Sé que va a ser difícil que lo asimiléis, pero la realidad es que ese avión al que estás a punto de embarcar, no lleva ahí todo el día esperándote, ni tu vuelo va a ser el primero que haga hoy, y ni siquiera se ha fabricado un avión especial para que tú te vayas de vacaciones a Alicante con tus nueve millones de maletas y tu sombrilla.
Lo sé; las verdades siempre duelen…pero es así.
Tú no eres especial, y antes de que nos vuelvas a llenar el avión de porquería, o a pegar el chicle en el tarjetón de seguridad, es probable que los servicios de limpieza ya lo hayan limpiado 4 o 5 veces en el mismo día. (bueno, quien dice servicios de limpieza, dice los propios auxiliares de vuelo de Ryanair)
Para que os hagáis una idea de cuál es el procedimiento que seguimos antes de que vosotros embarquéis, os voy a contar cómo es un día cualquiera en una de las compañías para las que volé durante unos años:

Artículos Relacionados