización, se podría respirar con las mascarillas de oxígeno. Primer motivo por el que no utilizamos paracaídas.

Precisamente esa diferencia de presión, entre otros factores, impide que las puertas se puedan abrir en altitud de crucero. Y si alguno logra abrirla, que vaya bien abrigadito, porque con los -40º que debe hacer ahí fuera, puede volverse cubito de hielo en unos segundillos. Así que he e respirar, la solución sería decirle a los pilotos que descendiesen hasta una altitud óptima para lanzarse, pero imagino que cuánto más alto vuelen y a más velocidad, más posibilidades hay de que puedan llegar hasta algún aeropuerto o área en la que puedan realizar un aterrizaje de emergencia.

Además, pensad en qué podría pasar en el supuesto caso de que estuviéramos a una altura en la que se pudiera respirar y abrir las puertas. La velocidad del avión (no menos de 800 km/hora) sería un gran impedimento para salir ileso del salto, y casi seguro que recibiríamos un golpe contra el fuselaje, contra uno de los planos, o incluso que los motores nos absorbiesen.

Además, si ni siquiera nos prestáis atención cuando os enseñamos cómo utilizar un chaleco salvavidas, imaginad la que se puede liar en caso de que cada uno de los 200 pasajeros tuviese que abrir su paracaídas fuera del avión.
Ya me estoy imaginando a la tcp de turno, en medio del pasillo poniéndose el paracaídas, mientras su compañera reza: «en caso de emergencia, tírense del avión usando su paracaídas. Para su uso, extraiga el contenedor del paracaídas de debajo de su asiento, pase el harness entre sus piernas. Ahora entre sus brazos. Una vez colocado, asómese a la puerta y arrójese al vacío sin contemplación…Por favor, no tire de la anilla hasta que haya caído unos cuantos metros y note que se le empieza a congelar el cerebro»
Ya me imagino a más de uno corriendo por el pasillo del avión con el paracaídas fuera, por si acaso en el aire no se le abriese…


Aún así, que sepáis que algunas avionetas y aviones ligeros, sí se llevan paracaídas. Y no, los avioncitos de Air Nostrum no se consideran avionetas.

Image: http://www.gettyimages.es/detail/108194949/Vetta«>Veta
[wp_ad_camp_3]

Artículos Relacionados

16 comments

José Maria marzo 21, 2011 - 22:49

Excelente post, como acostumbras. Ayer volví de Minsk a Barcelona en dos saltos, pasando por Praga. En el segundo tenía esa información actualizada en pantalla que tanto nos entretiene cuando viajamos ya de noche: 39000 pies y de -54º a -60º por ahí fuera.

Eso sí, la luna era una maravilla. ¡Quién piensa en paracaídas con un vuelo tan maravilloso!

Saludos y gracias por estar ahí.

Reply
Navegante100 mayo 2, 2011 - 01:23

En primer lugar me encanta tu blog.
En segundo creo que el problema es que no interesa y ahora me explico.
La mayoria de los aviones tienen las puertas en los laterales por lo cual está claro que en estos es dificil lo de no golpearse, pero si esto se lo hubieran planteado en los años 60 no estariamos en esta situación ahora y todos los aviones comerciales tendrian una salida de emergencia en la cola para que no te golpearas con el avión. Evidentemente es inviable modificar un avión para esto, o plantearse la fabricacion de otro modo ,como mucho serian quebraderos de cabeza para salvar a unas 1500 personas al año y eso no compensa(estoy siendo sarcástico contra las compañias aereas).

Luego con respecto a la altura, está claro que a esas altitudes no se puede saltar, pero teniendo en cuenta que al final acabas estrellándote contra el suelo o O pies , inevitablemente el avión estará a una altura a consejable en algún momento si o si.

Por otro lado si la gente no quiere saltar, o le da miedo o cualquier problema con el caos en el avión, solo hay que informarles que o saltan o se estrellan creo que en un momento así todo el mundo lo entenderá La decision es secilla : te quedas en el avion y mueres,
o te tiras en paracaidas y mueres o no.

Deberiamos pensar en que dejarian de ganar mucho dinero si pusieran 80 paracaidas tuvieran revisarlos a diario, variar los protocolos de seguridad , un dinero que las compañias aereas prefieren no gastarse y que los accionistas no admitirian…

Y si alguien me puede responder a esto: Sin contar los sistemas de prevención en aviones, tenemos en caso de accidente: cinturones, salvavidas y oxigeno, igual que hace 40 años ¿Decirme en esos 40 años otro sistema de seguridad que, en caso de accidente, se a instalado en los aviones? repito en caso de accidente, la respuesta es ninguno.

Solo se instalan mejoras en los aviones en cuestión de prevención y siempre después de acontecerse un accidente aereo importante(con fallecidos de por medio). Sin embargo en los coches se han intalado airbags, cinturones amortiguados…etc….3.

Y para finalizar ratificar que, en caso de accidente, el coche es más seguro que el avión estadisticamente. Sin embargo la probabilidad de tener un accidente es mayor en coche que en avión.

Un saludo a todos.

Reply
Luis julio 10, 2012 - 11:37

Hola,
La verdad que nunca había pensado en mirarlo por Internet, pero sí había pensado en este tema desde hace años. No hay sistema ni dinero que pueda comprar una vida humana. Creo que está todo dicho

Reply
Reynold Doforno marzo 22, 2011 - 01:00

Yo supongo que eso de «mejor un paracaidas que un chaleco» la gente lo dice de coña.

Es posible saltar a gran altitud con paracaidas (más o menos a 8000 metros, a más altura creo que es del todo imposible, salvo que la tecnología haya avanzado muchisimo, cosa que no creo ni tengo referencias). Son los saltos HALO o HAHO (high altitude-low opening, o bien high altitude-high opening) o sea, que hay saltos en los que saltas a 8000 metros y abres el paraca a muy baja altitud, más o menos a los mil quinientos metros y hay saltos en el que saltas a esa altura y abres el paraca ya.

Para estos saltos, que no pueden hacer todos, en la brigada paracaidista española, por ejemplo, son poquitos los que pueden hacerlo y siempre fueron, al igual que en otros cuerpos similares de otros países, hace falta un entrenamiento muy duro y estar en una más que aceptable forma física, además de eso no llegaría un simple paracaidas, son paracas especiales y a mayores hacen falta unos trajes especiales, con máscara, oxigeno, etc. Es un equipo que no se pone en cosa de segundos. Vamos, que el avión se estrella o ameriza y el 99% del pasaje no se puso nada de nada.

Después está lo de que a esa altura y a las velocidades de un avión comercial no se podrían abrir las puertas (creo), pero aún pudiendose abrir el aire te pegaría literalmente al fuselaje y ahí te quedas, ni saltas ni ocho cuartos (pasa alguna vez en saltos normales en aviones militares cuando se realizan por puerta lateral), o sea, todo el pasaje pegado al fuselaje.

Por último tendríamos la cosa esa del pánico, casualmente y en su día vi a más de cuatro, que habían pasado todo el curso y entrenamiento para ser paracaidistas decir «yo no salto» porque la verdad, por mucho entrenamiento y mucho paracaidas que lleves… ver todo tan pequeñito allá abajo da cierto cague que no todo el mundo supera.

Por último, y aún saltando a baja altura, un paracaidas requiere de cierto «manejo» que ni se abren por arte de birlibirloque ni «vuelan» solos, hay que saber abrirlos, guiarlos y llegado el caso saber solventar un «pulpo» o una «doble campana» si tienes tiempo claro.

Creo que como bien dices el chaleco es lo mejor en esos casos que ojalá no sucedan pero están ahí, rezar igual no ayuda mucho, pero en ciertos momentos pensar en como seguía el Padrenuestro después del «venga a nosotros tu reino…» puede ser de gran distracción durante unos segundos que pueden ser vitales para no enterarte de que te fuiste al otro barrio en un plis plas.

Y anda que no fardas en el otro barrio, todos contandote que murieron de cancer y chorradas así y tu vacilando de hostiazo en avión y contándoles a los amigotes en el bar del Paraiso lo de que te ponías el chaleco y el avioncito cascó contra un iceberg de trescientos metros cuadrados que inexplicablemente estaba allí, en medio del Atlántico Norte ¡puñetero calentamiento global oye!

Reply
Patch marzo 22, 2011 - 08:31

Yo sería de las que, o lo abrirían todavía a bordo del avión o no me acordaría de abrirlo hasta muy cerca del suelo. De todas maneras yo tenía entendido que el chaleco se puede usar como airbag si te piñas contra el suelo, ¿no? 😛

Reply
Karkadam marzo 23, 2011 - 09:50

Muy buena la explicación, hay que ver lo fácil que es entender las cosas si uno usa el sentido común.

Saludos

Reply
Ruben marzo 29, 2011 - 14:30

Es curioso el hecho de que todo aquel que no es paracaídista (yo lo soy) suele utilizar el término «paraca», y que luego en el mudillo, nadie utilice ese término. Pero si, hay muchos problemas infranqueables, y los ha descrito bien Reynold Doforno.

Respecto al tema de la velocidad, precisamente el pasado sábado, que fui a saltar, me fije la velocidad a la que avanza el avion cuando empezamos a saltar: unos 60 nudos (aprox 110km/h), y esto desde luego es un problema para un avión comercial (el paracaidismo se suele hacer desde aviones de hélice), porque no se yo hasta qué punto puede perder velocidad sin… ejem… «caerse».

A Patch le diré que el paracaídas se abre por la acción del aire y la velocidad de la caída; dentro del avión no se puede abrir: se te queda hecho un burruño (y tampoco puedes saltar con el burruño de la mano, no se desplegaría). Por lo demás, los paracaídas normales (principal + reserva) llevan un dispositivo que, una vez activado, hace que, a una determinada altitud (unos 200-300 m) se abra por si sólo el paracaídas de reserva si se está aún en caída libre. Y… si te «piñas» contra el suelo.. a la velocidad que lo haces (unos 200km/h) no hay airbag que valga 🙂 Eso si: no te ibas a enterar, al menos.

Reynold Doforno: una «doble campana» se produce por tener abiertos, a la vez, principal y reserva 🙂 Y el «pulpo» es uno de tantos casos de aperturas incompletas de la campana principal.

En general, lo más probable para alguien sin conocimientos es que intente abrirlo, se le enrolle al cuerpo y se mate. Y bueno… si en un avión pones unos poquitos para dárselos a los que «sepan», lo único que produciría eso es un caos en el que todos intentarían (con razón) pillar uno para intentar salvarse. Así que, temas técnicos aparte, o pones para todos, o para nadie. Y poner para todos, es inabordable económicamente.

Reply
Reynold Doforno marzo 31, 2011 - 01:30

Estimado Rubén, no, no soy paraca, ya no, tengo 46 años y dejé la BRIPAC con 19, no volví a saltar, no se como hablais ahora los paracaidistas y por otro lado me da igual.

Una doble campana, en mis tiempos, era que una cuerda (por culpa de un plegador borracho) pasaba sobre la seda y hacía eso, una doble campana, la solución era cortar la cuerda con una navaja que tenía la hoja curva y que todos llevabamos encima. Nunca escuché eso de abrir dos «paracas» a la vez, pero bueno, quien sabe, de todo hay en la viña del señor y gente para todo.

Si había que abrir el «paraca» de seguridad, a veces, en el caso de un «pulpo». ¿cuantas campanas lleva tu paracaidas? ¿o le llamamos seda? es que campana era cuando estaba abierta, cerrada es una simple seda circular o en ciertos paracaidas rectangular, lo digo porque como en un pulpo se te abre la principal a lo mejor es que llevas dos campanas, o cuatro, o seis, vete a saber.

En aquellos años lo del «pulpo» tenía mal arreglo, más que nada porque no era una apertura incompleta, se podía dar el caso de que el «paraca» se abriese pero se quedase totalmente estirado, sin que se abriese la seda y formase la campana que amortiguaría tu caida con lo cual lo tenías jodido, bastante jodido, la solución era, si saltabas «con enganche» (supongo que sabes lo que es eso) tratar de abrir la seda lo más rápidamente posible manipulando las cuerdas y si no se abría soltar ese «paraca» y bajar con el de reserva.

Pienso que deberías de preguntar, no hacer de menos a los demás diciendo cosas como «Es curioso el hecho de que todo aquel que no es paracaídista (yo lo soy) suele utilizar el término “paraca”, y que luego en el mudillo…» hubiese sido más bonito preguntarme donde y como había saltado y por qué utilizaba el termino «paraca» y no «paracaidas», cosa que a lo mejor hoy en día cambió en la BRIPAC y como hoy todo es tan correcto y descafeinado a lo mejor obligan a los «paracas» a no usar estos términos tan guerreros, no lo se, pero de aquella si, si que se usaban.

Dudo muchísimo, aún con mis escasos conocimientos, que tu te hayas enfrentado a un pulpo o a una doble campana, más que nada porque en el paracaidismo deportivo los «paracas» por lo que he visto en alguna ocasión, son de otra manera, se cuidan ciertos detalles, etc. que no se cuidan, quizás, todo lo que se debería en la Legión Paracaidista y un paraca rectangular, deportivo, lleno de colorines y fabricado en nilon ligero es bastante distinto de uno militar, de combate, también supongo que nunca te quedaste pegado al lateral de un Hercules por no dar la patada al saltar, me imagino que debe de cambiar un poco el saltar a 500 kilómetros hora de hacerlo desde una Cesna a la velocidad que tu comentas, luego está eso de saltar de noche, hacer un salto HALO, etc. etc. etc.

En fin, disfruta de tus saltos pero mejor sin ir de «masca» ni de enteradillo con los demás. Y ya digo, puedo estar equivocado, hace como veinticinco años que no salto desde un avión, ni de menos que lo hecho, solo tuve la desgracia de tener que hacer la mili y aquello era una forma de hacerla ganando 30.000 pesetas al mes y haciendo algo distinto, que no útil.

El asunto es que desde un avión comercial no hay santo que salte con un paracaidas, que es de lo que trata esta chica en su post.

Reply
Nerea marzo 31, 2011 - 03:13

Antes de nada: Felicidades por el blog. Me parece algo de gran ayuda (por lo menos ami y estoy segura que también a muchas personas que no encuentran la suficiente información, tienen dudas.. y creo que no hay nada mejor que «las respuestas» de la mano de una verdadera azafata que sabe lo que dice y no dice lo que escucha por ahi..) Bueno, ya me estoy enrrollando.. jeje lo que yo te queria preguntar es lo que yevo intentando saber mucho tiempo.. soi de VIGO, tengo 19 años y mido 1`65 (por si así te es más facil contestarme) desde siempre ser azafata de vuelo o aeropuerto es el trabajo que persigo. La verdad.. el inglés muy basico! pero.. me interesa más aora mismo por temas familiares lo de trabajar en aeropuerto, sabras que el de mi ciudad (vigo) no es demasiado grande pero me encantaria entrar, lo que no sé es que tengo que hacer (ago algun curso que lei de azafatas de tierra http://www.tcpgalicia.com/curso_azafata.php , o como puedo hacer? ) Mil gracias por tu tiempo y espero una respuesta 🙂

Reply
Efrén abril 13, 2011 - 12:59

Hay otro detallito que no estoy seguro de si se ha mencionado, creo que no. Aparte de todos los motivos enumerados (que son los más importantes, dicho sea de paso), no sólo es imposible su uso, es que además no sería viable equipar ningún avión comercial con una media de 100/150 paracaídas (o más del doble si hablamos de un B747 o un A380). Demasiado volumen y demasiado peso (y gasto). Alguien diría que todo sea por la seguridad del pasaje (el mismo que formulaba la pregunta inicial, supongo), pero perder media tonelada (por dar una cifra al azar, puede que sea más) de carga o de carburante para un dispositivo que no aprovecharía para nada es otro motivo para que no se usen. Se podrían rumiar mil métodos de «fantasía» sobre cómo resolverlo, pero si los que se dedican a pensar esas cosas no han encontrado nada, por algo será. En fin, no será el motivo más imporante, si acaso «my two cents» a este tema.

Aprovecho para felicitar a la autora por este blog que descubrí no hace mucho. Sin duda es una iniciativa genial para difundir algún conocimiento aeronáutico útil entre la sociedad, algo que sin duda agradecemos todos aquellos que nos apasiona el tema.

Un saludo
Efrén

Reply
MARISA abril 28, 2011 - 10:25

Acabo de descubrir este blog y poco a poco voy a ir leyendo sus entradas. Suelo viajar 4 ó 5 veces al año en avión y es cierto que con frecuencia pienso que en algunos vuelos sería más «práctico» un paracaidas que un chaleco salvavidas, pero normalmente lo hago con una sonrisa interna y en los vuelos Valencia-Madrid, por ejemplo, porque ahí como no caigas en un pantano …… 😀 Suscribo casi toda la teoría paracaidística y pasajeril expuesta, tanto como viajera como saltadora (hasta un día en el que me dije, en pleno salto :» ¿yo qué hago aquí?» y dejé de saltar.
En mi opinión, parte de la «culpa» de que algunos pasajeros pidan paracaidas la tienen las películas que muestran a los héroes saltando de un 747 y saliendo ilesos del mismo, así como otras burradas varias, y que existan personas que se las crean.
Un saludo a tod@s y buen dia.

Reply
Juno mayo 1, 2011 - 00:11

Estoy de acuerdo en que sincronizar decenas o centenas de saltos es inviable, así como en el hecho de que no se puede abrir un avión por las buenas a diez mil metros de altura.
No obstante, en casos como China Airlines 611, TWA 800, Lockerbie, Air India 182, GOL 1907 o Uberlingen (desintegraciones de aviones en pleno vuelo), sí que te puede servir el paracaídas con una serie de condiciones:
1. Entrenamiento previo en el manejo del paracaídas.
2. No encontrarte cerca de un motor, dado que la explosión te quemaría vivo en el acto.
3. Encontrarte cerca de una zona de ruptura del avión en caso de no haber salido despedido del mismo, de forma que puedas saltar al aire más fácilmente.
4. El equipo de paracaídas (casco incluido) lo tienes que llevar puesto durante todo el vuelo, de forma que si el avión se desintegra de pronto, lo único que te quede por hacer sea activar el paracaídas (una vez que hayas caído, a ser posible, 1 ó 2 kilómetros en caída libre como mínimo). Hay gente capaz de recuperar la consciencia perdida inicialmente como consecuencia de la falta de oxígeno a gran altura una vez que están a 8 ó 7 km de altura.

No obstante, hay que aclarar que los saltos habituales en paracaídas se hacen a 4 km de altura, se cae en caída libre 1’5 km y entonces se abre el paracaidas. Por tanto, a más altura, si bien no es imposible que el paracaídas funcione (hay algún caso afortunado), no se puede garantizar el éxito. Además, al no estar permitido subir bombonas de oxígeno al avión, tendrás que exponerte a la cruda atmósfera en todo momento.

Asimismo, es lógico que una compañía aérea no reparta paracaídas en los aviones, porque casi nadie (o nadie) sabría utilizarlos y se aumentaría demasiado el peso del avión (lo cual puede ser fatal), pero no hay problema, porque se permite subirlos a bordo como equipaje de mano (aunque lógicamente, tendrás que renunciar a subir otras cosas como hand baggage, puesto que excederías el peso y dimensiones permitidos).

En resumen, el paracaídas no te garantiza nada, pero al menos te puede dar una oportunidad para salvarte.

Reply
Navegante100 mayo 2, 2011 - 01:29

«En resumen, el paracaídas no te garantiza nada, pero al menos te puede dar una oportunidad para salvarte.»

Efectivamente en un mundo de ciegos el tuerto es el rey. Si voy a morir por lo menos dejarme cumplir mi ultimo sueño… ¡Tirarme en paracaidas! que pierdo por intentarlo…

Reply
Alejandro julio 9, 2011 - 14:11

Pues mira, creo que por pedir, podemos pedir un paracaídas. Claro, que si caemos sobre un desierto tampoco nos sirve el chaleco. Así que deberiamos llevar cinco litros de agua por persona. Un manual de supervivencia. Algunas monedas de oro, para cambiar y que nos dejen usar el teléfono. Una pistola para defendernos de las fieras. O si caemos en la selva, tenemos que llevar tambien un machete cada uno, para las serpientes y cortar las cuerdas del paracaidas cuando nos enredemos en las ramas. Ah! y suero antiofídico y antialacranes. Por supuesto, mapas detallados de todos los paises por donde vuele el avión. Gafas antidestellos por si caemos en el polo. Y raquetas para nieve o esquíes. Equipo detector de minas por si caemos en Afganistan. ¿Ya dije el camello para el desierto?

Reply
lucyintheclouds julio 13, 2011 - 13:23

Creo que te falta lo del camello xD

Reply
4xsample febrero 11, 2012 - 13:49

Los paracaidas de campana con guia no son tan difíciles de manejar, además que un aterrizaje sin manejarlo te dejara roto pero no muerto.
Hay aviones con puerta de carga trasera como el DC9 (que también se usa en paracaidismo, centro de paracaidismo de perris valley) o el mastodontico y omnipresente Hércules, del que he saltado por la puerta trasera solamente, y usado para saltos de gran altitud 30.000ft o lo que son casi 10km o para big ways (saltos en grandes formaciones).
Lo que esta claro es que mas allá de una mota de esperanza, un paracaídas no sirve de nada en un avión comercial.
Pongamos, siendo optimistas, que, en caso de accidente, un 1% del pasaje sobreviva gracias a este sistema.
Analicemos costes:
15 kg de paracaídas, multiplicar por cada pasajero y miembro de la tripulación y restarlo de la capacidad de carga del avión. Aumentaría el combustible necesario por pasajero incrementando los costes por billete.
Unos 4000€ por equipo y un manteniminento anual de 300€.
Eso por cada plaza de pasaje en todos los aviones.
Si no se lleva a cabo morirán apenas unas 4 o 5 personas mas al año.
Una putada si eres el que se habría salvado pero… Es 100 veces mas barato que paguen a tu familia la indemnización pertinente.
Y es barato para todos los demás.
Que el año pasado se hayan muerto 4 o 5 personas, hace que este año yo pague mucho menos por mi billete de avión.
Todos vivimos como vivimos gracias a las muertes de nuestros predecesores.
El día que nos toque el turno… Nos va a tocar.

Reply

Leave a Comment