A bordoAerolíneas a prueba

Aerolíneas A Prueba: “Iberia Express. Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul” (I Parte)

diarioazafata-iberia-express-sobrecargo-vuelo

Unos minutos antes de subirme al avión de Iberia Express, mientras esperaba a que todos los pasajeros formaran filas para el embarque, me entretenía leyendo en mi móvil el mensaje de un antiguo compañero, tcp de Iberia.
En un minuto me habló de aviones, de recortes, de contratos injustos, de ERES en la matriz, de desmantelamiento, de poca experiencia, de TCPs estereotipadas y hasta de British Airways.

Mientras bajaba por el finger pensé que quizás podía tener razón en algún aspecto, pero que no podía dejarme llevar por la opinión de un TCP de Iberia que se había visto afectado por la creación de Iberia Express. Intenté quitarme esa idea de mi cabeza para no tener prejuicios a la hora de hacer la prueba. La verdad es que no tardé demasiado en conseguirlo.

Iberia Express. El patito feo del cuento.

La creación de Iberia Express no ha estado exenta de polémica. Desde el anuncio de su nacimiento hemos escuchado opiniones de todo tipo.
Yo no voy a entrar en el tema de si Iberia Express es bueno, malo o regular para lo trabajadores de Iberia. No voy a hablar de ERES ni de OPAS ni de desmantelamientos. Sobre este tema hay muchas cosas escritas que podéis consultar.
En este post, porque está en la sección de aerolíneas a prueba, hablaremos sobre el estado de los aviones, el servicio a bordo, la tripulación, la seguridad, los servicios, la experiencia de viaje desde el punto de vista del pasajero y daremos información interesante para las personas que quieran trabajar como TCPs en Iberia Express.

De Santiago de Compostela a Madrid

Son las 6.50 de la mañana. Casi no me puedo creer que haya aceptado hacer un reportaje a estas horas. Pienso lo rápido que se me ha olvidado esto de los madrugones. Cuando era TCP solía levantarme a estas hora y mucho antes, pero desde que he dejado de volar, que mi despertador suene antes de las 9 de la mañana es un auténtico sacrificio.
Lo peor es que tengo que conducir más de 60 kilómetros hasta llegar al aeropuerto de Santiago de Compostela. Hubiese vendido mi alma al diablo si el vuelo de Iberia Express saliera desde el Aeropuerto de La Coruña, Alvedro, que está a 10 minutos de mi casa, es pequeñito, cómodo…¡ideal!
Busco al diablo por todas partes para hacer ese trato, pero parece que es demasiado temprano incluso para él.
Conduzco por la autopista y no tan rápido como me gustaría porque hay una niebla muy densa. Casi no veo la torre de control, y eso que ya estoy en el recinto aeroportuario.
Como siempre, he llegado con algo de tiempo para poder tomar un café rápido y ojear a los pasajeros que van a ir en mi vuelo. Sé que van a ir en el mío porque solo hay otro programado a estas horas y ya están embarcando.

Antes del embarque
Me siento en la puerta de embarque y analizo su equipaje. Muchos de ellos solo llevan un maletín. Claro, es el primer vuelo de la mañana que sale a Madrid y está lleno de ejecutivos.
Hablando del equipaje de mano de Iberia Express, que sepáis que como en toda compañía aérea decente, se permite una bolsa/maleta que cumpla las medidas 55cm x 40cm x 20cm + un bolso de mujer, un maletín de ordenador portátil, una bolsa del DutiFree, un paraguas, una cámara de fotos, una bolsa de bebés o un abrigo. Nada de gilipolleces de meter maletas en jaulas de metal ni obligarte a que guardes el ramo de flores dentro de la maleta de mano.

Durante el vuelo
Espero a que entre el último pasajero y entonces embarco. Entro en la cabina de pasajeros y me recibe Isabel, la sobrecargo del vuelo. Le pido que salude al resto de la tripulación de mi parte y tomo asiento.
Estoy en la salida de emergencia de un Airbus 320-200. Siento que estoy “en casa”. El A320 es el avión que más he volado como pasajera y como azafata de vuelo.


Ahora aparecen por el pasillo el resto de chicas. Me fijo en ellas y me viene a la cabeza un comentario de esos que me habían hecho cuando anuncié que haría esta prueba – todas las chicas siguen el mismo patrón. Son niñas jovencísimas sin experiencia, pero eso sí, muy monas, como en Air Nostrum_. Mentira. Ninguna de las chicas parecía tener menos de 25 años (y que me perdone alguna si no es así). Sí, son lindas, pero son naturales. Ninguna de ellas se parece entre sí. Por cómo actúan, por cómo dan los anuncios al pasaje y por cómo se mueven en el avión, apostaría a que ya llevan unos cuántos años de experiencia a sus espaldas.

Estamos en carrera de despegue. Me sorprende el ruido de los motores. Suena fuerte. Nunca lo habría asociado con un A320.
Despegamos. Cuento 5 TCPs. Pero, un momento… si es un A320, ¿por qué hay 5 tcps y no 4?
Isabel me lo explica cuando me invita a acompañarla al galley. Hoy son 5 porque Sandra está en familiarización. Es decir, es “la nueva”.
Veo cómo preparan el servicio para primera clase y me pongo en la piel de Isabel, que necesita cada segundo de este vuelo para enseñarle mil cosas a Sandra. Así que las dejo en el galley y me voy a pasear por la cabina.

Sí, este avión es viejo. Se le nota en los compartimentos de las mascarillas, en los baños, en las salidas de emergencia. Me he fijado en la matrícula y según mis cálculos puede tener unos 20 años. Hay marcas en los paneles y el sistema de iluminación del avión no funciona bien. Durante el vuelo, solo se enciende la señal luminosa de No Smoking en las 5 primeras filas. En el descenso se enciende alguna más, pero no todas.

El baño también se ve viejaco. No quiero tirar del flush por si me traga, pero sí compruebo que el agua caliente funciona. Hay papel, jabón y toallitas, y el cambiador de bebés se fija perfectamente. No huele mal, un alivio, porque esta es la parte que menos me gusta de la prueba. Y aunque no debería haberlo hecho, compruebo que el extintor de la papelera está ok.

Sheila, Marina y Simona están en la parte de atrás. Recorren la cabina de turista con una amplia sonrisa y no salen al pasillo sin una bandejita en la mano. Me recuerda a mi época en Air Nostrum. La misma calidad y calidez a la hora de ofrecer el servicio a los pasajeros. Me siento cómoda. Transmiten seguridad.

Se me ha pasado el vuelo rapidísimo. Ya estamos en descenso y de nuevo me veo sentada y con el cinturón de seguridad abrochado.
Isabel me dice que cuando lleguemos a Barajas, ellas habrán acabado su jornada laboral y me concede el tiempo que necesite para responder a mis preguntas.

Un TCP en Iberia Express



Sandra está emocionada. Me cuenta que nunca antes había volado y que viene de la escuela de TCPs. Me hace gracia su interés y la manera en la que dice que nunca se olvidará de la tripulación de su primer vuelo como TCP. Yo también pensé lo mismo en su momento, y hoy ni me acuerdo de una.
Marina me cuenta que antes de entrar en Iberia Express, ya había estado volando en Mint durante dos años, igual que Simona, que antes había estado en Air Europa.

Cuando las cuatro chicas se retiran, Isabel me pregunta cómo les he visto y qué me ha parecido el vuelo.
Me cuenta que vuela en Iberia Express desde el inicio. Ella formó parte de la primera promoción de TCPs de la compañía y fue elegida junto con otros compañeros para hacer el curso de sobrecargo.
Hablamos de los contratos de los TCPs y me comenta que son de 6 meses, hasta una antigüedad de 2 años. Después de este tiempo, o no se sigue renovando o se hace contrato indefinido. También me confirma que los sobrecargos tienen un contrato indefinido desde el inicio.

Al contrario de lo que ocurría con Air Europa, que tienen sus procesos de selección bastante parados, en Iberia Express se harán nuevas selecciones y nuevos cursos. Por el momento se han hecho 7 cursos dobles, de 20 tcps por curso aproximadamente.
Los requisitos para entrar en la selección de tcps de Iberia Express son los siguientes:

* Mayores de 18 años
* Altura mínima de 165cm
* Pasaporte Europeo en vigor
* Buenas condiciones físicas + reconocimiento médico
* Castellano e inglés, nivel alto

Aunque en los requisitos no se especifica, Isabel me comenta que todos entran con el certificado de TCP. Es decir, que o tienen experiencia previa en otras compañías, o vienen de una escuela de TCPs donde han sido examinados por la AESA y han conseguido su certificado.
Para enviar vuestro CV, tenéis que cubrir una encuesta previamente. Podéis hacerlo aquí.

Mi primer vuelo con Iberia Express, en pocas palabras

* Tripulaciones con experiencia tanto en la cabina de pasajeros como en la de mando
* Trato amable a los pasajeros, disposición y actitud.
* Aviones viejos. Deficiencias en sistema de iluminación. Galleys y mamparos cascados.
* Pese a ello, la sensación de seguridad es alta.

La semana que viene publicaremos la segunda parte de la prueba en el vuelo MAD-SCQ, con una nueva tripulación. Hablaremos de los destinos a los que vuelan, la maternidad en Iberia Express, la uniformidad, las noches fuera de casa y la flexibilidad en la programación de los TCPs.
Además, permaneced atentos, porque pronto haremos un nuevo concurso en el que tendréis la posibilidad de ganar un billete ida y vuelta para dos personas, a uno de los destinos de Iberia Express. ¡Muy pronto os daremos más datos!
¡Buenos vuelos a todos!

Gallería de imágenes de Iberia Express para Diarioazafata

[wp_ad_camp_3]

Share: