Cerramos puertas, armamos rampas y cross-check!

by lucyintheclouds

Yo supe que quería ser tripulante de cabina desde que tengo uso de razón; de hecho, recuerdo el momento en el que las amigas de mi madre, de mi abuela, la profe o cualquiera que se prestara, me sometía a ese interrogatorio tan íntimo mientras ponían cara de bobas y comentaban lo achinados que tenía los ojos… Las preguntas eran siempre las mismas, y mis respuestas no cambiaron nunca:

-¿Y no quieres un hermanito? -no…
-¿Y una hermanita? -no…
-¿Y tú qué quieres ser de mayor? -yo trabajar en los aviones…

Y así fue. Me quedé hija única (de lo que me arrepentí en cuanto cumplí 15 años), y después de pasar por la universidad, en mi casa me permitieron empezar mi vida en la aviación.
Tuve la suerte de volar con mis padres desde muy pequeñita y por aquel entonces ya me alucinaban las azafatas. Las veía como un icono de elegancia, de amabilidad, con ese toque justo de prepotencia y divinidad (hasta que llegaron las low-cost, claro). Me gustaba verlas en el avión, y me gustaba verlas en el aeropuerto. Siempre recordaré el día que ví salir a 3 azafatas de la desaparecida Aviaco, vestidas con aquel uniforme azul (muy similar al que yo vestiría años después en Air Nostrum). El comandante llevaba del brazo a la sobrecargo, y las otras dos, iban con el piloto.
Y a algunos y algunas ésta imagen os espantará, pero yo os aseguro que es uno de los momentos más elegantes que he vivido en mi vida.

En el avión, mi momento favorito era cuando las veía hacer la demostración de seguridad. Irónicamente, cuando empecé a volar, seguía siendo uno de mis momentos favoritos.Cuando me hice sobrecargo ya no tenía que salir al pasillo a hacer la demo, simplemente tenía que leer las instrucciones…y aún así, siempre que podía, me turnaba con las azafatas para poder hacerla.
Recuerdo también que pese a que ya tenía claro cómo ponerme un chaleco salvavidas, utilizar una máscara de oxígeno o cómo desabrocharme el cinturón, siempre ponía mis cinco sentidos cuando escuchaba aquello de «señores pasajeros, a continuación y siguiendo normas internacionales de aviación civíl, vamos a efectuar una demostración de seguridad…» (una porque me interesaba, otra porque mis padres siempre me educaron en el respeto y en mostrar interés en lo que decían los demás; no como los padres de ahora, que mientras tú haces la demo, ellos le están enseñando a sus pequeños delincuentes el sonidito que hace el botoncito de llamada a la azafata…)
Lo que nunca llegué a entender bien, fue lo de «tripulación de cabina cerramos puertas, armamos rampas y cross-check» . Para los que tenéis la misma duda que tenía yo, os explico:

Cuando todos los pasajeros están embarcados, la sobrecargo y otra tripulante más, comienzan a hacer el recuento de pasajeros; una de delante a atrás y la otra de detrás hacia adelante. Tiene que coincidir exactamente el número de pasajeros a bordo, con el número de pasajeros de la hoja de carga.
Entre otras cosas, cuando veis a alguien de tierra con chaleco amarillo dentro del avion, es porque le entrega al comandante una serie de papeles entre los que figura la hoja de carga con todos los pasajeros. Cuando el recuento está finalizado, la sobrecargo le dice la suma total al comandante. Si coincide, estupendo; si no coincide, hay que volver a empezar…Por eso, es tan importante que os sentéis en cuanto embarquéis en el avión. Si andais pululando por el pasillo, en el baño, moviendoos de asiento, nunca sale bien el recuento. Y mientras no coincidan los pasajeros no cerramos puertas; y mientras no cerramos puertas no nos movemos. Así que tanto quejarse de los retrasos, y muchas veces los causantes sois también vosotros.
Si no cerramos puertas y salimos en la hora programada, perdemos el slot y acumulamos el retraso para el siguiente vuelo. Salimos más tarde, aterrizamos más tarde, y el siguiente vuelo saldrá retrasado.

Por el contrario, si todo coincide, cuando el comandante lo ordene, cerraremos puertas y armaremos rampas. Armar una rampa, es preparar la puerta para que en caso de aterrizaje de emergencia, se despliegue automáticamente un tobogán que permita la salida de los pasajeros. Tened en cuenta, que obviamente en una aterrizaje así, no hay escaleras, ni fingers, y si saltáseis desde la puerta del avión, os romperíais las piernas en el mejor de los casos. Las rampas sólo se pueden armar con las puertas cerradas, y obviamente cuando el finger o las escaleras han sido retiradas.
Una vez armadas, llegamos al cross-check. Cada tripulante, tiene una salida de emergencia asignada, es responsable de su puerta y su rampa, y en caso de emergencia, evacuará al pasaje desde allí. Como en casi todas las operaciones que se hacen el avión, al armado de rampas debe ser doblemente verificado; de ahí el cross-check. Verificas tu puerta, y la puerta de tu compañera de enfrente. Todas nos cruzamos para checkear que están ok. Es una verificación cruzada. Además, para armar la rampa, hay que retirar el pin con la cinta roja de «Remove before flight», la famosa bandita roja que nos roban los pasajeros para llevarla como llavero.
Que sepais, que solemos pillar a los ladronzuelos, y que es un delito robar material de emergencia de un avión. Generalmente se avisa a la guardia civíl y en el aterrizaje se llevan al listillo…A veces hay que esperar a que lleguen, y mientras no lo hagan, no desembarca el pasaje, lo que implica de nuevo, más retraso por culpa de un pasajero.

Y ahora que ya sabéis qué es una rampa y un cross-check, apurad para sentar vuestro culillo turista en el asiento que se os ha asignado. Y procurad no robar chorradas del avión. Porque el retraso también hace que nosotros lleguemos más tarde a nuestras casas; generalmente por vuestra culpa…

¡Buenos vuelos a todos!

Image: http://www.gettyimages.es/detail/78036039/Comstock-Images

Artículos Relacionados

16 comments

Mark febrero 24, 2011 - 16:53

Hice el curso de TCP y ahí me quedé. Desde pequeño, como tú, siempre me llamó la atención todo lo relacionado con aviones, aeropuertos y personal. Me sigue pareciendo elegante cómo una persona puede llegar a atender a otra sin parecer servidumbre en ningún momento.

Pero los tiempos que corren no son propicios para al menos acceder a una compañía en la que sé que pueda sentirme a gusto, así que no queda mas remedio que esperar. Aún soy jóven y tengo muchísimo tiempo por delante para embarcarme en este tipo de proyectos y tal y como yo sé, tarde o temprano lo conseguiré.

Muy buen blog, por cierto!

Reply
alosfogones febrero 24, 2011 - 17:08

Sí que es cierto que en alguna ocasión los pasajeros pueden ser culpables de retraso, sobre todo si hay alguno que se toma tranquilamente el café y llega tan pancho a la puerta de embarque en el último momento. Pero me da que la mayor parte de las veces el problema debe ser más de la organización de los aeropuertos que a determinadas horas hay la tira de vuelos para despegar y el aeropuerto no tiene capacidad para despachar tantos vuelos simultáneamente.

Respecto a los cross check, ¿no tienen en el cockpit indicadores para saber si las rampas están armadas o no?

Reply
Una realidad: los pasajeros también causan retrasos en vuelos | El Diario Digital febrero 24, 2011 - 17:11

[…] » noticia original […]

Reply
Una realidad: los pasajeros también causan retrasos en vuelos | Desde.CO febrero 24, 2011 - 19:09

[…] » noticia original […]

Reply
nita febrero 24, 2011 - 20:49

Buenas tardes!!
coincidimos en eso de que volar es lo soñabamos desde pequeñas,yo también tuve la suerte de volar mucho de pequeña con mis padres y en mas de una ocasión en calidad de UM, recuerdo una de esas ocasiones, salió todo el pasaje y yo me quede en el avión esperando a que me recogiera mi «chaqueta roja»,las chicas,que vistas desde mis ojos de niña de 6 años me parecian todas guapisimas y simpatiquisimas, estaban charlando, y recuerdo que lo que oía me parecía propio de una vida de ensueño, que si venian de rio de janeiro que si de viena…. como tu dices, hasta que llegaron las lowcost, en un momento se giraron a mi y me dijeron que era muy mona y que si de mayor iba a ser modelo o actriz, les dije que no, que yo quería ser azafata (aun no se usaba el termino auxiliares de vuelo, porque, no nos engañemos, somos azafatas, por muy bonito que queramos ponerlo, asi como el pescadero es pescadero y no «manipulador del alimento venido del mar» que harta estoy de las que dicen»yo no soy azafata de vuelo,soy tripulante de….que dan ganas de decirle, si guapa tripulante del enterprise) aún me acuerdo de ese dia con mucho cariño, y por eso me da tanta pena ver en que se ha convertido la aviación, para vivir aquello que vi aquel día tendría que haber nacido 30 años antes, la cuestión es ¿volverá esa aviación? ojala…

y cambiando al tema del respeto de los niños, por favor que alguien saque un «curso de educación para padres» y no les dejen tener niños hasta que no obtengan esa licencia, hace poco, en pleno landing un niño de unos 6 años saltando literalmente en el asiento, le digo a la mama «señora el niño tiene que ir sentado y con el cinturón de seguridad abrochado»,respuesta de la mama «es que no quiere» anonadada me quede ¿donde han quedado los tiempos de «cuando los mayores hablan los niños se callan, ponte el cinturon o esta señorita se enfada y veras», me he encontrado con que pegan chicles en un asiento o hacen confeti de las revistas del avion, pero hay veces que solo hay que mirar a los padres para entender…a quien han salido los niños, si alguna vez por desgracia tengo que un accidente y me toca evacuar,en lugar de gritarle al niño que salga,le preguntare si le apetece dar un saltito ahora, o si prefiere darlo luego.

Reply
conxi262 febrero 25, 2011 - 10:23

Vaya ,que sorpresa!!
Gracias por tan amables explicaciones….y enhorabuena por tener de profesión lo que siempre soñaste.
Si que es cierto que en la mayoría de las ocasiones el pasaje es el culpable de los retrasos…y tbn es cierto que mientras la azafata da las explicaciones la mayoría de la gente no presta debida atención….quizás porq pensemos q nada pasará..o porq simplemente volamos a diario y ya sabemos ….
De todas formas….yo ya he elegido mi medio de transporte…..y prefiero el tren….espero que sepas disculpar mi elección…

Gracias por tan buen post…un saludo!

Reply
Downtoearth marzo 6, 2011 - 02:52

A la que da gusto leer es a Nita, tú sí suenas como una tía con los pies en la tierra y no como la que está en los cielos de los Beatles..
Por cierto, yo entré en ANS en el ’98 y estuve 8 largos años, es y siempre será una buena compañía, en respecto al compañerismo.

Reply
Steephanny Zeertuche marzo 16, 2011 - 06:45

Ola sabes por obras del destino encontre este sitio web , la verdad no se cuando empeze a interserame por ser sobrecargo , la verdad cuando estudiaba preparatoria me enamore si asi se le puede decir , de un muchacho & hice demasiadas cosas estupidas , por lo cual deje la preparatoria , cuando menos lo imagine mi hermana me ofresio trabajar de guardia de seguridad en el Aerpuerto intenacional de monterrey «MARIANO ESCOBEDO», ya que su pareja era jefe de la seguridad de vivaaerbus , revisaba equipajes & depues me pusieron el el area de plataforma , cuidando los aviones pernoctaban , o algun descompuestos , empezo a interesarme los aviones, & en los ratos libres me asercaba con los de mantenimiento & me gustaba preguntarles lo que tenian los aviones o aveces como se llamaban cada parte de este , asi fui aprendidendo , tanto que sabia cuales eran los intinerarios por venir & de llegadas & incluso tanto que aprendi las matriculas completas & abreviadas de cada avion & lo qe cada una se significaba , despues tube que salirme de trabajar de alli por que terminaria mi preparatoria , & de la nada dije qiero ser sobrecargo , me emocionaba la idea de verlas con sus faldas hasta la pantorrilla , o verlas tan elegantes , tan distinguidas , tan respetables , tan hermosas & veia como los capitanes las tomaban del brazo & las llebaban consigo era admirable verlas contonearse sobre las salas del aeropuerto , ahora en enero del proximo año si dios quiere entro a estudiar para sobrecargo por que amo esta carrera es magnifica & no pienso olvidar este sueño que me llena de alegria & admiracion , GRACIAS A TI POR DARME UN MOTIBO MAS GRANDE DE SER AZAFATA , QUE DIOS TE BENDIGA <3

Reply
Sunako marzo 17, 2011 - 13:33

Hola:

Muy buenas, acabo de descubrir tu blog por el twitter de una amiga y me ha parecido muy interesante.
A mi me gusta muchísimo volar y todo el tema de la aviación, si bien nunca he querido ser azafata pero estas me llaman mucho la atención, sin animo de ser desagradable, al contrario.
Cuando vuelo procuro ser siempre puntual, sentarme y no ser de aquellos que cuando acaba de aterrizar, luz de cinturones encendida, se los quitan y comienzan a abarrotar el pasillo luchando por salir los primeros con sus maletas (me ponen enferma).
Ademas de esto procuro saludar siempre a los tcp deseándoles buen vuelo, siempre tan educados me responden y es una de las cosas que mas me gustan de viajar en avión.
Sin enrollarme mas te felicito por tan buen blog y este post en concreto me ha gustado mucho, no sabia que era el cross check (que por megafonía se oye muchas veces «croché» sin exagerar).
Un saludo

Reply
Jaime marzo 17, 2011 - 13:55

Muy interesante el artículo y bien redactado. Pero sólo quería hacerte una pequeña puntualización… no sólo los pasajeros hurtan (lo cual es diferente a robar) esas tiras rojas, he visto a Pilotos, llevando esos llaveros.

Un saludo

Reply
juanda_ marzo 17, 2011 - 20:08

Menos mal que por fin me sacas de la duda con el «croché». Nadie sabía lo que era… Ahora me fijaré cuando lo hagan. jejeje. Gracias.

Comparto esa imagen de las azafatas de cuando era pequeño. Muy buen descrito!!

Saludos.

Reply
Luis marzo 20, 2011 - 01:56

Por razones laborales he de volar frecuentemente y, si, algunos pasajeros me ponen enfermo:
– El que (habitualmente, la que), tras oir en la terminal «Por favor, embarquen primero los pasajeros con bebés y las filas 16 a la 32», dice a su vecina de cola «¡Bah!, yo tengo la fila 7, pero no creo que se atrevan a decirme nada»
– El que lleva como equipaje de cabina el Trolley desplegable y desplegado casi tan alto y ancho como ella (¡es que el maletero de este avión es muy pequeño!), el baúl de la Piquer, y un bolso YsL de buen tamaño. Yo, mientras, haciendo números para encajar mi reglamentario trolley que no supera 110 cm de suma de aristas. ¿No hay modo de decirle a la entrada al avión algo así como «señorita, con eso aquí no entra, se lo mando a la bodega o se queda en tierra»?.
– El que, ya carreteando para pista de despegue, sigue hablando a escondidas con el movil. (Desconozco si realmente interfieren, pero las normas son las normas y, si no, no vueles).
– El que, según el avión abandona la pista y todavía carretea a la terminal ya ha encendido el móvil, recibe 5 SMS y llama a no-sé-quién.
– El que a la vez que el anterior, asiento central, ya se levantó, te obligó a levantarte para dejar paso, ha bajado su maletín y el ordenata y vuelve a su asiento para permanecer de pié con cara de impaciencia.
…etc, etc…
Como azafata habrás vivido miles de éstas.
¡Que tengas buen vuelo!

PD: No al TCP, sí a la azafata. No al T.V.M. (técnico de vigilancia y mantenimiento) Finca Urbana, sí al Portero. No al Licenciado en Medicina y Cirugía, sí al médico. No al …..

Reply
Angela abril 18, 2011 - 17:18

A Jaime;
Los pilotos no » hurtan» esas «tiras rojas»; las compran a una ONG y las llevan como llavero, para ayudar a que niños enfermos, de países subdesarrollados y sin posibilidades de comprar un billete de avión puedan venir a España a tratarse de enfermedades para las que en su país no existe curación. La ONG en cuestión se llama Aviación sin fronteras y somos muchos los que le compramos » tiras rojas» como llavero» para colaborar. Los que nos movemos en el mundo de la aviación sabemos distinguir entre un llavero y un pin de seguridad robado de tal manera que nunca habrás visto a un piloto con un pin de seguridad y si con un llavero. Fíjate la próxima vez. Ahora que sabes la diferencia, sabrás reconocerlo.

Reply
Alejandro abril 20, 2011 - 19:40

Coincido con Luis. También por motivos profesionales vuelo con una cierta frecuencia y me acabo de dar cuenta de que lo mío no era misoginia sino vergüenza ajena.

(Añadiría a su muy buena lista los papás con niño/a berrendo, realmente temibles).
En todas partes cuecen habas, pero en el baremo total opino que los-que-tenemos-todos-los derechos-porque-pagamos (nuestra empresa por lo general, que no nosotros) somos responsables de la mayor parte de esos incidentes que al final nos perjudican a todos.

Prometo prestar toda mi atención desde ahora en adelante a las instrucciones de los tcp, por respeto a su profesionalidad. Confieso que las obviaba por aquello de «que me vais a contar, yo ya sé de que vá ésto…»

Como anécdota, solamente en una ocasión tuve un pequeño roce con una azafata: Era fea y bigotuda (la verdad es la verdad), en un vuelo de Royal Jordania Hong Kong – Amman, en la fila delantera de asientos, sin mesilla abatible -había que extraerla de un lateral e insertarla en su sitio- a la hora del desayuno.
Debo aclarar que mi nivel de Inglés está sólo un poco por encima del «Lost to the river», y que tengo un ligero problema de oído. Que soy sordo, vamos, audífonos aparte.
Como no me enteré de las instrucciones, aquel abanto puso la mesilla en su sitio con dos hábiles golpes de kárate y una mirada que aún me produce pesadillas.
Mi venganza fué catalana, la sangre obliga: un buen rato después, Medusa pasó por el pasillo junto a la sobrecargo. Las llamé, y con mi sonrisa más conejil y educada les pedí humildemente disculpas por mi pobre nivel de Inglés y mi sordera. La bronca tras la cortina duró -no exagero- más de 14 minutos.

Gracias por tu blog. Lo descubrí a través de Microsiervos y resulta altamente adictivo.
No has pensado publicar un libro con tus experiencias? Un par de ejemplares por lo menos ya los tendrías vendidos de antemano 🙂

Reply
jose antonio angoitia agosto 26, 2012 - 04:27

Me tenía intrigado lo de armar y desarmar rampas, que solo suponía lo que podía ser, y en cuanto he venido del último vuelo me he puesto a buscarlo y una cosa más que se.
Lo de los retrasos con estar de acuerdo, no siempre es así pues me ha ocurrido montar por atras los de alante y biceversa, con el lío organizado.
Lo ideal es como se hace de por filas, aunque siempre hay despistes, pero la mayoría funciona.
Otra cosa, la mayoría de veces no se entiende lo que dice el comandante.
Un saludo

Reply
roberto cesar abril 5, 2013 - 18:34

me tienes que conseguir un rimuv !!! XD.
Me consta que esto de internet tiene una caducidad más temprana que los embutidos de carrefour; siendo un artículo de 2011, y amaneciendo a cinco de abril de dos mil trece ya ha dejado de ser ‘trend topic’ hace décadas. Aún así quiero dejar este comentario.
Primero para agradecer el artículo. Segundo para dar mi opinión.
Gracias por el artículo, desenfadado y a la par purista, donde los empleados de líneas comerciales pierden su tiempo en explicar a los ‘pax’, cuestiones técnicas que no están obligados a desvelar; cosa de agradecer, ya que redunda en un beneficio mutuo:
el pasaje no ve la aviación como algo ajeno y las «aeromozas», «azafatas» o «cabincrew» (lo que más rabia les de) no tienen que duplicar su trabajo por la insensibilidad de algún tarado; a fin de cuentas es un trabajo como otro cualquiera.
En cuanto al recuento del pasaje, que tan bien ha explicado
«LUCYINTHECLOUDS» -curioso nombre-
me gustaría agregar un dato. El balanceo del peso de la aeronave (conocido como ‘weight and balance’), es la búsqueda del centro de gravedad de la aeronave para que el vuelo sea lo más agradable y eficaz posibles. Este centro de gravedad varía en cada viaje y se consigue distribuyendo el peso del pasaje, la carga o equipaje y el combustible del avión, amén de otras cuestiones técnicas como el ZFW (Zero Fuel weight) o la carga útil del avión, etc. etc. Con este galimatías técnico solamente quiero hacer ver la importancia de que los pasajeros se sienten donde les han asignado. El pasaje, a nivel técnico, es una carga más y en física, una fuerza o peso ejercidas sobre el rumbo de un avión. Si faltase un pasajero de 90 kg, el avión no notaría su ausencia y el problema pasaría a ser más de seguridad que de operatividad del avión. Pero si a todo el pasaje se le ocurriese ir al baño en el mismo momento, el problema se convertiría en un grave desplazamiento de la carga, afectado seriamente a la gobernabilidad del avión, y poniendo en serio peligro el vuelo, otro de los motivos por los que se recomienda a los pasajeros que permanezcan en sus asientos en mayor tiempo posible (y otro de los motivos por los que sólo hay dos baños individuales, XD).
Mi experiencia en los aviones la calificaría con la de el «pasajero-gato», que se engancha con las uñas al reprosabrazos desde que despega hasta que aterriza.
Desde hace un tiempo ya no es así, ahora duermo plácidamente en los vuelos y podría decir que me he enamorado de la navegación aérea y todo lo que representa; lástima que mi afición no haya sido tan temprana como la de LUCYINTHECLOUDS. Quiero finalizar con un consejo, a las personas que los aviones les siguen creado preocupaciones y ansiedades. Olvídense de los accidentes, accidentes ocurren en todos los transportes, y la aviación no es el primero del ranking. Segundo, entren en páginas como esta, donde profesionales de la aviación nos explican procedimientos y técnicas, y donde llegamos a vislumbar lo que es realmente un vuelo, su operatividad, su seguridad y por supuesto el disfrute que representa saber -a grandes rasgos- lo que se hace en la cabina en cada monento del vuelo. Si les soy sincero, toda la tripulación se tiene más que merecido el sueldo. Volar un avión – rodarlo por la pista, rotarlo y elevarlo – podría hacerlo cualquiera con unos conocimientos mínimos y en condiciones ideales, ahora bien, mantenerlo, gobernarlo y aterrizarlo en toda clase de condiciones sólo está al alcance de profesionales; y gracias a Dios lo son.

Reply

Leave a Comment